Por amor al aire

¿Quién hace el aire que nosotros respiramos?

Los árboles, por supuesto. Pero, ¿quién impide que se talen los árboles? ¿Reconocemos a esas personas? ¿Se reconocen a sí mismos?

En todo Costa Rica, de la noche a la mañana, los árboles se convirtieron en una tentación. Cuando su negocio de turismo se cierra de la noche a la mañana, ¿por qué no talar algunos árboles? ¿Por qué no vender madera o terreno? Algunas personas protegen miles de árboles. Otros, cientos. Otros, sólo unos pocos, acurrucados entre cabinas, alineados a lo largo de un arroyo.

Junto al Río Celeste, una comunidad dijo: todos importan. Todos albergan multitudes, exhalan lo que inhalamos. Pidamos ayuda, no solo para las grandes reservas, sino también para los más pequeños terratenientes. No solo para los propietarios de tierras, sino también para cualquiera que pueda plantar, monitorear, trabajar. Dividamos lo que recaudamos entre todos. Veamos si las personas que no pueden visitarnos, nos acompañan de todos modos para que, cuando regresen, los árboles todavía estén aquí para recibirlos.

Christine Dziubak, Tenorio Lodge.

Están recaudando algo de dinero, pero ¿sabe qué? También se volvieron a enamorar. Con sus árboles. Con el trabajo de sus vecinos. Con su propio logro masivo, a veces dado por sentado: esta es una comunidad que protegió sus bosques, pero también reforestó, trayendo de regreso los animales que vivían allí antes de talar para el ganado. Compartieron sus historias para los donantes internacionales, pero también escucharon las historias de los demás. Marlon. Eliette. Jhonny. Itza. Una y otra vez, uno por uno, mostraron a sus viejos sobrevivientes, su nuevo crecimiento. Se maravillaron de los pequeños rincones de la vida de sus vecinos que habían estado ocultos. Esfuerzos de reciclaje. Cajas de compostaje. Árboles que nunca habían visto, a pesar de vivir tan cerca.

Se acercaron al mundo y conocieron a sus vecinos allí. Sus vecinos y los árboles de sus vecinos. ¿Quién hace el aire que respiramos? Dentro de esa burbuja devastadora, detrás de la cortina de la pandemia, se volvieron el uno al otro y dijeron: Bueno, nosotros lo hacemos. Somos nosotros. Nosotros convertimos la devastación en acción, la acción en historias, las historias en amistad. La amistad en oxígeno.

Texto de Katherine Stanley Obando inspirado en la Cámara de Turismo de Río Celeste y su campaña Forest Stewards, que invita a los donantes a apoyar a los empresarios del turismo comunitario rural que están protegiendo los bosques con pocos o ningún ingreso durante la pandemia. Puede hacer una donación deducible de impuestos en los EE. UU. a través de Amigos of Costa Rica aquí. Nuestra serie semanal Media Naranja captura historias de amor y afecto con un toque costarricense. Durante nuestra edición de abril, “Camino al andar”, nos hemos enfocado en los miembros piloto de nuestra plataforma nacional de turismo rural, Directorio 506, y su amor por la tierra, el aire, el agua y el fuego.

Vea videos de Jhonny Méndez, Eliette Artavia (en la foto principal), Christine Dziubak, Donald Varela y más Río Celeste Forest Stewards (Guardianes del Bosque) en la página de Facebook de CATURI.

Jhonny Méndez del Hotel El Cacao Rio Celeste. Courtesy of CATURI / El Colectivo 506

Directorio 506
Reportajes creados por el Directorio 506 son un esfuerzo conjunto entre el equipo editorial de El Colectivo y los emprendedores y organizaciones que participan en nuestro directorio nacional de turismo rural. Reportes bearing the byline Directorio 506 are created jointly between the editorial team of El Colectivo 506 and the entrepreneurs and organizations that participate in our national directory of rural tourism.