Arenal, el cerro que se convirtió en volcán.

Era alrededor de la 1 de la madrugada del lunes 29 de julio de 1968. Adita Vargas Pérez, entonces de 21 años, recuerda cómo la despertó lo que sonó como una gran tormenta, y los constantes movimientos de la tierra. Ese día el cerro Arenal, una de las lomas que pueblan las tierras bajas de la Zona Norte de Costa Rica explotó, revelando su verdadera naturaleza: un volcán.

Volcan Arenal

Vivia en la casa de sus padres en la comunidad de La Guaria, unos kilómetros al norte de la comunidad de La Fortuna. Sus padres estaban en Sarchí esa noche, por lo que ella estaba a cargo de sus hermanos y hermanas.

La comunidad había sido sacudida por pequeños terremotos durante más de tres meses, por lo que Adita, aunque sobresaltada, se volvió a dormir. Se levantó al amanecer y comenzó su día como de costumbre.

“Estaba ordeñando las vacas cuando todo pasó”, dijo Adita. “Estaba muy oscuro y sonaba como un trueno, pero no sentí nada. Quizás las vacas se movían demasiado “.

Poco después, algunos vecinos que iban de salida vieron a Adita y sus vacas.

“Me dijeron que el volcán había explotado, pero yo no sabía de ningún volcán. Para mí era el Cerro Arenal. Nos dijeron que teníamos que irnos, pero no escuché ”, dijo.

Esa noche, dijo, todo olía a “cuerno quemado”, como a cuernos de animales. El olor probablemente provino de las más de 30 mil cabezas de ganado que murieron en la explosión.

Volcan Arenal

Alrededor de 80 personas murieron como consecuencia de tres días de actividad volcánica. En su mayoría eran de las localidades de Pueblo Nuevo, Castillo y Río Chiquito, y algunos eran rescatistas que venían de diferentes partes del país.

“No salimos de nuestra casa hasta el tercer día de actividad”, recuerda Adita. “Fuimos los últimos en irnos. Tenía mucho miedo y quería irme desde el primer día, pero mi papá solía decir: ‘Nadie puede esconderse de Dios’, así que hizo que nos quedáramos”.

Álvaro Vargas Pérez, hermano de Adita, tenía 16 años cuando ocurrió la explosión. Recuerda que su padre le dijo: “No tengas miedo. Eso es un volcán, ha explotado y eso es todo”.

Lo que más recuerda Álvaro ocurrió el 31 de julio.

“Mi papá nos envió a mí y a mi hermano mayor Oscar para ayudar a enterrar a los muertos por la explosión”, dijo.

Oscar tenía 27 años. Tenía una cámara y tomó fotografías de los cadáveres, una foto que Adita todavía tiene.

“Los cuerpos estaban todos quemados y parecían personitas”, recuerda Álvaro.

“Habíamos cavado un gran hoyo para una fosa común y estábamos listos para poner los cuerpos adentro, cuando ocurrió una nueva explosión”, dijo Álvaro. “Empezamos a correr y dejamos todos los cadáveres en el suelo. Corrí tan rápido como pude. Fue aterrador ver esas grandes rocas calientes caer por el aire y luego explotar una vez que tocaron la tierra”.

Adita también recuerda ese día.

“Iba de camino al cementerio para ver el funeral, a caballo, pero antes de llegar allí, escuché el gran boom”, dijo.

“Corrí de regreso a casa. Cuando llegué, solté las vacas y los terneros. Luego agarré una bolsa, le puse dos vestidos, una manta y un poco de café tostado”, recuerda Adita. “Cogí a una sobrina y un sobrino, los puse en cada cadera y comencé a caminar hacia La Fortuna”.

Adita también recordó cómo, en la locura del momento, terminó usando zapatos de dos pares diferentes en sus pies.

“Solo tenía dos pares de zapatos”, dijo.

La familia Vargas Pérez vivió un mes en Ciudad Quesada en casa de su prima, esperando que las cosas se calmen. “Éramos nueve y nos quedamos allí hasta que mi papá se quedó sin dinero”.

Finalmente decidieron volver a su tierra en La Guaria. Las autoridades gubernamentales les obligaron a firmar un papel en el que decían que iban a regresar bajo su propio riesgo.

“Mi papá era un hombre valiente, y por eso decidimos regresar”, dijo Adita.

El hermano y la hermana vivieron en el centro de La Fortuna, a la sombra del volcán, durante muchos años. “El volcán podría estar en llamas y ni siquiera prestamos atención”, dijo Álvaro. “Hemos vivido eso y ya no tenemos miedo”.

Volcan Arenal