21.1 C
San Jose
jueves, mayo 23, 2024
InicioEsto ¿por qué no?Esto, ¿por qué no?: Convertir plástico en combustible

Esto, ¿por qué no?: Convertir plástico en combustible

-

spot_img

Costa Rica está tomando medidas importantes para reducir los plásticos de un solo uso, pero los desechos plásticos no se eliminarán en el corto plazo. Mientras tanto, ¿qué pasaría si Costa Rica pudiera convertir sus plásticos en combustible? ¿Y la tecnología actual para esta conversión cumple con la prueba REAL del periodismo de soluciones: una respuesta a un problema con evidencia de impacto, ideas que otros pueden aprender e implementar, y limitaciones o advertencias que podemos evitar?

Mientras continuamos con nuestra sección «Esto ¿por qué no?», que analiza los esfuerzos en otras latitudes que podrían ser aplicables a los desafíos de Costa Rica, analizamos la pirólisis, un método que se puede utilizar para el reciclaje químico de plástico.

El problema:

Podemos ver pasos positivos hacia la reducción de los residuos plásticos a nuestro alrededor, pero el escenario global sigue siendo espeluznante. De acuerdo a un informe del 2022 Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), si las tendencias actuales continúan, “la contaminación plástica aumentará junto con un aumento de casi tres veces en el uso de plásticos impulsado por el aumento de la población y los ingresos” para el año 2060. La producción, conversión y gestión de residuos de plásticos contribuye alrededor del 4% de los gases de efecto invernadero globales, y el impacto de la contaminación plástica en nuestros ríos y océanos, y de los microplásticos en la salud humana, están bien documentados. Mientras tanto, de los 11 mil millones de toneladas de plástico que el ser humano ha producido en nuestra historia, sólo el 9% ha sido reciclado, según la Revisión de tecnología del MIT. Claramente, la primera tarea es reducir la producción de plástico, pero ¿qué otras opciones existen para reutilizar una mayor cantidad del plástico que generamos?

Una respuesta:

Un artículo de 2022 En la revista Progress in Energy and Combustion Science de Dai, Zhou et al, extraído de ScienceDirect.com, explica que la pirólisis es un tipo de procesamiento termoquímico que se puede utilizar para calentar plásticos hasta que las moléculas se descompongan en un tipo de aceite. El proceso se realiza en ausencia de oxígeno, a diferencia de la incineración o gasificación, lo que significa “menos emisiones de CO2 y contaminantes tóxicos”. Y a diferencia de otros tipos de reciclaje, como la producción de madera plástica, algo que hemos relatado en nuestra edición, la pirólisis puede utilizar plásticos que no se pueden derretir ni remodelar, como bolsas de jugos, e incluso plásticos contaminados. Dicho de otra manera, «el reciclaje mecánico de PSW se ve obstaculizado por los altos requisitos de clasificación previa y la disminución de la calidad del producto en cada ciclo; el reciclaje químico puede abordar estos desafíos»:

Evidencia de impacto:

De acuerdo a un artículo de 2023 de GreenBiz, empresas privadas de todo el mundo están empezando a utilizar esta tecnología, incluidos gigantes como ExxonMobil. La historia detalla el impacto de Brightmark, una startup en Indiana, que ha procesado 2.000 toneladas de residuos y pretende utilizar el combustible resultante para la producción de plástico, logrando así una verdadera circularidad. La parte complicada, en términos de impacto ambiental, llega cuando el aceite se vende como combustible, como veremos más adelante.

Información que se puede adoptar:

Una empresa mencionada en el artículo de Greenbiz, LG Chem en Corea del Sur, está utilizando la pirólisis para procesar artículos de plástico y convertirlos en productos duros útiles para lograr una verdadera circularidad. La periodista Judith Lewis Mernit escribe: “La empresa se ha asociado con la empresa de eliminación de desechos marinos NETSPA para convertir redes de pesca y boyas en una sustancia llamada ‘aerogel’, un aislamiento superligero; Está previsto que su planta de pirólisis esté operativa cerca de Seúl en 2024”.

Limitaciones o advertencias a evitar:

El gran problema de la pirólisis, Lewis Mernit explica, surge cuando el petróleo de los plásticos procesados ​​se vende (y luego se quema) como combustible. “Un análisis realizado por la Fundación Minderoo, una organización filantrópica con sede en Australia centrada en el medio ambiente, calculó que de los aproximadamente 2 millones de toneladas de capacidad de reciclaje avanzada programada para entrar en funcionamiento durante los próximos cinco años, menos de medio millón de toneladas de este material en realidad se reciclarán nuevamente para convertirlos en productos de plástico. El resto de la producción se destina a propulsar aviones, camiones y otros medios de transporte pesado”, escribe. Los datos sugieren que esto es “peor para el clima que extraer nuevo crudo del suelo”. Es más, las emisiones derivadas del procesamiento de petróleo a base de plástico para convertirlo en combustible presentan riesgos extraordinarios para la salud.

¿Quién está trabajando en esto en Costa Rica y América Latina?

Al momento de publicación de esta historia, aún no nos hemos encontrado con empresas que utilicen pirólisis para el reciclaje químico de plástico en la región. La pirólisis se está utilizando en la biomasa mediante iniciativas regionales como un proyecto para convertir lodos de aguas residuales en biocarbón para la agricultura.

¿Tiene preguntas o ideas sobre la pirólisis de plásticos? ¿Las empresas costarricenses deberían explorar esta opción? ¿Qué opina? Escríbanos a [email protected] o vía WhatsApp al +506 8506-1506. Nuestra sección «Esto ¿por qué no?» son minihistorias que exploran prácticas e iniciativas que están logrando impacto en otros lugares, pero que aún no se han implementado ampliamente en Costa Rica. Como periodistas de soluciones, esperamos provocar y unirnos a conversaciones sobre el potencial local de estas prácticas… y tal vez generar ideas para futuras ediciones en profundidad de El Colectivo 506.

Lea más de nuestra edición “Reciclar cierra el círculo” aquí.

spot_img
Katherine Stanley Obando
Katherine Stanley Obando
Katherine (Co-Fundadora y Editora) es periodista, editora y autora con 16 años de vivir en Costa Rica. Es también la co-fundadora de JumpStart Costa Rica y Costa Rica Corps, y autora de "Love in Translation." Katherine (Co-Founder and Editor) is a journalist, editor and author living in Costa Rica for the past 16 years. She is also the co-founder of JumpStart Costa Rica and Costa Rica Corps, and author of "Love in Translation."

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Subscribe to our newsletter