Cómo crear un círculo global de madres—en dos días

Todo ha cambiado este año. Mi esposo y yo dirigimos un emprendimiento turístico, Casitas Tenorio B&B, en la zona rural del norte de Costa Rica. A principios de 2020, estaba haciendo lo que hacen muchos padres: cambiar mi cerebro al modo emprendedor cuando mis dos hijas se iban a la escuela todas las mañanas, y luego hacer malabarismos entre los dos modos tan pronto como regresaban. Actividades, clases, nuestro equipo en el negocio, nuestra comunidad de Bijagua, las necesidades de nuestros huéspedes y las necesidades de los animales en nuestra finca. Una rutina exigente, pero que nos llenó a mi esposo y a mí de alegría y satisfacción.

Con la pandemia, ese modo de hacer malabares se convirtió en un asunto de 24 horas. Costa Rica entró en la “Temporada Cero” – fronteras cerradas, sin turistas de ningún tipo, en un país donde el turismo es la principal fuente de ingresos – y, por supuesto, la escuela fue cancelada. Ahora mi enfoque cambia cada pocos minutos, al parecer, entre mis hijas y el negocio y la comunidad que estamos tratando de mantener y reconstruir. No tenemos ingresos entre nosotros y ha sido así durante cinco meses. Hemos gastado todos nuestros ahorros. Y no estamos solos: todo un país lleno de pequeñas empresas como el nuestro está en el mismo barco.

Todo esto me ha vuelto aún más sensible a lo difícil que es para las mamás que hacen este acto de malabarismo bajo más estrés que yo. Cuando me quedo despierta por la noche preocupándome por cómo mantendremos a flote a nuestra familia, sé que hay muchas otras madres a mi alrededor en mi ciudad y más allá, haciendo lo mismo. Entonces, cuando vi que ocho mujeres de Bijagua se habían unido para crear una caja de regalo para el Día de la Madre, cada mujer contribuyendo con algo especial que hace, desde dulces caseros y pan hasta regalos hechos a mano, quise hacer todo lo posible para ayudarlas a lograr su sueño, vender algunas cajas, y tener algunos ingresos para sus familias.

Una mujer con repostería en Bijagua, Costa Rica
Cortesía de Pippa Kelly Varela

A través de nuestro B&B hemos conocido a muchas personas que aman Costa Rica y Bijagua, pero que no viven aquí y no podrían recibir un regalo ellos mismos. Así que publiqué en las redes sociales de nuestro B & B invitando a la gente a “pagar por adelantado” a través de PayPal, comprando una caja por $ 15 que luego entregaríamos a una madre en Bijagua. Cuando publiqué esto, solo había dos días para que la gente los ordenara a tiempo para que las cajas estuvieran hechas para el Día de la Madre, que Costa Rica celebra el 15 de agosto. Esperaba que las mujeres pudieran vender 10 o 20 cajas a través de este esquema.

Vendieron 80.

Una mujer entregando cajas del Día de la Madre en Bijagua, Costa Rica
Cortesía de Pippa Kelly Varela

Eso es $ 1200. Apenas puedo explicar el impacto de ese apoyo en estas familias, apoyo enviado desde todo el mundo a una comunidad que ha perdido casi todos sus ingresos durante la suspensión del turismo. Es suficiente para aliviar muchas noches de insomnio. Algunas de las mujeres tuvieron que contratar mujeres adicionales para ayudar a satisfacer la demanda, generando así ingresos para aún más familias. También se alistaron niños para ayudar, incluido las mías.

Pasé el día antes del Día de la Madre y parte del mismo Día de la Madre ayudando a entregar las cajas de regalo por toda la ciudad. ¡Imagínese dos días de lluvias tropicales torrenciales y lágrimas casi tan copiosas! Realizamos videos de las mujeres mostrando sus regalos hechos a mano en sus cocinas: Lilliam Alpizar, Miriam Barrantes, Maryuri Soto, Kathy Soto, Maria Luisa, Karina Vargas, Nelsy Rodriguez y Jessica Morera. Empaquetamos, cargamos y condujimos a través de charcos de casa tras casa. Pusimos estos regalos, que estaban llenos de golosinas pero realmente llenos de amor de todo el mundo, en manos de mujeres que se han enfrentado a todo tipo de retos durante los últimos seis meses (y en muchos casos, a lo largo de los años previos a 2020, también). Mujeres embarazadas. Madres de recién nacidos. Bisabuelas.

Vi lágrimas de alegría y expresiones de asombro cuando se dieron cuenta de que alguien se preocupaba lo suficiente como para hacer esto por ellos. Conocí a muchos perros. Encontré, como comprenderá cualquiera que conozca Costa Rica, muchas direcciones divertidas: por ejemplo, “la segunda casa después del hibisco que está pintada del mismo color que el vino”. (¿Blanco o tinto?) Manejamos y entregamos durante 13 horas, por caminos de tierra en abundancia y callejones diminutos.

Mujeres compartiendo cajas de regalo del Día de la Madre en Bijagua, Costa Rica
Cortesía de Pippa Kelly Varela

Con cada obsequio, le entregamos un certificado que mostraba al destinatario que había comprado la caja para ella. Las madres agradecidas enviaron audios y mensajes de WhatsApp a las mujeres, a menudo a miles de kilómetros de distancia, que habían hecho posible su regalo. Por lo general, el receptor no conocía al donante y se entabló una nueva amistad. Otras veces, cuando les decía quién había enviado el regalo, me recibían con un grito de reconocimiento muy feliz. Por ejemplo, voluntarias del Cuerpo de Paz que sirvieron en nuestra ciudad hace más de 10 años compraron cajas como una sorpresa para las familias que habían conocido.

No he llorado tanto en mucho tiempo. Cuando terminamos, todo nuestro pueblo estaba lleno de entusiasmo y amor.

Lo que aprendí este Día de la Madre en Bijagua, y quiero que otras personas sepan cuando necesitan ayuda durante esta crisis internacional, es esto: nunca subestimes el espíritu humano, ni la necesidad de sentirte parte de una comunidad. Nunca hubiera pensado que en solo dos días, 80 personas en todo el mundo comprarían cajas del Día de la Madre para personas que, en muchos casos, tal vez nunca se conozcan. Creo que lo hicieron porque todos queremos sentirnos parte de algo más grande de lo que somos, ya sea el pueblo de Bijagua, o el país de Costa Rica, o una comunidad global de madres.

A veces, solo se trata de abrir la puerta y dejar pasar toda esa buena voluntad.

Publicado originalmente el 15 de agosto de 2020. Desde entonces, Bijagua ha repetido este proyecto con una caja navideña.

Pippa Kelly Varela

Pippa (Co-Fundadora, Coordinadora Directorio 506) es una emprendedora de turismo rural, educadora, y co-fundadora del galardonado B&B Casitas Tenorio en Bijagua, Zona Norte de Costa Rica. Allí, trabaja incansablemente para conectar a las comunidades rurales de Costa Rica con nuevas oportunidades. // Pippa (Co-Founder, Coordinator of Directory 506) is a rural tourism entrepreneur, educator, and co-founder of the award-winning Casitas Tenorio B&B in Bijagua, in Costa Rica's Northern Zone. She works tirelessly to connect rural Costa Rican communities with new opportunities.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here