A veces, te atrae otra persona por su talento o habilidad.

Para ella, fue la magnitud de sus sueños y la forma en que los enfrentó. 

Todo el pueblo en la pista de baile, ¿y él no tenía idea de cómo? ¡Hagamos un intento! ¿Enamorarse de una finca en el norte de Costa Rica, a miles de kilómetros de su tierra natal, y convertirla en hotel sin saber el idioma, conocer el país, conocer un alma? ¿Por qué no?

Una chica de ciudad, visitando a sus padres que habían regresado a sus raíces en el campo en la jubilación, esta alajuelense se encontró con un francés lejos de casa y quedó intrigada. ¿Quién cruza el “charco” por pura fe, se enamora tan profundamente de una granja que está dispuesto a dedicar su vida laboral y sus ahorros a forjar su visión? ¿Quién baila así, con tanto entusiasmo, aunque no tenga la mínima noción de cómo proceder? Ella se rió del baile y se unió. Observó el progreso del hotel y se compadeció. Hubo errores y frustraciones, fallas de comunicación y retrocesos masivos. Se encontró visitando con más frecuencia, tomando la mano.

Yves trabajando. Cortesía de Siri Arias / El Colectivo 506

En el camino, descubrimientos: compartieron el mismo cumpleaños. Sus reacciones a la desgracia la impresionaron. Ella y toda Costa Rica le enseñaron el concepto de “ahorita”, una palabra que exige paciencia: un poco después, en algún tiempo futuro vago. Aprendieron que su amistad podría no ser suficiente, que sus dos vidas deberían estar unidas. Ambos asumieron las cargas de la propiedad. Abrieron el hotel en diciembre de 2019 y suspendieron su nueva operación solo tres meses después, cuando llegó el COVID-19. 

Otro obstáculo. Quizás el más grande hasta ahora. Pero esta vez, estaban juntos.

A veces, te atrae otra persona por su talento o habilidad. Quizás el talento es soñar. Tal vez la habilidad sea una que construyan juntos los dos: una habilidad para perseverar, adaptarse, continuar construyendo, sin importar lo que venga.

El hotel agarra forma. Cortesía de Siri Arias / El Colectivo 506

Texto de Katherine Stanley Obando, basado en la historia de Siri Arias Méndez e Yves M. Poncin, propietarios del Hotel Finca L’Étoile Celeste en La Unión de Katira, Alajuela, según el recuento de Siri. Nuestra serie semanal Media Naranja captura historias de amor y afecto con un toque costarricense. Durante nuestra edición de mayo, “Costa Rica Desde Adentro”, nuestras columnas se están creando conjuntamente con miembros piloto de nuestro proyecto de turismo rural, Directorio 506.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here