24.6 C
San Jose
jueves, mayo 23, 2024
InicioReciclajeAtenas: de la quema de la basura en el patio a la...

Atenas: de la quema de la basura en el patio a la conciencia ambiental

-

spot_img

El cantón de Atenas es considerado “el mejor clima del mundo”, producto de una publicación de la revista National Geographic en 1968, y es conocido por ser una comunidad diversa y moderna, atractiva para pensionados tanto nacionales como extranjeros. Sin embargo, hace menos de una década, el tema de los residuos sólidos era una mancha en esa reputación. La recolección de desechos sólidos se realizaba con una carreta y un chapulín, los cafetaleros vertían los desechos de café a los ríos y las viviendas contaban con un patio lo suficientemente amplio para quemar la basura en aquellos lugares donde el municipio no la recogía.

Esto contrastaba con nuestros vecinos del cantón de Grecia, ejemplo de buenas prácticas en materia de limpieza lo que les valió que en 1989 Grecia fue declarada “La ciudad más limpia de América Latina”. Esta distinción fue otorgada durante la reunión del capítulo latinoamericano de la Unión Internacional de Municipios y Poderes, en Cuenca (Ecuador) donde estuvieron presentes todos los países latinoamericanos.

Atenas se quedó atrás. Sin embargo, ese panorama empieza a cambiar en el año 2018, cuando la Municipalidad de Atenas inició con una matriz de proyectos en favor del ambiente, a partir de la gestión de los residuos sólidos, mediante la creación de la Unidad de Gestión Ambiental.

Ubicada en el occidente de la provincia de Alajuela, a 40 km de la capital, esta municipalidad finalmente está tomando muy en serio ampliar la recolección de residuos de forma integral. Atenas Ciudad Limpia despliega una serie de acciones puntuales en la recolección de residuos valorizables, residuos ordinarios, no tradicionales y de manejo especial como son las llantas.

La adquisición de equipo de recolección, el fortalecimiento de un centro de acopio y selección de materiales valorizables, ha producido una transformación en la perspectiva de los atenienses sobre la disposición final de los residuos sólidos.

Recientemente se incorporó la recolección de residuos de aparatos eléctricos, electrónicos y tecnológicos (RAEE). De esta manera se completa la esfera de la gestión integral de residuos para los 30 mil habitantes del territorio.
Pero ¿cómo se logró? Y ¿qué se ha aprendido que se podría aplicar a las muchas zonas de Costa Rica que todavía no ofrece estos servicios a sus poblaciones?

Camión recolector de material reciclable perteneciente a la Municipalidad de Atenas. Gilberto Luna Montero / El Colectivo 506

Recolección, parcial; reciclaje, cero

Hace cinco años, la recolección de desechos sólidos únicamente se ejecutaba en el centro de la ciudad y algunos barrios aledaños. El resto de la población debía resolver por sus propios medios. Por eso, los chapulines, las basuras en el río, y el quemado de basura fueron tan comunes alrededor del cantón.

Mientras tanto, toda la basura que sí se recogía, se llevaba a un basurero a cielo abierto ubicado a menos de dos kilómetros del centro de la ciudad. Ese basurero generaba contaminación para las comunidades aledañas, pues la basura se quemaba, se incrementaba la presencia de zopilotes, los malos olores y era constante la presencia de “buzos” (personas que buscaban algo útil entre los desechos) con el consiguiente peligro para su salud. No había ninguna opción municipal de reciclaje para reducir el flujo de desechos a ese basurero, o bien a los ríos, quemados y otros destinos en el resto del cantón.

El avance local obedeció en sus inicios a situaciones coyunturales, como la apertura de la Radial Atenas, cuando se inauguró la Ruta 27 en el 2010. Esto hizo que Atenas se quedará sin un lugar donde depositar su basura, pues la carretera atravesaba exactamente por el lugar donde existía el basurero a cielo abierto.

Esta circunstancia contribuyó a eliminar un foco de contaminación para las comunidades aledañas y obligó a la municipalidad a empezar a trasladar todos sus desechos fuera del cantón. En la actualidad, se debe coordinar el traslado de las 593,45 toneladas métricas mensuales que se producen al relleno los Mangos en Alajuela o a Miramar de Puntarenas.

