14 C
San Jose
martes, mayo 24, 2022

Les presentamos ‘La Alineación’

Katherine Stanley Obando
Katherine (Co-Fundadora y Editora) es periodista, editora y autora con 16 años de vivir en Costa Rica. Es también la co-fundadora de JumpStart Costa Rica y Costa Rica Corps, y autora de "Love in Translation." Katherine (Co-Founder and Editor) is a journalist, editor and author living in Costa Rica for the past 16 years. She is also the co-founder of JumpStart Costa Rica and Costa Rica Corps, and author of "Love in Translation."

La primera vez que interactué con un diputado en Costa Rica, él estaba sentado en lo alto del Monumento Nacional.

No fue un comienzo prometedor.

Carlos Avendaño, del Partido Restauración Nacional, se había subido a lo alto de la enorme estructura en el centro del Parque Nacional ese día de marzo del 2005 para hacer una declaración. Estaba protestando, no por una ley, sino por el cierre de iglesias evangélicas por parte del Ministerio de Salud debido a quejas por ruido. Estuvo allí durante unas cinco horas antes de ceder a las súplicas de las autoridades para que bajara.

Un paramédico de la Cruz Roja atiende al diputado Carlos Avendaño del partido Partido Restauración Nacional, quien en el 2005 se subió al Monumento Nacional en el Parque Nacional. Mónica Quesada Cordero / El Colectivo 506.

Joven, seria, novata en el periodismo y en Costa Rica, miré el evento algo inexpresiva, preguntándome qué diablos estaba pasando y cómo los 57 miembros de la Asamblea Legislativa hacían su trabajo, a tan sólo unos pasos de distancia en el Castillo Azul.

Casi exactamente 17 años después—a pesar de haber entrevistado a muchos legisladores y haber profundizado un poco en su trabajo—en realidad no estoy segura de cuánto más sé ahora de lo que sabía ese día en el parque.

Y no estoy sola.

Es justo decir que no muchos de nosotros en Costa Rica, o en cualquier país, que vivimos fuera de los partidos políticos y los procesos legislativos, tenemos una comprensión sólida de cómo funciona toda la maquinaria.

Escritorio en una Curúl, de la sala del Plenario Legislativo de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. Mónica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Sabemos que son 57 diputados: uno por cada 80.000 costarricenses, una casuística alta, por así decirlo, en comparación con otros países latinoamericanos. Sabemos que sus dietas, o estipendios diarios a cambio de su asistencia y cumplimiento de deberes, pueden generar aproximadamente 3 millones de colones por mes. Sabemos que trabajan en uno de los edificios más ofensivamente feos del mundo.

Sabemos que cada legislador es elegido para representar una de las siete provincias de Costa Rica y que, en general, los costarricenses en general—y los costarricenses rurales en particular—dicen que no se sienten representados.

¿Por qué no? Dedicaremos nuestra edición de marzo a explorar este último punto. Y en un país cuya división urbano-rural es un factor crítico en la creciente polarización del país, estamos buscando ejemplos de cosas que han hecho que las comunidades rurales se sientan vistas, y escuchadas, en el plenario.

Durante las últimas semanas, he estado entrevistando a diputados que saldrán de sus curules este 1 de mayo, a exdiputados, a politólogos. He conocido a diputados electos, la alineación 2022-2026, los jugadores que reinarán sobre la cancha legislativa por los próximos cuatro años. Algunos de ellos son Priscilla Vindas, la legisladora de 28 años del Frente Amplio, cuya historia personal es muy diferente a la de cualquier diputado que he conocido; a Yonder Salas, del Partido Nueva República, quien me contó cómo su trabajo como asesor legislativo le llevó a conocer a su provincia de Limón como nunca antes; y Sonia Rojas, del Partido Liberación Nacional, quien acepta con orgullo el título de primera diputada indígena en la historia del país.

En la pantalla Zoom frente a mí, cuando las personas hablan de los procesos de selección de papeleta y los retos que enfrenta el sistema político costarricense, he visto ira, frustración y lágrimas.

Yo, para ser honesta, me he quedado sin aliento al escuchar cosas difíciles de creer.

Personas rezan al pie del Monumento Nacional en el Parque Nacional en marzo del 2005, cuando el diputado Carlos Avendaño del partido Partido Restauración Nacional, tenía varias horas subido en el mismo. Mónica Quesada Cordero / El Colectivo 506.

Poco sabía yo, allá por el 2004, que una de las cosas más interesantes sobre el legislador en lo alto de la estatua era cómo había llegado allí. No me refiero a cómo se las había arreglado para trepar por los rostros y brazos de bronce de los Héroes de la Campaña Nacional de 1856-7, sino cómo había llegado a ser legislador.

¿Cuáles son las historias no contadas detrás de esos 57 legisladores y la forma en que obtienen sus trabajos?

Cuando los legisladores se encuentran entre la minoría que proviene de las áreas rurales, ¿cómo terminan representando a esas comunidades dentro de la imponente Asamblea?

¿Es ese realmente su trabajo?

Hasta ahora, esto es lo que sé: tratar de averiguarlo ha sido un viaje muy loco.

Sean bienvenidos entonces a «La alineación».

Vista interna del nuevo edificio de la Asamblea Legislativa de Costa Rica desde el piso -4 donde se encuentra el la Sala del Plenario Legislativo. Mónica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img