22 C
San Jose
viernes, julio 1, 2022
InicioCronica'Arañar el mundo': el solitario surgimiento del BMX freestyle en Costa Rica

‘Arañar el mundo’: el solitario surgimiento del BMX freestyle en Costa Rica

-

Olivia Esther Matamoros Chávez no ve competir a su hijo.

No en vivo, por lo menos. Se mantiene alejada de los estadios o las pantallas de televisión, y solo verá la repetición después de haber hablado con su hijo. Ella solo mira una vez que sabe que él escapó de una herida.

“A mí no me gusta verlo cuando está en eso de la bicicleta”, dice Olivia Esther, quien es más conocida en su pueblo natal de Bijagua, en el norte de Costa Rica, como Tey. «pero siempre hemos andado atrás de él». 

El atleta de BMX freestyle Giancarlos Ramírez tiene mucha gente detrás de él. Lo ha necesitado al surgir en un deporte que, cuando lo descubrió por primera vez a la edad de 13 años, no tenía una asociación formal en Costa Rica, un primer paso fundamental para que los recursos puedan dirigirse a cualquier atleta, por más talentoso que sea. Es un deporte que, según la familia de Giancarlos, fue rechazado por los comités deportivos locales, otro elemento clave para apoyar y financiar a los deportistas emergentes a nivel comunitario.

En cambio, Giancarlos confió en su familia y amigos en Bijagua, un pequeño pueblo que ha crecido gracias al turismo en el icónico Río Celeste, para perseguir su pasión. Después de que un amigo lo introdujera en el deporte, recibió 50.000 colones de su hermana mayor, Kerlyn, para comprarle su primera bicicleta usada a un primo. A medida que desarrollaba sus habilidades, amarraba su bicicleta a una pequeña motocicleta y conducía por todo Costa Rica para buscar competidores de su nivel, tan lejos como Pérez Zeledón o Limón. En un deporte en el que el entrenamiento depende de la naturaleza de las rampas que estás usando y de los competidores al lado de uno, este viaje era esencial. De regreso a casa, él y amigos que comparten su pasión fueron de puerta en puerta en Bijagua para recaudar dinero para la construcción de rampas; recogió colchones viejos para crear un espacio para un aterrizaje más suave a medida que aprendieron; incluso atravesó ríos para que, si se caía, aterrizara en el agua.

Cortesía de Giancarlos Ramírez / El Colectivo 506

Ahora con 27 años, vive y entrena en la ciudad costera del Pacífico de Jacó, Garabito junto a su amigo y vecino Kenneth Tencio. Ese es un nombre conocido por casi todos los costarricenses, después de que Kenneth quedó cuarto en los Juegos Olímpicos de Tokio este verano. Esa es la mejor posición en una final olímpica que un hombre costarricenses ha logrado en toda la historia, y la imagen del ciclista aerotransportado hizo que la gente de todo el país buscara en Google «BMX freestyle» por primera vez. Kenneth, también de 27 años, es de Garabito y, en el desfile que le dio la bienvenida a casa después de su hazaña olímpica, recibió un terreno de la municipalidad para crear un parque de BMX freestyle.

Vea a Giancarlos y Kenneth juntos:

Para el público espectador, esto parecía lo mínimo que se podía hacer por un héroe olímpico. Sin embargo, fue un nivel de apoyo inaudito para atletas como Kenneth y Giancarlos que, como la mayoría de los atletas de BMX freestyle, habían sido etiquetados por perder el tiempo o incluso fanáticos de la marihuana durante gran, parte de sus carreras.

“Él ha tenido ayuda, ahora sí, tiene patrocinadores”, dice su papá, Ademar Ramírez, quien, al igual que su esposa, es más conocido en Bijagua por su apodo, Mema. La pareja es dueña de Mema’s Pizza, una panadería y pizzería express, y me están hablando durante unos minutos que han podido sacar en medio de sus entregas nocturnas. «Pero sí al principio él tuvo que arañar el mundo realmente para poder subir».