Mientras tanto, un recurso de amparo ante la Sala Constitucional, de la Asociación de Desarrollo de Santa Eulalia, obligó al municipio a extender el servicio a todo el cantón en el año 2019. Este proceso ha sido paulatino.

Sin embargo, el cambio más importante empezó en el 2018, cuando la Municipalidad creó por primera vez una Unidad de Gestión Ambiental. De allí, y con el desarrollo de una nueva estrategia municipal, se empezó a generar un abordaje más completo, iniciando con la atracción de diversos aliados para aportar ideas y recursos al reciclaje en el cantón.

Miembros de la comunidad de Atenas realizan una limpieza de la Quebrada Azul. Gilberto Luna Montero / El Colectivo 506

Nuevos líderes, nuevas alianzas

La Municipalidad en su Plan Estratégico 2021-2025, acordó “Consolidar un ecosistema urbano recuperado, resiliente y sostenible, libre de tensiones ambientales por malas prácticas humanas y con capacidades institucionales y sociales para la protección del derecho de la población a un ambiente sano.”

El plan motivó a la municipalidad a empezar a trabajar con socios nuevos. Se forjaron alianzas con el Liceo de Atenas y su programa de Bachillerato Internacional; El Centro de Estudios para el Desarrollo Sostenible, conocido localmente como la Universidad de la Presa, ubicada en Los Ángeles, y que recibe una importante cantidad de estudiantes norteamericanos; y las asociaciones de desarrollo comunal, o ADI. También se incorporó a las Asociaciones Administradoras de Sistemas de Acueductos y Alcantarillados Comunales (ASADAS).

Además, dos jóvenes atenienses asumieron roles de liderazgo: Jeudy Ortiz, responsable de la Unidad de Gestión Ambiental de la Municipalidad de Atenas, y Jonathan Chaves Quesada, integrante de la Comisión Ambiental de los Altos de Naranjo San Isidro de Atenas (CAANSIA).

Otro actor importante presente en estos esfuerzos es la Comisión Nacional de Emergencias, que hace más de una década llamaba la atención al ayuntamiento local sobre la necesidad de desarrollar programas en favor del ambiente. Según la sección de la página web de la municipalidad dedicada al Comité Municipal de Emergencias, la Comisión, entre otras cosas, pedía “fomentar programas de educación ambiental y de uso del suelo con fines de construcción, para evitar la contaminación de los ríos y quebradas, con desechos sólidos y otros, así como establecer brigadas de vecinos para la limpieza y mantenimiento de los desagües y cauces de agua.”

A lo largo del trabajo, llegaron otros aliados fuera del cantón, como la Embajada de Israel. Esa entidad donó recipientes para la recolección de envases de vidrio y plástico, colocados en lugares estratégicos del cantón y que ha dado muy buenos resultados.

Instalaciones del centro de acopio de la municipalidad de Atenas. Gilberto Luna Montero / El Colectivo 506

Entonces, ¿qué se logró?

Según Jeudy Ortiz, Gestor Ambiental de la Municipalidad de Atenas, en seis años de labor, la Unidad de Gestión logró establecer rutas de recolección semanales en la mayoría de comunidades, y adquirir equipo automotor tanto para recolección de desechos sólidos, como para las tareas de recolección de desechos no tradicionales y valorizables.

En el último año el municipio invirtió de sus propios recursos aproximadamente ¢300 millones de colones en la adquisición de seis vehículos nuevos, para la asistencia de los recolectores en calles muy estrechas, muy confinadas.

Entonces, la matriz de gestión de residuos cuenta hoy con una flotilla moderna y analiza la posibilidad de adquirir un nuevo recolector, porque los que están en servicio, han llegado al final de su vida útil. El municipio no cuenta con los recursos de tal manera que tendrá que recurrir a un crédito para adquirirlo.

