25.9 C
San Jose
miércoles, septiembre 22, 2021

Educando en Pandemia – Relato familiar 1, 2 y 3

El Colectivo 506
El equipo editorial de El Colectivo 506 trabajó en conjunto para publicar esta nota. The editorial staff of El Colectivo 506 worked together to publish this article.

¿Qué ha significado para usted la educación en pandemia?

¿La vivió como padre, maestro, abuelo, espectador? ¿En Costa Rica o en algún otro lugar del mundo? Nuestra edición de marzo, es una inmersión profunda en las experiencias de la educación de nuestros niños y adolescentes durante la pandemia, y las lecciones que hemos aprendido que podrían aplicarse en el futuro. Durante este mes, nos encantaría saber de usted, su perspectiva sobre la crisis, y trabajaremos arduamente para retratar tantas de esas perspectivas como sea posible en nuestra cobertura. (Si tiene una historia o comentario para compartir, contáctenos: [email protected])

Nosotras nos hacemos las mismas preguntas que les hacemos a nuestros lectores… por eso hoy comenzamos esta serie de relatos con las experiencias de los tres cofundadores de El Colectivo 506.

¡Derriba las paredes del aula!
Por Katherine Stanley Obando

La pandemia redujo nuestro mundo al tamaño de nuestra casa, pero levantó la tapa de la educación de mi hija. Podía conectarse con su maestra desde cualquier lugar, aprender de su tío en China, estudiar las hormigas en nuestro parque o las huellas de animales en Tapir Valley en Bijagua. Todas las cosas que habíamos sopesado y medido al elegir su escuela primaria solo unos meses antes (había comenzado el primer grado en febrero de 2020 y le encantaron las semanas que tenía antes de que llegara el COVID-19) desaparecieron repentinamente en el vacío: la distancia hacia y de la escuela, el horario diario, cómo era el salón de clases. A medida que mi hija se frustraba cada vez más con las clases virtuales, las preguntas que había reflexionado en el pasado sobre su educación se transformaron de pequeñas voces molestas en el fondo de mi mente a dilemas filosóficos gigantes que pisoteaban toda la casa, toda mi imaginación.

¿Qué significa ser educado, de todos modos, cuando tienes siete años? ¿Por qué no podemos arrancar las paredes de su experiencia a esa edad y enviarlos al mundo? que si eres un niña en Costa Rica, donde aves espectaculares pueden saltar a un patio de lavandería de cemento o se puede mostrar el comportamiento fascinante de las hormigas en una acera, es un lugar particularmente extraordinario. Me pregunté todo esto mientras nos abríamos paso a través de mares de papeles enviados por la escuela, olvidábamos los plazos y los horarios de las clases, entré en pánico y suspiros. Nos negamos a sentarla frente a una computadora durante horas y horas y tratamos de llenar los vacíos nosotros mismos. A medida que aumentaban mis obligaciones laborales y le entregaba más y más de este trabajo a mi esposo, a veces sentía que me ahogaba en la culpa. De alguna manera pasamos por alto los requisitos para el primer grado y descubrimos un arreglo que podría funcionar mejor para el segundo. La educación no se convirtió en algo que la enviamos a recibir, sino en algo que tendríamos que descubrir juntas.

Al igual que con tantas otras cosas en esta pandemia, lo único que sé con certeza es que no habrá vuelta a la normalidad. No completamente. Después de las posibilidades que vislumbré durante estos largos meses y el protagonismo que hemos tenido como padres, sé que siempre que ella pueda volver a un salón de clases, lo veremos de otra manera. Esperamos que sus escuelas derriben las paredes de las aulas y arraiguen la instrucción en la propia Costa Rica, con toda su riqueza y complejidad. Sin embargo, sobre todo, creo que esperaremos más de nosotros mismos. Más, que a veces significa menos: porque quizás la lección más significativa que hemos aprendido es lo importante que es para los niños encontrar su propio camino.

Dantas y vacas fueron nuestras profesoras asistentes.
Por Pippa Kelly

El cambio que trajo la pandemia en términos de nuestra rutina de educación fue bastante severo. Nuestras hijas ya no se subían al autobús escolar todos los días para ir a la Escuela El Jardín en el vecino pueblo de Bijagua. Pero su aprendizaje no se detuvo: de muchas maneras, su aprendizaje cambió y se desarrolló de una manera completamente nueva.

Para mí, el aprendizaje nunca se ha limitado a un salón de clases. Mis hijas siempre se han involucrado en el aprendizaje en línea desde Australia, acogiendo a sus ciudadanos duales con un plan de estudios dual.