Olivia and Ademar (front) with their children (standing, from left) Hairol, Giancarlos, and Kerlyn. Courtesy of Hairol Ramírez / El Colectivo 506

 

¿Talento? En primer lugar, la organización

Minor Monge del Instituto Costarricense de Recreación y Deporte (ICODER), explica que antes que cualquiera de los deportes o sectores que estamos destacando en nuestras crónicas de este mes: fútbol femenino, BMX freestyle, surf y los Juegos Paralímpicos / paratletas, puedan alcanzar prominencia, alguien tenía que crear una asociación para apoyar a los atletas en ese deporte. 

Una vez que se crean varias asociaciones, pueden unir fuerzas para formar una federación. Y las federaciones son las entidades que presionan por los recursos, posicionan a sus atletas ante el ICODER y el Comité Olímpico del país y, en general, permiten un flujo de atención y apoyo financiero al deporte que representan. 

Así que un talento extraordinario no puede simplemente surgir de la nada y atraer recursos como abeja a la miel. La cuidadosa planificación y representación organizacional es clave, comenta Minor.

Cortesía de Giancarlos Ramírez / El Colectivo 506

Minor me dice que si bien ICODER coordina acciones relacionadas con el deporte y la recreación en Costa Rica, no está a cargo: “ICODER tiene un rol de liderazgo, pero no de autoridad”. En cambio, el instituto tiene una junta que incluye los Ministerios de Deportes, Educación, Salud, junto con representantes de universidades, federaciones, el Comité Olímpico, el Comité Paralímpico, municipios y asociaciones de deportistas con discapacidad.

Además, este grupo debe luego coordinar con otras organizaciones, desde el Ministerio de Seguridad Pública hasta el Instituto de Desarrollo Rural.

“Hay cerca de 30 instituciones donde tenemos que interactuar”, explica Minor. En un mundo tan complejo, incluso un extraordinario talento en bruto necesita el respaldo de una organización para ser escuchado. Una vez que lo obtienen, eventualmente pueden acceder a los recursos de ICODER, como las subvenciones mensuales para atletas individuales (que se ofrecen a los atletas en todos los deportes, excepto el fútbol masculino), el gimnasio y el personal médico del instituto, y sus federaciones pueden acceder a una parte del presupuesto anual del instituto.

Oscar Ávila, presidente de la Federación Costarricense de Ciclismo, explica que hoy BMX freestyle tiene su propia asociación y, hace tres años, la asociación pasó a formar parte de la Federación de Ciclismo. Eso significa que la Asociación de BMX Freestyle tiene un asiento en el tablero de la Federación de Ciclismo y puede servir como una voz para el deporte al más alto nivel. 

Sin embargo, cuando Giancarlos, Kenneth y otros atletas estaban desarrollando sus habilidades, no tenían esta voz. Cuando ese es el caso, el apoyo debe venir de los comités deportivos municipales. Y en el caso de Giancarlos, no fue así. Su familia dice que él y ellos se acercaron a todas las asociaciones locales y comités municipales que se les ocurrieron, pero nadie estaba dispuesto a invertir en BMX freestyle. Su hermano Hairol explica que en Bijagua, tan cerca de la frontera con la Nicaragua amante del béisbol, el fútbol en realidad no es el rey. Los recursos locales también van al béisbol. En esta ciudad, como en todo el país y probablemente en la mayor parte del mundo, los deportes como BMX freestyle son atípicos.

Algunas personas “llegaron hasta a tratarlo de que era un mariguano, un drogadicto, por realizar esas actividades [atléticas], cuando realmente es una persona que nunca ha tenido vicios”, dice Hairol. “En el buen sentido de la palabra, se puede decir que él es necio… sí, muy disciplinado. Cuando viene acá rompe un poquillo la dieta, siempre viene y se va con unos kilitos de más, pero es muy disciplinado a la hora de comer, entrena día y noche. Eso ha ayudado a que él mejore y que suba».

