Del consumo a la conservación: la historia de Carlos

¿Qué se requiere para proteger a la vida silvestre en Costa Rica? 

Cuando imaginamos las organizaciones y líderes que velan por los animales del país y sus necesidades, muchas veces pensamos en financiamiento para investigación y conservación; equipo científico; tal vez infraestructura física, como un laboratorio o un refugio.

Pero, por supuesto, una de las herramientas más importantes con las que cuenta una organización como Latin American Sea Turtles (LAST) son miembros de las comunidades locales que se apasionan por la vida silvestre del lugar y lideran un cambio en la relación entre personas y el planeta. Ese es el caso de Carlos, el asistente de investigación de LAST.

La historia de Carlos es similar a la de varios habitantes de la Barra de Pacuare, en la costa caribeña de Costa Rica. Muchos de sus pobladores provienen de sitios aledaños como Siquirres, Matina o Batán quienes en su momento migraron a la zona de Pacuare. El sitio en sí es calmo, rico en biodiversidad, con poca densidad de población y lejos de zonas agrícolas. Pero también sufre de limitadas oportunidades de empleo, educación y desarrollo, en parte debido a lo “aislado” del sitio, condición que lleva a muchos de los habitantes de la zona a realizar prácticas extractivas en detrimento de los recursos naturales.

Asociados de LAST trabajando en actividades de conservación en Barra de Pacuare. Cortesía LAST / El Colectivo 506

Para ilustrar mejor, es necesario decir que la única manera de llegar aquí es por bote. A unos 40 minutos de viaje desde el muelle (donde termina la carretera) hasta la zona de nuestro proyecto de conservación de tortugas marinas.

Entonces, en el caso de Carlos, ¿qué lo llevó a saquear huevos de tortuga? Fue por consumo propio. En su momento fue un complemento a la alimentación en conjunto con la pesca artesanal y la agricultura que desarrolla en el patio de su casa. Carlos y su familia necesitaban solventar una necesidad básica, y el recurso natural estaba ahí.

Carlos. Cortesía LAST / El Colectivo 506

Sin embargo, en lugar de reprimir, la organización LAST vió en Carlos un recurso importante: el conocimiento de Carlos en el rastreo y extracción de huevos, podía usarse a favor de los esfuerzos de conservación. Después de un entrenamiento técnico, protocolos en toma de datos y la debida tramitología ante el Minae, Carlos se convirtió en un Asistente de investigación vital para el proyecto de conservación de tortugas marinas que realiza la organización en la zona de Pacuare. Además de ello, LAST le dió varios talleres sobre cómo realizar artesanía en joyería con materiales alternativos, que fácilmente se encuentran en la zona: madera de deriva, hueso o cuerno de vaca. Carlos vende sus artesanías a los visitantes del proyecto y así tiene una segunda fuente de ingresos.

En Pacuare la experiencia ha sido replicada con varios de sus pobladores, a los cuales LAST ha podido convertir en colaboradores de la organización en diferentes roles, además de ofrecerles fuentes de ingreso alternativas como la realización de artesanía para vender a los visitantes de la playa. 

LAST emplea a 6 personas directamente de la comunidad, algunos de ellos asistentes de playa en las patrullas, cocineras y hasta el capitán de nuestro bote. Algunos son ex-saqueadores que ya no necesitan consumir huevos de tortuga para su alimentación o comercialización, y por lo contrario ponen su conocimiento a favor de la conservación de las tortugas.

Carlos ahora es parte del equipo que protege a tortugas marinas en la zona. Cortesía LAST / El Colectivo 506

Sin embargo, la situación de extracción de huevos continua, tanto por lugareños como por visitantes ocasionales, quienes consumen y comercializan huevos. Ambas actividades ilegales y penadas por la ley de vida silvestre de Costa Rica.

Las tortugas baula, verde y carey son las especies que anidan en Playa Pacuare, todas ellas en alto peligro de extinción. Inclusive con las últimas dos especies ocurre la situación que no solo los huevos se extraen, sino también la carne de la hembra anidadora. Así que cada esfuerzo para evitar su depredación cuenta. El trabajo de LAST con miembros de la comunidad también  genera fuentes de empleo en la zona. Incentiva a la educación ambiental y permite mostrar que vale más una tortuga viva que muerta o bien proteger sus nidos, esto por el atractivo turístico que le generan a sus visitantes.

Cortesía LAST / El Colectivo 506

Las comunidades costeras de Costa Rica y organizaciones como LAST siempre necesitan de apoyo y acompañamiento. Cada esfuerzo que nos puedan brindar cuenta, pero la mejor manera de colaborar en esta labor es participando como voluntarios en nuestro proyecto de conservación. En pocos meses llegará el pico de anidación de tortuga baula y es necesario contar con voluntarios para poder realizar las patrullas nocturnas. Si desean contactarnos pueden realizarlo por nuestras redes sociales, o bien por nuestro correo electrónico: [email protected].

Los reportajes creados bajo la autoría “Directorio 506” son un esfuerzo conjunto entre el equipo editorial de El Colectivo 506 y los emprendedores y organizaciones que participan en nuestro directorio nacional de turismo rural. Este reportaje fue creado gracias a los insumos de Didiher Chacón, manejador de recursos naturales en la Asociación Latin American Sea Turtles. Le invitamos a conocer esta iniciativa representa aquí. También puede hacer una donación a LAST mediante Amigos of Costa Rica, aquí. Para más información sobre el Directorio 506, envíe un mensaje de WhatsApp al 8506-1506 o envíe un correo: [email protected]

Directorio 506
Reportajes creados por el Directorio 506 son un esfuerzo conjunto entre el equipo editorial de El Colectivo y los emprendedores y organizaciones que participan en nuestro directorio nacional de turismo rural. Reportes bearing the byline Directorio 506 are created jointly between the editorial team of El Colectivo 506 and the entrepreneurs and organizations that participate in our national directory of rural tourism.