No obstante, la pandemia logró alejarnos aún más de las cuatro paredes del aula y nos mostró que el aprendizaje puede ocurrir en cualquier lugar. Existe un aprendizaje tan profundo y rico disponible fuera de las aulas, dentro de nuestro propio entorno. Para nosotros significó trabajar con dantas, trabajar con expertos locales, conectarnos con amigos en el extranjero, dedicarnos realmente a la lectura. De cierto modo, para mí, ha sido muy positivo mostrarles a las niñas que el aprendizaje no se limita a un edificio escolar.

Esta es nuestra normalidad, nuestra realidad, una en la que puedo ver a mis hijos crecer frente a mí. Me involucró totalmente en su aprendizaje.

Mis hijas están inscritas en una escuela pública rural muy pequeña en el norte de Costa Rica. Como la comunidad tiene un nivel socioeconómico bajo, la escuela no organizó clases virtuales. Los estudiantes recibieron un paquete de guías en papel cada mes: trabajaron con las guías en casa y las entregaron al final del mes a cambio de un subsidio de alimentos. Tenían una llamada grupal de Whatsapp cada semana donde podían hacer diferentes preguntas a sus maestras.

Estoy agradecida porque mis hijas no estuvieran atrapadas frente a una computadora en Zoom con clases en tiempo real. Vi sufrir a muchos niños durante este tiempo y también a muchos padres. Estoy agradecida de haber podido completar esas guías en papel en casa y a nuestro propio ritmo (10 minutos antes de la cena, 15 minutos después de la ducha por la mañana) y luego ir a explorar la finca, plantar verduras, caminar por el sendero, tomar fotografías de un árbol y luego en Google y subir fotos a MyNaturalist. Me alegro de que pudiéramos encajar el trabajo escrito obligatorio a nuestro propio horario. Agradezco que las profesoras se mantuvieran en contacto con nosotros a través de Whatsapp y que pudimos aprender a nuestro propio ritmo.

Estoy agradecida de que este proceso realmente involucró a mi esposo en la educación de las niñas. Llegó a verlas todos los días, enseñándoles cómo ordeñar la vaca, cómo cuidar el jardín, enseñándoles sobre conservación, sobre dantas. También pudo ver crecer a sus hijas.

Esta es la nueva normalidad. Necesitamos avanzar, ajustarnos y adaptarnos. Necesitamos ser flexibles sobre los cambios de rutina y dónde puede ocurrir el aprendizaje.

No era obligatorio, pero deseado.
Por Mónica Quesada Cordero

Él no tenía que ir a la escuela. Mi hijo acababa de cumplir tres años y hasta entonces no lo habíamos enviado a la guardería. Pero realmente sentimos que era el momento y que él lo necesitaba. Así que para el 2020 lo inscribimos finalmente en una guardería y el primer lunes de febrero lo vestimos con su nuevo uniforme y lo llevamos a clase, con libros y todo.

La escuela a la que pertenece su guardería fue de las primeras en cerrar temporalmente, antes de la orden oficial del Ministerio de Educación. Abrió nuevamente por una semana después de semana santa, y llegó la orden oficial. Las semanas se llenaron de sesiones virtuales de 45 minutos tres veces por semana y de tareas para trabajar sus libros todos los días. Pero mi hijo no tenía que hacer todo eso.

Mientras tanto, vimos nuestro ingreso económico desaparecer, ya que somos una familia que depende mayoritariamente del turismo. Empezamos a cuestionarnos si podíamos seguir sosteniendo, económica y emocionalmente, una educación formal que mi hijo no estaba obligado a llevar.

Si dejábamos de pagar la guardería, nos ahorraríamos el dinero y dejaríamos de sentirnos culpables de no hacer el trabajo y participar de las sesiones virtuales, que poco interesaban a mi hijo. Pero qué pasaría con esas maestras y esa institución que dependía de ese ingreso? Simplemente una cadena interminable de frustración. Mi esposo y yo nos dividimos el día para estar con los niños y tratar de seguir trabajando e inventando nuevas formas de generar ingresos. Yo asumí las tareas de la guardería y él se lució con sus actividades creativas. Pero la frustración no dejó de crecer.

Finalmente en Junio la guardería volvió a abrir. Sólo cinco niños y niñas regresaron, y todos los padres y madres nos pusimos de acuerdo para extender nuestra burbuja de manera segura.

La vida retomó un poco de orden. Mi hijo volvió a jugar con sus amadas amigas y amigos nuevos. Mi bebé de un año volvió a tener atención sólo para él, al menos una parte del día.
Terminamos el año con graduación virtual y todo. Tuvimos mucha suerte, no sólo la vida tuvo estructura durante el 2020, pero nuestro hijo tuvo el espacio de aprendizaje y de socialización que no estaba obligado a vivir, pero que nosotros sus padres, realmente creíamos que necesitaba. Sin embargo, no dejo de preguntarme ¿cómo lo lograron aquellas familias que no tenían el soporte que nosotros tuvimos? Y ¿cómo lo hacen todas esas familias que con y sin pandemia nunca tienen este tipo de apoyo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img