24.6 C
San Jose
jueves, mayo 23, 2024

¿Puede el turismo ayudar a la Costa Rica rural a evitar la degradación ambiental?

spot_img
Thomas Enderlin
Thomas Enderlinhttp://www.enderlinphotography.com
Tom tiene una experiencia diversa en comercio de materias primas, sostenibilidad, viajes y periodismo. Cuando no está persiguiendo historias, Tom dirige un tour operador de pesca con mosca en Costa Rica y en todo el mundo que se enfoca en aventuras boutique de grupos pequeños, conservación de la pesca y participación comunitaria. Tom has a diverse background in commodities trading, sustainability, travel and journalism. When not chasing stories, Tom runs a fly fishing outfitter in Costa Rica and around the world focused on boutique small group adventures, conserving fisheries, and community engagement.

Existe una teoría relacionada con el crecimiento económico y el medio ambiente llamada Curva Ambiental de Kuznets. Esta teoría sugiere que a medida que una región comienza a desarrollarse, se produce una cantidad significativa de degradación ambiental. Hemos visto esto en todo el mundo cuando las comunidades pobres hacen todo lo que pueden para crecer, utilizando los recursos que tienen con un deslucido respeto por el medio ambiente. Sin embargo, a medida que continúa el crecimiento económico, se reduce la degradación ambiental. La educación, la aplicación de la ley y una relación más saludable con la naturaleza prevalecen, y la biodiversidad comienza a recuperarse.

Si bien se considera que Costa Rica es un país de clase media relativamente desarrollado, según los estándares globales, todavía existe cierto grado de disparidad económica. Se puede observar a las personas lidiando con la vida en las primeras etapas de esta curva en algunas de las comunidades más rurales, mientras que la GAM y otras áreas más prósperas están comenzando a mirar hacia cómo sanar esas heridas del desarrollo. Pero gracias a la industria del turismo, existe la posibilidad de que las comunidades rurales y/o pobres demuestren que la degradación ambiental no es inevitable.

El turismo es uno de los motores económicos más importantes de Costa Rica. Según el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), el turismo contribuye con casi el 10 por ciento del Producto Interno Bruto del país y proporciona hasta el 10 por ciento de los empleos del país. Personas de todo el mundo acuden en masa para maravillarse con la legendaria biodiversidad de Costa Rica, sus imponentes volcanes, sus playas vírgenes y su gente cálida y amigable. Nuestro pequeño país recibe aproximadamente 2,5 millones de visitantes al año, lo que equivale a la mitad de la población del país. Sin embargo, dentro de cada oportunidad hay un desafío.

Si bien algunas regiones como Guanacaste y el Pacífico Central han crecido significativamente con la llegada del turismo, otras aún no han florecido de esta manera. Las comunidades rurales ubicadas junto a áreas de biodiversidad y parques nacionales a menudo no ven los mismos beneficios del turismo, lo que genera dificultades para llegar a fin de mes con el alto costo de vida del país. La vida campesina ya no es lo que solía ser y muchas de estas comunidades han quedado económicamente pobres. Esta vida vivida por necesidad es un mal augurio para la conservación de los recursos naturales. Desafortunadamente, donde hay necesidad, echan raíces industrias destructivas como el monocultivo de piña, plátano y otros cultivos, y la extracción ilegal de árboles de bosques primarios.

Un pescador deportivo en una de las operaciones de Fly Fishing Costa Rica. Cortesía de Thomas Enderlin / El Colectivo 506

Fly Fishing Costa Ricaes una empresa que se especializa en tours de pesca y vida silvestre en Costa Rica y otros países alrededor del mundo. La compañía comenzó modestamente hace unos 10 años y ahora cuenta con un equipo cada vez mayor de guías de vida silvestre y pesca con mosca de alta calidad que cubren toda Costa Rica. Debido a la naturaleza de nuestra actividad más dominante (la pesca de captura y liberación), nuestro negocio está directamente influenciado por la salud del ecosistema local. Buscamos los rincones menos poblados y con mayor biodiversidad del país, ya que es allí donde la naturaleza aún está más intacta. Algunas de las regiones en las que operamos cuentan con medidas de conservación adecuadas, pero muchas no. Los recursos económicos inadecuados y/o la falta de interés externo limitan la aplicación adecuada de las leyes ambientales nacionales. Desafortunadamente, la falta de poblaciones e infraestructura que permitan una buena oportunidad de pescar o de observar la vida silvestre, a veces también significa una falta total de control y aplicación de la ley.

