9.4 C
San Jose
sábado, febrero 4, 2023
InicioPeriodismo de SolucionesPara estas comunidades rurales costarricenses, la solución a los incendios forestales viene...

Para estas comunidades rurales costarricenses, la solución a los incendios forestales viene de adentro

-

En nuestra última crónica del 2022, nos enorgullece presentar nuestra primera historia creada para audio. Hablamos con dos mujeres que han dado un paso adelante en nombre de sus comunidades rurales para convertirse en bomberas forestales voluntarios en la Zona Sur de Costa Rica. Este grupo diverso está protegiendo a los vecinos, pero también a la invaluable flora y fauna, de ser destruidas por incendios forestales que son cada vez más frecuentes. También están trabajando en el aspecto más importante del problema: la prevención.

Le invitamos a escuchar nuestra primera crónica creada para audio en español aquí; o si lo prefiere, a continuación encontrará la transcripción completa

El pasado domingo 20 y lunes 21 de noviembre, la recientemente formada Brigada de Bomberos y Bomberas Forestales Voluntarias Manglares del Sur-ACOSA, estuvo muy ocupada.

Durante tres días, fueron parte del equipo que realizó la limpieza de la entrada a la laguna de Sierpe, un lugar propenso a presentar incendios forestales.

La temporada de incendios forestales en Costa Rica se acerca, ocurre en la época seca, y si este ingreso a la laguna, que sólo se puede hacer por agua, no está limpio, en caso de un incendio forestal los expertos en la atención de estas emergencias podría perder más de dos horas intentando ingresar. Ese tiempo puede hacer una enorme diferencia.

Hasta setiembre del 2022, este trabajo y todo lo relacionado con una prevención y atención apropiada de una emergencia por incendio forestal, estaba únicamente en las manos de los funcionarios del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) de la zona, y resultaba una tarea más grande de lo que podían atender. Así nos cuenta Andrea Herrera, Directora Ejecutiva de la Asociación Amigos de la Naturaleza del Pacífico Central y Sur (ASANA), una organización no gubernamental que trabaja con las comunidades del Pacífico Central y Sur del país para proteger el medio ambiente y promover el desarrollo sostenible de estas comunidades:

Andrea Herrera:

In the Osa Conservation Area, forest fires have never been seen as a problem or a threat, but they have been increasing. In 2019, for example, the Terra Sierpe National Wetland had one fire that was the largest forest fire of the year in a protected wilderness area. The conservation area just did not have the capacity, or even the equipment, to deal with it. They had forest firefighters from the institution [SINAC], but they did not have hoses, a motor pump, or any other equipment they needed to respond. At the national level, the fire management program could see that there is an institutional weakness in our region.

Por modelos de cambio climático, y esta relación que ha habido entre fenómenos extremos y coincidencia con el fenómeno de la niña o el niño, ahora entonces se hacen más extremas las sequías o las lluvias. Entonces, para toda esta área del Pacífico Sur se prevee que va a haber mucha coincidencia entre el fenómeno del niño y sequías extremas. Y ha habido un aumento en el uso del fuego para hacer cambios de uso del suelo, para quemar áreas boscosas, y después, en dos o tres años empezamos a ver construcciones, sobre todo en la fila costeña, que es hoy un atractivo visual muy importante.

Entonces empiezan a conjugarse todas esas problemáticas, verdad. No hay equipo, no hay gente, no tienen capacidad para atender este incendio del Humedal Nacional Térraba Sierpe y tuvieron que pedir ayuda al Programa Nacional de Manejo del Fuego y tiene que venir personas de otras áreas de conservación a apoyarlos.Tuvieron que hacer atención del incendio vía aérea, porque al ser un humedal, al ser un manglar, el acceso por tierra era prácticamente imposible.

Entonces ¿qué pasó?. ASANA se une al SINAC en el Área de Conservación Osa en el año 2021, y juntos presentan una propuesta para crear una Brigada de Bomberos y Bomberas Forestales Voluntarias, la misma que trabajó tan fuerte en noviembre limpiando la entrada a la laguna. Juntas ambas organizaciones logran asegurar el financiamiento de este proyecto a través de la Asociación Costa Rica por Siempre que administra el Primer Canje Deuda por Naturaleza Estados Unidos Costa Rica.

