Eyleen Vargas: El poder femenino del barranquismo

Es el año 2021, podríamos pensar que todos los caminos están recorridos, pero no es así. Hay quienes pueden decir que están transitando lugares de Costa Rica que nunca nadie más ha andado, tal vez que ni siquiera saben que existen.

Una de esas personas que suben y bajan por vías vírgenes es Eyleen Vargas. Ella, entre otras cosas, es fotógrafa, a quien sus colegas consideran la primera mujer cañonista de Costa Rica.

¿Qué es el cañonismo? El cañonismo o barranquismo, como lo define el Diccionario de la Lengua Española, es un “deporte de aventura consistente en descender por los barrancos del curso de un río salvando los diversos obstáculos naturales”.

Le preguntamos qué significa ser una de las pocas mujeres que practican el deporte del barranquismo (canyoning) en nuestro país y los que siguen son sus comentarios.

Eyleen Vargas en acción. Cortesía Scott Trescott/Toros Canyoning Group

Orgullosamente, fotógrafa y barranquista

Todo empezó en el 2015, cuando trabajaba como fotógrafa para La Nación y realicé un trabajo fotográfico sobre la espeleología—exploración de cavernas—en Costa Rica. De repente, al terminar mi asignación, ya era parte del grupo.

Ese mismo año, y solo unos meses después, perdí mi trabajo.

Entonces, con más tiempo y con la misma curiosidad que me llevó a desarrollar la nota para el periódico, empecé a participar muy activamente en el grupo, el cual evolucionó a hacer canyoning, o barranquismo.

Costa Rica es uno de los países en el mundo con más cuencas hidrológicas y debido a la topografía quebrada existen muchas cataratas, una condición perfecta para el deporte del canyoning. Justamente por esa topografía tan compleja, existen muchos cañones, ríos y cataratas que aún se encuentran sin explorar.

Ya son seis años de combinar dos prácticas que me apasionan, el barranquismo y la fotografía. No estoy segura de hacer este deporte si el resultado final no fueran las fotografías, porque yo puedo acceder a lugares donde nunca nadie ha estado, soy la primera en retratar ese espacio, y me llena de alegría poder compartir esa experiencia a través de mis fotografías.

El eslabón más débil

Para ser barranquista hay que tener muy buena condición física, ya que para llegar a los sitios de las exploraciones siempre hay que caminar hasta la parte alta de la montaña, donde nace un río, muchas veces hay que machetear para crear el sendero, caminar entre laderas, para finalmente descender por el río, las cataratas, los cañones.

Pero quizás lo más importante es que el barranquismo es un deporte de equipo y de conocimiento. Para hacer canyoning una debe llevar cursos de técnicas verticales y aprender a trabajar los descensos y los ascensos en equipo. Este deporte es peligroso si no se sabe lo que se hace, y aunque se conozca, hay peligros que no se pueden prevenir como las cabezas de agua.

En nuestro equipo de barranquismo, Toros Canyoning Group, somos seis y yo soy la única mujer. En los más de cinco años que tenemos de explorar juntos, yo siento que me he tenido que poner al nivel de ellos, de fuerza, de condición, porque una no se puede quedar atrás; es un equipo y hay que avanzar juntos. Yo no quiero ser el eslabón débil. Siempre voy al gimnasio, cuido lo que como, me mantengo en forma.

Pero ese sentimiento no es solo mío. En el equipo todos hemos pasado por diferentes situaciones que nos ha cambiado la condición física, pero sabemos que somos un equipo y que vamos juntos, tratamos de ser muy solidarios, para que nadie sea el eslabón débil y juntos seamos una cadena muy fuerte.

Eyleen Vargas. Cortesía Daniele Rocchie/Toros Canyoning Group

Los retos

Imagínese lo que es estar en la parte superior de un descenso de hasta 100 m, con aguas súper frías y potentes cayendo junto a una. Hay que tener mucha concentración y vencer el miedo.

Esos son los retos que enfrentamos todos los que practicamos este deporte, pero las pocas mujeres que somos parte de los equipos de este país, debemos además enfrentar el reto de borrar ese estigma de que las mujeres somos el sexo débil.

No es un secreto que en este deporte y en otros como el senderismo, siempre hay esta idea de que las mujeres se van a quejar, no van a poder y van a estorbar, cuando el caso podría ser de algunos hombres, pero no se les señala ni etiqueta de esa forma.

Puedo reconocer—felizmente—que en Toros Canyoning Group, mis compañeros nunca me han hecho sentir menos, me apoyan en el camino como se apoyan entre ellos y cuando digo mi opinión sobre una decisión me escuchan, y cuando tengo razón siguen mi propuesta. He tenido que enfrentarme más a la discriminación y al “mansplaning” como fotógrafa de deportes, desde el futból hasta el barranquismo, a pesar de mis 16 años de experiencia en este medio. Pero claro, ¡son mis fotografías las que hablan al final de sí sé lo que estoy haciendo!

Fotografía durante la apertura de la ruta Gata Media. Cortesía Eyleen Vargas/El Colectivo 506

El futuro

Mi aporte a Toros Canyoning Group ha sido más que ser la primera mujer en el deporte. Mi trabajo como fotógrafa principal y la de otros dos compañeros, ha permitido crear un registro de nuestras expediciones con imágenes que retratan al equipo en momentos alucinantes.

Porque como equipo tenemos una misión, y es explorar cañones desconocidos para abrir esos cañones. Tal vez los baqueanos o los indígenas saben de esos cañones porque estuvieron por las orillas del río, pero sin descender. Nosotros documentamos nuestras experiencias y las compartimos en nuestra página web para que barranquistas de Costa Rica y otras fronteras, como Estados Unidos, Europa, Brasil, Japón, puedan venir a Costa Rica con esa información, con la ruta en GPS y puedan recorrer el cañón de una manera autónoma y segura. Nuestra meta, desde el 2015, es que el deporte se visualice y haya dónde practicarlo en Costa Rica.

Ahora, como mujer barranquista, yo espero que cada vez más mujeres se animen a practicar activamente el deporte. Yo deseo que, no solo en barranquismo, pero en cualquier deporte y profesión, haya cada vez más educación, y se comparta información valiosa para que cambiemos el machismo de nuestra cultura y aprendamos a ver a las mujeres como iguales.

Con mi experiencia, con mis fotografías, con mi trabajo dentro de Toros Canyoning Group, yo espero que las mujeres sepan que ellas también pueden hacer este deporte, porque un deporte que ocupa fuerza y condición física no es algo de hombres, sino que tiene que ver con dedicación, perseverancia y amor por lo que se hace, sin importar el género.

Vea más de nuestra edición de febrero 2021, “Mujer no número”,  aquí.

Apertura de la Ruta Gata Fiera en el año 2017. , Último Rappel en Las Marsellas. Cortesía Eyleen Vargas/El Colectivo 506

 

Mónica Quesada Corderohttp://www.mqcphoto.com

Mónica (Co-Fundadora, Editora Gráfica) es una galardonada fotoperiodista con 15 años de experiencia en el desarrollo de proyectos fotográficos en el área editorial, retrato, vida silvestre, comida y arquitectura. Además, cuenta con experiencia en escritura y redacción y una maestría en Producción Audiovisual y Multimedia. Mónica (Co-Founder, Graphic Editor) is an award-winning photojournalist with 15 years of experience developing photographic projects in the editorial, portrait, wildlife, food and architecture areas. In addition, she has experience in writing and a master's degree in Audiovisual and Multimedia Production.