Cortesía de Giancarlos Ramírez / El Colectivo 506

“Entre más madrugue usted, más rinde su día”, me instruye Giancarlos en Zoom desde su casa en Jacó, claramente disfrutando de la oportunidad de mostrar exactamente lo que implica su carrera. Explica que por lo general se levanta a las 5:30 am y, de lunes a viernes, está en el gimnasio a las 6:30 para una rutina de pesas, ya sea de brazos o piernas, o para correr o andar en bicicleta de montaña. Se dirige a casa, come algo de proteína, hace las tareas del hogar y los mandados —o entrevistas u otras tareas relacionadas con sus patrocinios y su carrera— y, después del almuerzo, entrena de 2 a 6 pm en el parque de patinaje. Apunta a acostarse a las 9 pm para empezar todo de nuevo la mañana siguiente.

Unos ejemplos de lo que trabaja en el parque:

Dice que muchas de las ventajas actuales en su carrera, incluidas las asociaciones con patrocinadores como Monster Energy, que le ha proporcionado un estipendio mensual de $ 100, se derivaron de una competencia crucial a la que asistió en 2017. Se había mudado a House of Dirt, un complejo de BMX y MTB en Atenas donde atletas prometedores como Giancarlos pueden trabajar, entrenar y vivir, y había sido invitado a los campeonatos latinoamericanos en México. Le mostró la invitación a su hermana Kerlyn, ella se la mostró al resto de su familia y juntos lograron reunir el dinero para el boleto de avión, el primero de Giancarlos. Si bien no tenía idea de cómo pagaría el alojamiento o la comida una vez que llegara, decidió hacerlo de todos modos. 

“Me faltaba plata pero dije, tengo que arriesgarme”, recuerda. “Allá, diay, las cosas saldrían bien. Fui a despedirme de mis papás y la gente de Bijagua habían hecho una recolecta y con ese dinero sí me alcanzaba. No sabía qué hacer, si llorar o qué. Mi bicicleta no era tan buena, había partes rotas pero las había soldado, y con esa plata hasta me alcanzó para comprar una parte nueva».

Olivia (Tey) y Aldemar (Mema), los padres de Giancarlos. Cortesía de Giancarlos Ramírez / El Colectivo 506

Giancarlos hizo el viaje («¡Nunca había viajado!, ni sabía por dónde entrar al aeropuerto (SJO), ¡si arriba o abajo!»). En el evento, ocupó el quinto lugar en América Latina. Más tarde ese año, en otro evento de México, quedó cuarto. Desde entonces, ha estado volando alto y pudo mudarse a Jacó para llevar su entrenamiento al siguiente nivel con Kenneth Tencio viviendo al lado. Sin embargo, tiene en cuenta su pueblo natal y, sobre todo, su familia.

“Ya mi hermana siempre me apoyaba demasiado, toda mi familia la verdad”, dice. “Siempre estoy muy agradecido con la gente de mi pueblo, siempre cuando hay fiestas allí, trato de llevar amigos para hacer trucos y contar sobre mi deporte”.

Mientras habla del trabajo necesario para obtener y gestionar patrocinios y, por supuesto, cultivar un seguimiento en las redes sociales, está claro que este hijo de la Pizza de Mema no solo es un deportista, sino también un emprendedor, como sus padres.

“Ya entré con otros patrocinadores nacionales, que es bueno lo nacional”, dice. “Ahorita que [BMX] se está dando más a conocer, la gente va a empezar a apoyar más. Pero sí hay que buscar más gente…Siempre apoyan mucho al fútbol y no apoyan mucho a otras cosas. Esas otras personas que practican ciclismo, si practican salto largo, skate, scooter, BMX; hay mucha gente con talento. Lo que pasa es que no se logra el apoyo». 

Giancarlos y Kenneth. Courtesía de Giancarlos Ramírez / El Colectivo 506

¿Qué sigue? El sueño: más parques

El presidente de la Federación de Ciclismo, Oscar Ávila, dice que los próximos pasos para facilitar el camino a los futuros ciclistas de BMX freestyle está claro: la inversión municipal en los parques de BMX. 