Vistas del bosque al participar del programa Jungle Tarpon Reserve. Cortesía de Thomas Enderlin / El Colectivo 506

La Zona Norte es un gran ejemplo de una región de Costa Rica que ve un turismo limitado y lucha contra los dolores de crecimiento. En los últimos años, los monocultivos de piña han causado estragos en lo que antes eran granjas de subsistencia a pequeña escala y bosques tropicales intactos. La población local expuesta a los agroquímicos escasamente regulados ha experimentado un aumento de enfermedades como el cáncer, y los ríos locales han quedado obstruidos por sedimentos debido a la erosión y la deforestación. También es donde tenemos uno de nuestros programas más populares y de mayor duración, Jungle Tarpon Reserve.

A medida que nos familiarizamos con algunas de las comunidades rurales en desarrollo que rodean la Reserva Jungle Tarpon, vimos la necesidad de trabajar juntos en varios proyectos para ayudar a compensar los desafíos que enfrentamos, también juntos. Empezamos con una pequeña organización sin fines de lucro llamada Conservación Bosque del Sábalo como una iniciativa de conservación que apoya nuestro programa de turismo. El objetivo de este proyecto es crear un santuario de sábalos reconocido internacionalmente junto con las comunidades rurales circundantes para conservar el hábitat de sábalos de agua dulce, único a nivel mundial, en las cuencas del Caribe de Costa Rica mediante la implementación de gestión ambiental, conciencia y educación comunitaria, mejor comprensión científica, y la creación de oportunidades económicas sostenibles. El proyecto utiliza el vasto sistema de humedales del Jungle Tarpon Reserve como núcleo del proyecto y eventualmente ampliará los esfuerzos a otras partes de esta ruta única de migración/hábitat del sábalo, así como a otras especies de vida silvestre amenazadas dentro del ecosistema.

Cocinando en una cocina tradicional en la zona norte de Costa Rica. Cortesía de Thomas Enderlin / El Colectivo 506

Nuestros esfuerzos generan beneficios económicos a través del turismo y estudios científicos a través de diversas colaboraciones internacionales, pero todavía faltaba comunicación y educación con la propia comunidad. Fue entonces cuando comenzamos a implementar diferentes campañas educativas con la esperanza de cambiar el comportamiento a largo plazo.

El enfoque principal ha sido educar a la próxima generación. Al asociarnos con organizaciones locales como
Viaje al Aprendizaje y Yellowdog Community and Conservation Foundation, ofrecemos campamentos de verano anuales de tres semanas de duración, enfocados en el medio ambiente y el turismo. Además de enseñar a los niños locales sobre la flora y la fauna que experimentan justo afuera de sus casas, también cubrimos temas como el reciclaje, el plástico y la contaminación, y la correcta interacción con la vida silvestre. La esperanza es que este conocimiento se difunda desde cero a través de sus familias y círculos comunitarios, provocando un cambio cultural en sus comunidades. Estos niños también podrían convertirse en la próxima generación de guías naturalistas y/o de pesca, actuando como líderes que hablarán en contra de la destrucción de la naturaleza.

Hemos realizado un estudio plurianual de biodiversidad en la región. El enfoque principal son especies mayores como jaguares, pumas, ocelotes y tapires. Los resultados han sido extremadamente positivos y estamos trabajando desde varios ángulos para utilizar esta información para la creación de mejores medidas de conservación. También estamos trabajando en un proyecto de narración de historias que utilizará imágenes de alta calidad de algunos de los animales salvajes más controvertidos de la región (principalmente jaguares) para inspirar y cambiar la actitud que los agricultores locales tienen hacia estos vecinos salvajes. Esperamos que al comprender la verdadera naturaleza de estos grandes depredadores con los que comparten sus granjas, la población local no sólo pueda aprender a coexistir sino que, con el tiempo, también se beneficie del turismo que podrían traer a la región.

Los participantes del campamento de verano aprenden sobre avistamiento de aves. Cortesía de Thomas Enderlin / El Colectivo 506

Si bien no podemos cambiar el mundo por completo, esperamos que, al mostrar a la gente cómo cuidar la naturaleza, podamos ayudar a guiar a estas comunidades rurales hacia un futuro más positivo. Recién estamos comenzando y todavía tenemos mucho trabajo por hacer, pero creemos firmemente que el futuro de estos últimos lugares salvajes está en manos de la población local, que vive en ellos y que puede ser la guardiana que garantice su protección.