Los desechos revalorizables se llevan a un centro de valorización municipal que está anexo al Estadio Municipal. La municipalidad dota de insumos de capital, de vehículos y todos los requerimientos básicos para el funcionamiento de este centro como tal. A nivel del recurso humano del centro, se trabaja con la Asociación de Desarrollo Integral de San Isidro mediante un convenio, pero siempre liderado por la Municipalidad. El Centro de Reciclaje o Centro de Acopio de Recursos Valorizables, funciona mediante un convenio entre la Municipalidad de Atenas y la Asociación de Desarrollo Integral de San Isidro y está dirigido por un grupo de mujeres de la comunidad.

Ahora, Atenas cuenta con una calendarización de la recolección de material de reciclaje, desechos no tradicionales y las RAEE-TON, jornadas en las que se recolectan desechos electrónicos.

Se han incorporado estudiantes de centros educativos, voluntarios, el Comité Municipal de Emergencias y empresas locales.

Según el profesor Jonathan Salguero, a cargo de los estudiantes de Bachillerato Internacional del Liceo de Atenas, los jóvenes que toman parte en el RAEE-TON hacen una investigación previa sobre los efectos y repercusiones que tiene la tecnología tanto en el medio ambiente, como en la salud de las personas y los animales. La idea es no quedarse solamente en la recolección sino ir más allá, saber cómo se descomponen las piezas y demás componentes. Jonathan dice que resulta muy útil saber que el impacto que ellos están haciendo repercute también en el medio ambiente, y de paso crean un conciencia ambiental que les servirá a futuro.

El impacto en datos

Según Jeudy, para este año hay un incremento de recuperación del 4,7%. El cantón genera 593,45 toneladas y se recuperan en promedio 46 toneladas, cerca de un 8% de reciclados.

Agrega también que el 70% de la población está sumando a la iniciativa de separar y clasificar los residuos valorizables. ¿Y el 30% restante? Yeudy dice que está en transición, o no le ha llegado la información completa: le falta un poquito de concientización sobre la separación y clasificación de los residuos.La aspiración es que la educación ambiental en centros educativos cubra este tema.

El ayuntamiento cuenta con un sector de la población ya concientizada, con una cultura sostenible que se apunta al tema del reciclaje y ha bajado la incidencia de botaderos clandestinos o de botaderos de residuos sólidos en sitios no autorizados. En el último informe del Alcalde al Concejo Municipal se mencionan 194 de estos sitios eliminados, 21 campañas de residuos no tradicionales, recuperando 221.7 toneladas y para este año la RAEE-TON tendrá tres fechas en vez de una anual.

Actualmente se trabaja en no disponer los residuos en márgenes de calle, se amplió la recolección de residuos no tradicionales, en el manejo de residuos especiales como aceites y residuos electrónicos, así como las llantas en conjunto con el Ministerio de Salud, ante la alta incidencia de casos de dengue.

El aporte de San Isidro

En el distrito de San Isidro, en el año 2019 el camión municipal no pasaba por los Altos de Naranjo, su principal comunidad. Entonces el problema de la basura en ríos, cafetales y lotes baldíos era muy común. Sin embargo, ahora este distrito es un ejemplo de cómo las mejoras en el manejo de residuos, puede llevar a otras iniciativas en pro del ambiente, más allá del tema de la basura.

La presión comunal logró que el camión de la basura municipal recogiera los desechos sólidos. En principio, en la ASADA, funcionó una especie de centro de acopio de materiales valorizables. Las personas de San Isidro llevaban sus cosas allí durante seis meses hasta que la municipalidad desarrollara otras opciones para el reciclaje.

Estas actividades compartidas entre vecinos, y la sinergia con alianzas que se estaban creando en otras partes del cantón, llevaron a generar más impactos. Jonathan, líder de CAANSIA, también forma parte de la Asociación de Desarrollo Integral y de la ASADA de Altos de Naranjo. Él explica que con el apoyo de la Universidad de la Presa, lograron identificar una cantidad insospechada de animales que habitan en los sitios aledaños a las fuentes de agua en San Isidro, factor importante a tomar en cuenta en las labores de protección ambiental. Desde el año 2019 trabajan con temáticas ambientales y este año se han propuesto llevar adelante la iniciativa de “Asadas amigas” para trabajar en conjunto con grupos que tienen intereses en común.