¿Qué hicieron con el financiamiento? Andrea, quien también es parte de la ya consolidada Brigada de Bomberos y Bomberas Forestales Voluntarias de la zona sur, lo resume:

Andrea:

Compramos más o menos 30.000.000 de colones en equipo. Formamos a 25 personas.

Los cursos son realmente demandantes en la parte física y en la parte también intelectual. O sea, usted tiene que hacer exámenes, tiene que pasarlos, todas las pruebas teóricas y las pruebas físicas, tiene que pasarlas y aprobarlas. Hicimos varias capacitaciones, entre esas Bombero Forestal Básico, Sistema Comando de Incidentes, que eso es organización a la hora de atender un incidente, sea cual sea el incidente, pero en el caso de nosotros, es un incendio forestal. Uso efectivo del agua, que ahí es donde se usan todos los equipos, como las motobombas y los reservorios y las mangueras y cómo hacer dependiendo del tipo de fuente que tengamos a mano. ¿Cómo hacer uso efectivo de esa agua sin que haya desperdicio?.

Y después tuvimos un curso de cómo usar el VIR. El VIR es el vehículo de intervención rápida, cada área de conservación tiene un carrito, es un Toyota Hilux que atrás tiene una tanqueta con una motobomba instalada, pero tiene un montón de tubos y conexiones y entonces hay que aprender a usarla, y cómo cargarlo, y cómo usar, y cuánto dura ese reservorio, y cómo hay que planificar.

La brigada cuenta hoy día con un equipo capacitado que tomó más de un año en formarse. Todos las y los bomberos tienen equipo certificado, desde un machete, zapatos y guantes de cuero, hasta cascos especiales. Dentro del equipo que se compró no sólo están las bombas grandes y pequeñas especiales para atender incendios, sino otros equipos especializados que asemejan rastrillos, mangueras para incendios, hasta binoculares de marcas reconocidas por resistir el clima húmedo del bosque tropical.

Lilliam Nieto, una joven oriunda de la Península de Osa que ha colaborado como escritora jóven en El Colectivo 506, es una de las bomberas de esta brigada, y fue ella quien nos contó, durante una conversación con Katherine Stanley en nuestra edición “Súbase al Colectivo” sobre su experiencia.

Lilliam Nieto:

Yo cuando ingresé y me postulé a la Brigada Bomberos Forestales, yo no sabía nada sobre la atención de incendios forestales. Lo único que sabía era como lo que nos presenta en Noticias, lo que escuchamos en películas y cosas así, pero nunca me había interesado en ingresar más a ese tema y poder profundizar mis conocimientos. Pero creo que a la hora ingresar a la brigada me dio la oportunidad de poder comprender todo eso y después entender que, aparte de como bomberos podemos ayudar a la extinción de incendios forestales, podemos ayudar a evitarlos mediante lo que ya la Brigada Bomberos Forestales Manglares del Sur realiza, que es la educación ambiental en las escuelas y colegios de las comunidades.

A pesar de ser una organización joven, el compromiso de las y los voluntarios es el que ha permitido consolidar la brigada y además llevar su trabajo más allá, ya que como menciona Lilliam, y explica Andrea, el trabajo más importante no es detener el incendio, sino evitarlo, porque una vez que el incendio se dá, la pérdida natural, entre otras consecuencias, es inevitable.

Andrea:

Yo prefiero prevenir un incendio a tener que ir a apagarlo. Y esa es la máxima de todos. Entonces nosotros metimos una capacitación más y materiales adicionales que tienen que ver con educación ambiental y con un cambio en la percepción de la gente sobre el uso del fuego. Usar el fuego no es malo, pero si no lo hacemos bien, se sale de control y puede causar un incendio forestal, o quemar una casa, o causar problemas a la salud de las personas.

La brigada aún no ha tenido que atender una emergencia de incendio forestal en la zona, y recientemente, el 9 de diciembre, la mitad del equipo superó la última prueba para la certificación, que consiste en cargar 20 Kg de peso por 4,8 Km en un máximo de 45 minutos—la otra mitad del equipo realizará la prueba el 16 de diciembre—pero no por eso no se ha puesto a trabajar tratando de generar un impacto en la prevención. Así lo dice Andrea:

Andrea:

La brigada funciona porque la gente está comprometida. Han estado yendo a las escuelas, a los colegios. Están súper comprometidos con el tema. De hecho, creo que hemos abarcado en estos meses como 7 u 8 centros educativos diferentes, desde escuelas hasta colegios.