La mayoría de las personas hacen lo correcto en casa en su vida diaria, pero como empresa trabajamos para asegurar que cada turista que viene a aventurarse con nosotros aquí en Costa Rica tenga un impacto positivo. Hemos reducido los plásticos de un solo uso en todos nuestros programas y brindamos botellas de agua reutilizables de alta calidad a nuestros clientes para que las usen durante y después de su recorrido. Recogemos basura del agua a diario mientras vamos pescando, ya sea en la Reserva Jungle Tarpon o en cualquiera de nuestros otros programas en todo el país. Con algo tan omnipresente como el plástico, nunca falta “pescar” algunos artículos que no pertenecen a la naturaleza. Nuestros clientes dicen que aprecian el esfuerzo y comparten nuestra preocupación, dedicando parte de su tiempo en el barco a sacar al menos unas botellas del río cada día.

Uno de los emocionantes encuentros en el Jungle Tarpon Reserve. Cortesía de Thomas Enderlin / El Colectivo 506

Estamos comprometidos a contratar emprendedores locales y apoyar a familias que realizan actividades económicas de pequeña escala, como comidas y souvenirs. Esto extiende los beneficios económicos que la industria del turismo puede tener, y estos beneficios son especialmente importantes en las comunidades rurales pobres. Finalmente, alentamos a los turistas a ser filantrópicos cuando toman sus decisiones de viaje, revisando las prácticas de sostenibilidad de las empresas con las que eligen viajar.

Costa Rica es una paradoja y aún queda un largo camino por recorrer. El país se enorgullece de ser líder en conservación y la identidad nacional (especialmente en turismo) grita “eco” y “verde”. Al mismo tiempo, a las grandes corporaciones se les permite destruir los ríos y los bosques tropicales con pocas o ninguna repercusión sólo para producir más piña, plátano y otros cultivos para la exportación. La voz de las comunidades rurales que sufren a causa de esta extrema destrucción ambiental es silenciada por los gobiernos locales que limitan las oportunidades disponibles para la gente o miran hacia otro lado, pero el rostro que utiliza la industria turística costarricense para promocionar el país es ese mismo lugar salvaje y cargado de biodiversidad y su pueblo “campesino”.

A pesar de todo, comunidad turística, hemos recorrido un largo camino— y hemos visto como el turismo rural comunitario puede incluso ser parte de la solución. Muchas de estas oportunidades están surgiendo en Costa Rica y en todo el mundo, como El Camino de Costa Rica, al empoderar a estas pequeñas empresas y emprendedores improvisados ​​con nuestras opciones turísticas, garantizamos que el dinero apoye indirectamente la conservación. En virtud de la demanda, la sostenibilidad se ha convertido en el estándar de cómo operan la mayoría de las empresas turísticas en Costa Rica. Pero con cada avance en el abastecimiento local, el reciclaje, la reducción de plásticos de un solo uso, el uso de energía renovable, etc., todavía existen deficiencias en cómo se implementa la ley ambiental en otras industrias que operan en estas mismas zonas rurales del país.

Corremos el riesgo de perder lo que hace de Costa Rica la historia de éxito turístico en la que se ha convertido hoy, al permitir la pérdida de cada centímetro de espacio verde y corredor biológico a manos de la “mafia de la piña” y potencias corporativas catastróficas similares. Todos debemos exigir que se preste más atención pública a las comunidades rurales desatendidas, que también viven al lado de los últimos lugares salvajes que quedan. Si no buscamos desarrollar sustentablemente dichas comunidades, ayudándolas a crear oportunidades económicas como turismo comunitario y ambiental a pequeña escala, permitiremos que industrias destructivas y extractivas llenen el vacío económico. Y esto inevitablemente amenazará con acabar con aquello que asegura el futuro de nuestra industria turística, de nuestro país y de nuestro planeta: la biodiversidad.

Para El Colectivo 506 es un honor contar conFly Fishing Costa Rica como uno de los patrocinadores de nuestra edición de abril 2024, “El reciclaje cierre el círculo”. Para más información, les puede contactara través de su sitio web, o visite el sitio o su página de instagram para conocer más sobre sus servicios.

Cortesía of Thomas Enderlin / El Colectivo 506
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Subscribe to our newsletter