Tamales. Una tradición navideña costarricense que nadie debe perderse.

Todo comienza con una cuidadosa revisión para asegurarse de tener a mano los ingredientes correctos. Luego, las familias se reúnen para armar una línea de producción que solo responde al llamado del Tamal. Muchas historias, risas y buena comida entretendrán a los trabajadores, cuya única motivación es el sabor único de ese delicioso platillo que solo ocurre en diciembre y solo esa receta familiar secreta puede dar vida. Luego, los tamales se dividen entre los miembros de la familia y se regalan a los amigos que esperan ese manjar cada año.

Este pequeño ensayo fotográfico muestra todos los pasos de la preparación de los tamales en la casa Ramos Cordero, donde la fotógrafa ha disfrutado muchas navidades del proceso pero sobre todo de los mejores tamales de Costa Rica (¡según la fotógrafa por supuesto!). Reproducimos este ensayo en honor a Manuel Antonio Ramos, que siempre se aseguró su familia pudiera disfrutar de la receta de tamales de su mamá, perfeccionada por su esposa y ejecutada por sus hijas, nietas y nietos (y sobrinas).

Encontrar buenas hojas de plátano es fundamental para un buen tamal. Deben estar enteras porque se necesitan trozos grandes para proteger el preciado plato pero también bien cocidos para darle ese sabor especial que ningún otro envoltorio puede. Monica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Encontrar los ingredientes implica un viaje al mercado de agricultores y al carnicero. Monica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Algunas personas todavía hacen su propia masa de maíz desde cero, lo que implica moler maíz con otros ingredientes. Monica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Pequeños trozos de hojas de plátano son los primeros en alinearse para la preparación. Monica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Cada receta familiar involucra diferentes ingredientes, los básicos son el arroz, la carne y la masa. Monica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Cada ingrediente se coloca cuidadosamente en el tamal, siguiendo un estricto orden. Monica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Es un asunto familiar. Monica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Una alineación de tamales es una vista divertida. Monica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Los tamales se envuelven en hojas de plátano más grandes y se atan en pares, llamados piñas. Monica Quesada Cordero / El Colectivo 506

El proceso de cocción toma hasta un par de horas, generalmente en un fuego o estufa fuera de la casa y en ollas muy grandes. Monica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Después de cocinar, los tamales se dejan reposar un par de horas. Monica Quesada Cordero / El Colectivo 506

___

Una versión anterior de este artículo se publicó en Nature Landings, la revista a bordo de Nature Air.