Posteriormente, empezaron con campañas de reforestación en terrenos de dos ASADAS con árboles donados por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Se percataron de que las especies de árboles no eran aptas para ciertas zonas, entonces empezaron a investigar sobre árboles que tuviesen características climáticas, aptos para la altura de este territorio. A partir de ahí empezó un proceso de germinación de especies de árboles nativos y sembrando en las ASADAS, algunas especies en peligro de extinción, como sota caballo, guapinol, espavel, chirraca, caoba, lorito, tucuico e higuerones.

La Universidad Técnica Nacional (UTN), ha tomado parte con los estudiantes de gestión ambiental. Trabajan algunos proyectos con las ASADAS, con el énfasis puesto en que los estudiantes se involucren y conozcan la parte de educación ambiental que trabajan estas organizaciones.

Separando materiales en el centro de acopio de la municipalidad de Atenas. Gilberto Luna Montero / El Colectivo 506

Desafíos: ¿Qué se requiere para que el programa se mantenga?

¿Cuáles son las limitaciones que enfrenta esta iniciativa?

En primera instancia se requiere recursos financieros sostenibles en la línea de tiempo. El recurso financiero es fundamental en este proceso, porque es el que va a garantizar la sostenibilidad del sistema de recolección de residuos valorizables. Además, se requiere un promotor socio ambiental en todo momento, no ocasional, para que justamente sea la voz cantante desde la dimensión municipal. Y se requiere mucha voluntad política, que Atenas ha tenido durante este proceso—pero que no es garantizada.

Si se logran mantener estos factores, queda pendiente la tarea de concienciar a ese 30% de la población que todavía se resiste a separar los desechos, como una forma de proteger el ambiente. Para lograrlo se han intensificado las campañas de limpieza en espacios públicos y ríos, campañas de recolección de desechos no tradicionales y una divulgación constante de la recolección de materiales valorizables con presencia en las ferias que se realizan en el cantón.

Otro reto es lograr la estabilidad laboral de las personas que laboran en el centro de reciclaje municipal. Actualmente el proyecto funciona mediante un convenio con la Asociación de Desarrollo de San Isidro, liderado por mujeres contratadas por la Asociación y en ciertas épocas del año, como la navidad, cuando se incrementa la cantidad de material que llega a este lugar, se recurre al trabajo de personas voluntarias, y otras remuneradas, que se pagan con el ingreso por la venta de los materiales valorizables. Al consolidarse el proyecto, este personal podría integrarse a la planilla municipal.

A la hora de publicar este artículo, Atenas acaba de bienvenida a un nuevo gobierno municipal. El 1° de mayo, Máximo Chaves Ovares del Partido Progreso Social Democrático, el Concejo saliente, asumió sus funciones como el nuevo alcalde municipal, sustituyendo a Wilberth Aguilar Gatjens, del Partido Unidad Social Cristiana. Jeudy afirma que por su parte, la línea de trabajo será la misma, con algunos pequeños ajustes para atender el interés de las nuevas autoridades municipales. La inclusión de esta línea de trabajo en el Plan Estratégico 2021-2025 de la Municipalidad también lo dotará de cierta estabilidad en las políticas locales.

En una reunión donde consultamos al futuro alcalde sobre este tema, él prometió respaldar la labor de sus funcionarios en el área ambiental y de los jóvenes que desde la sociedad civil, han desarrollado una conciencia positiva en favor del ambiente.

“Nosotros no vamos a tocar lo que está bien”, indicó el futuro alcalde. “Pero haremos ajustes donde sea necesario”.

spot_img
Gilberto Luna Montero
Gilberto Luna Montero
Gilberto Luna Montero, Licenciado en periodismo por la UCR. Periodista en la Municipalidad de San José, Fiscal del Colegio de Periodistas de Costa Rica y corresponsal del Diario La Nación. Actualmente Director de la Revista Atenas y Global Media Digital. // Gilberto Luna Montero holds a journalism degree from the University of Costa Rica(UCR). Former journalist at the Municipality of San José, fiscal officer the Costa Rican Association of Journalists, and correspondent for La Nación. Today, Gilberto is the director of Atenas Magazine and Global Media Digital.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Subscribe to our newsletter