El impacto de la brigada también tiene que ver con la generación de un espacio inclusivo y diverso.

Lilliam es una joven de 20 años que desde que estudiaba en la escuela unidocente de su comunidad ha participado en muchos proyectos de protección de la biodiversidad y el medio ambiente. Dice que se ha visto siempre rodeada de personas mayores, mucho mayores que ella, pero que el proyecto de bomberos voluntarios ha roto con esta tendencia en su vida como activista comunitaria.

Lilliam:

Hasta ahora es que estoy encontrando chicos de mi edad que forman parte de la brigada. Anteriormente era como que yo participaba en capacitaciones y era con adultos ya de mayor edad, 30 o 40 años y el ingresar a la brigada es como ‘uy si existen unas personas que desean apoyar y pues con la misma edad’, porque a veces es como complicado cuando usted ingresa a una capacitación y son personas mucho más grandes que usted, que tienen mucho más conocimiento y el ingresar a actividades donde hay personas de su edad, que tal vez no piensan igual que usted, pero tienen la misma idea de poder aportar de cierta forma a sus comunidades. Creo que es bastante bonito y muy enriquecedor al final.

Andrea concuerda con lo que dice Lilliam.

Andrea:

Y lo más bonito en este grupo que nosotros tenemos ahorita es que hay gente de todas las edades, personas de 20 años, muchachos y muchachas súper jóvenes, con todas las ganas del mundo de hacer y toda la fuerza. Bueno, hay personas como yo de 40 y resto de años ya con un montón de cosas en la cabeza y ya un poco maltratados por la vida. Y tenemos señores y señoras de 50, 60 años que igual se echan el machete y van y aportan en lo que tengan que hacer.

La diversidad de género y edad que distingue a esta brigada se suma a la diversidad de actores que están trabajando alrededor de ella. Andrea explica que su trabajo no sólo está ligado a apoyar el trabajo de prevención y atención de incendios que ya lidera ACOSA y SINAC, sino también les ha motivado a incluir otros actores públicos.

Andrea:

Ya para el próximo año hay una estrategia de trabajo conjunto entre bomberos de Costa Rica, la Brigada de Bomberos Forestales, el Área de Conservación OSA, el Ministerio de Agricultura y Ganadería y la Municipalidad de Osa. Hay dos municipalidades más, pero no logramos que se incorporaran. Vamos a ver si el otro año logramos que se incorporen al trabajo.

La misión de la brigada es titánica, y el compromiso de sus miembros, al menos desde la perspectiva de Andrea y Lily, y de los resultados obtenidos en un año de capacitación, parece gigante. Sin embargo, estas personas no dejan de ser voluntarias, y el proyecto no puede ignorar esta limitación.

Andrea:

Nosotros somos voluntarios y no tenemos capacidad de atención. ¿Verdad? Nosotros deberíamos ir en caso de que ya los bomberos forestales institucionales del SINAC no puedan con el proceso o requieran apoyo. No quiere decir que nosotros no podamos hacer primera intervención, pero como te digo yo trabajo, la mayoría que están tienen hijos, están estudiando, están trabajando, entonces ¿podemos ir a atender?, sí, pero así como que nos llamen y en un minuto estemos listos…Serán dos o tres, que tal vez ese día estén libres y puedan ir a atender, aunque siempre tenemos la buena disposición.

Lilliam agrega que no sólo se trata de las otras responsabilidades que tienen las personas voluntarias que forman la brigada, y qué tan rápido pueden responder a un llamado, sino también afecta que la zona sur del país es grande.

Lily:

Porque al ser de cuatro creó o cinco cantones diferentes. Por ejemplo están del cantón de Coto Brus, del cantón de Golfito, Cantón de Puerto Jiménez y Cantón de Osa y compañeros que son de Pérez Zeledón y de un lugar cerca del cerro La Muerte. Creo que eso es lo que más afecta el poder trasladarse, porque al ser de lugares tan lejanos nos cuesta poder reunirnos para tener capacitaciones, para hacer prácticas que al final es demasiado importante, porque por más capacitaciones que se reciban en brigada, lo que uno necesita es la práctica, poder actuar bajo presión. Y cuando hay algo tan importante como en este caso lo es una brigada, la distancia en la que viven sus miembros a veces juega un papel bastante importante porque a la hora de unirnos es más complicado.

La Brigada de Bomberos y Bomberas Forestales Voluntarias Manglares del Sur-ACOSA no es la única brigada de su tipo, quizás inclusive es la más joven. Zonas como el pacífico norte de Costa Rica, donde tenemos presencia del bosque tropical seco muy propensa a incendios forestales; o la zonas altas del país que pertenecen a la cordillera de talamanca con sus bosques de páramo, también propensos a incendios en especial los territorios indígenas de uso mixto, ya cuentan con brigadas de bomberos forestales voluntarios desde hace tiempo.

Andrea nos contó durante la conversación no sólo sobre los intercambios que han podido tener y que esperan seguir teniendo con estos grupos organizados, pero también sobre la admiración que ella y sus compañeros de Manglares del Sur sienten al ver estas brigadas hermanas, y también como les llena de orgullo saber que son parte de esta comunidad y que pueden ir a apoyar a estas organizaciones cuando lo necesiten.

Andrea:

Nosotros como brigada podemos ir a aportar a cualquier tema de incendio forestal en el país. Si a nosotros nos piden apoyo en Chirripó, nos piden apoyo en Buenos Aires, nos piden apoyo en, no sé, Manuel Antonio, nos piden apoyo en Guanacaste. Nosotros podemos ir a prestar apoyo porque estamos certificados y estamos con la póliza y somos parte del programa de Manejo del fuego de forma voluntaria.

Para Lily esto también es de gran satisfacción.

Lilliam:

Después me di cuenta de que por medio de los bomberos podía también aportar un poquito a mi comunidad y pues a gran parte del país, porque pues el tema de incendios forestales no es algo que solamente abarca las comunidades pequeñas, sino que es algo que al caer el verano se puede ver en todo Costa Rica y pues en gran parte del mundo también.

En El Colectivo 506 no podemos evitar sentir ese mismo interés por conocer estos esfuerzos y publicar más sobre ellos. Son un ejemplo perfecto para reportar bajo la lupa del periodismo de soluciones y para dar ejemplo de cómo las organizaciones voluntarias comunitarias pueden fortalecer su autonomía y proteger sus tesoros ambientales.

En esta edición de Retrovisor 2022 miramos atrás a las conversaciones que estableció Katherine primero con Lily, quien es parte de la comunidad de nuestro medio de comunicación como una fuente de información sobre todo el trabajo que realizan los habitantes de la península de Osa para mejorar sus comunidades. Y luego con Andrea, quien a través de ASANA no sólo promueve la protección del medio ambiente sino que fortalece esos activismos comunitarios.

Hoy, en nuestra última entrega del año, miramos hacia el 2023 con la convicción de que son esfuerzos como estos los que debemos seguir reportando. Esperamos poder compartir aún más información y aprendizajes sobre las brigadas de bomberos forestales voluntarias en el año que pronto inicia.

Por ahora, les dejamos con un mensaje de Lily, la bombera forestal voluntaria de 20 años, vecina de Osa:

Lilliam:

Yo le diría a una persona que quiera conocer y que quiera formar parte, que no tenga miedo en hacerlo, que se acerque pues a una oficina del SINAC o con algún funcionario que le pueda brindar esa información. Porque al final es demasiado lindo saber que uno puede hacer algo por ayudar. Y en este caso no solo ayudar en su comunidad, sino que pues ayudar a nivel país, porque el evitar y poder extinguir incendios forestales en algún momento es algo que ayuda generalmente al país y en cierta forma al mundo, porque se evita la pérdida de especies.

Mónica Quesada Cordero
Mónica Quesada Corderohttp://www.mqcphoto.com
Mónica (Co-Fundadora, Editora Gráfica) es una galardonada fotoperiodista con 15 años de experiencia en el desarrollo de proyectos fotográficos en el área editorial, retrato, vida silvestre, comida y arquitectura. Además, cuenta con experiencia en escritura y redacción y una maestría en Producción Audiovisual y Multimedia. Mónica (Co-Founder, Graphic Editor) is an award-winning photojournalist with 15 years of experience developing photographic projects in the editorial, portrait, wildlife, food and architecture areas. In addition, she has experience in writing and a master's degree in Audiovisual and Multimedia Production.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí