[modula id=”5306″]

Tengo el privilegio de trabajar como fotógrafo de viajes, naturaleza y vida silvestre, y como guía naturalista. Cuando comenzó la cuarentena como resultado del COVID-19, como muchas personas, me vi obligado a detener todo y quedarme en casa.

Mi trabajo me lleva a algunos de los lugares más salvajes y naturales del mundo, incluidos muchos de los parques nacionales de Costa Rica, y quedarme en casa en el este de San José significó que ya no tenía la misma exposición a todas las cosas salvajes. Pero a medida que disminuía la velocidad de mi vida, comencé a observar muchos seres vivos alrededor de mi casa y jardín que no había visto antes.

Los insectos de todas las formas y tamaños estaban literalmente en todas partes, y vi la oportunidad de involucrar a mis hijos (de 1,5 y 3 años en ese momento) en este proyecto de “patio trasero”. Creamos un pequeño “estudio fotográfico de insectos” improvisado en la oficina de mi casa y comenzamos a capturar y fotografiar todo lo que pudimos.

Ambos niños se engancharon de inmediato y pasamos muchas mañanas y tardes juntos con la tarea de atrapar insectos. Los chicos mostraron una notable emoción cuando encontraron algo nuevo y cada vez me lo trajeron para fotografiarlo. Cuanto más fotografiamos, más nos fascinaba el tema.

Cada “bicho” tenía personalidad. Algunos eran cómicos, otros sonrientes, otros feroces. Como resultado del proyecto, originalmente destinado a mantener a mis hijos comprometidos con la naturaleza durante los desafiantes meses de cuarentena, tengo una gran colección de fotografías de nuestros vecinos salvajes. Incluso recibí una beca del programa “Becas Creativas” del Ministerio de Cultura y Juventud para lanzar un proyecto de Instagram llamado @wildbackyardcostarica. Espero que este proyecto que tanto inspiró a mi familia también pueda dar voz a estos animales, a menudo incomprendidos, al involucrar a las personas para que aprendan a apreciarlos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here