“Tenemos el talento. Simplemente no tenemos la infraestructura ”, dice. Mientras la Federación está trabajando en planes para crear una instalación de ciclismo independiente en Santa Ana, al oeste de San José en el Valle Central de Costa Rica, con pistas, un centro de alto rendimiento, senderos para ciclismo de montaña y parques para carreras de BMX y BMX freestyle, él dice que esto no sustituye a los parques municipales. 

Cuando se le pide que nombre un municipio que esté liderando el camino en este sentido, dice que realmente no se le ocurre ninguno. 

“Necesitamos a gobiernos locales, municipalidades, desarrollando freestyle en todos los parques locales. La Federación puede apoyar, puede desarrollar en conjunto, pero no tenemos los recursos ni económicos ni los de espacio para que la federación pueda desarrollar [sola]”, dice. «Si no tenemos un lugar donde practicarlo, a donde aprendan los jóvenes, estamos listos».

Hairol, hermano de Giancarlos, está de acuerdo en que el apoyo del comité deportivo de cada cantón es clave. En Bijagua, dice que los niños de hoy hacen lo que se llama calles de BMX, que básicamente significa usar lo que puedan encontrar: imagínese hacer parkour en una bicicleta, saltar de un riel aquí, una pendiente natural allá. Esto contribuye a la imagen de estos deportistas como «vagos» o drogadictos y, por supuesto, limita su crecimiento.

Mema, el padre de Giancarlos, se encoge de hombros ante la idea de que estos atletas sean adictos a las drogas. Lo contrario es cierto, dice: “Yo le diría a los padres y madres de familia que se involucren en los deportes que quieren llevar a cabo sus hijos… En cualquier deporte que se meta, los va a alejar de hacer cosas que nosotros no queremos y caminemos de la mano con ellos para que salgan adelante porque esas cosas alejarán a los niños de otras cosas que no queremos que hagan».

Giancarlos hoy mostrando uno de sus patrocinadores claves, Monster Energy. Cortesía Giancarlos Ramírez / El Colectivo 506

El propio Giancarlos sueña con clasificar para los Juegos Olímpicos de 2024 (“Vamos a entregar todo por el todo”, dice). También sueña con seguir los pasos de Kenneth de otra manera: creando un parque de patinaje en Bijagua o cerca de Upala, si puede encontrar socios para el proyecto. ¿Por qué? Porque ha aprendido que una vez que un deporte te atrapa, no debes resistirte.

“Mucha gente pasa trabajando y está bien, hay que pagar nuestra casa o sobrevivir”, dice, recordando el momento en que finalmente decidió que necesitaba dejar su trabajo diario y concentrarse en su entrenamiento a tiempo completo, “pero a veces hay muchas personas que no lo intentan, y toda su vida va a pasar preguntándose qué hubiera pasado. Hay que arriesgarse e ir tras de eso, hay que animarse….Va a terminar en su vida siempre siendo feliz, que siento que es lo más importante». 

Su madre, sonriendo y asintiendo con la cabeza junto a su padre en el sillón familiar en Bijagua, está claramente de acuerdo con esto. Incluso predice que algún día, pronto, abrirá los ojos.

“Va a llegar el momento que lo voy a ver en vivo”, dice doña Tey. «Cuando una está como más segura».

 

Katherine Stanley Obando
Katherine Stanley Obando
Katherine (Co-Fundadora y Editora) es periodista, editora y autora con 16 años de vivir en Costa Rica. Es también la co-fundadora de JumpStart Costa Rica y Costa Rica Corps, y autora de "Love in Translation." Katherine (Co-Founder and Editor) is a journalist, editor and author living in Costa Rica for the past 16 years. She is also the co-founder of JumpStart Costa Rica and Costa Rica Corps, and author of "Love in Translation."

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí