La maternidad nos reclama en distintas etapas; hay tantas formas en que un niño nos puede jalar el pantalón, la manga de la blusa, el corazón. En este caso, fue el inicio de la adolescencia la que hizo que una madre—una periodista—volviera a mirar su apretada agenda, su agotadora rutina diaria, su vida en la ciudad. Soñó con el lugar donde había crecido. Quizá sea hora de tomarse un descanso de las noticias, pensó. Para poder pasar más tiempo con mi hija durante estos años críticos.

De regreso a casa en San Carlos, consumió las noticias locales más que nunca. Después de años en una dieta de informes nacionales, su enfoque se redujo y profundizó. Inevitablemente, hizo comentarios. Solo unos pocos, pensó, pero su hija los anotó todos, y los guardó como lo hacen nuestras hijas. 

Y entonces, un día, la adolescente por la que había retrocedido le dijo, con la franqueza incisiva que solo una joven de 13 años puede reunir: “Mamá, si tiene tantas ideas, ¿por qué no comienza su propio medio de comunicación? “

Hay tantas formas en que una niña nos puede jalar, y luego están las ocasiones en las que simplemente ordenan, dando un paso adelante con una confianza y una rectitud que nos deja sin aliento, demostrando que nos conocen mejor de lo que nos conocemos a nosotras mismas. De esa manera, un medio de comunicación se convirtió en un referente para muchos otros. Una periodista y empresaria se convirtió en una persona a la que otros recurrirían mientras la seguían. Precisamente así, una madre se convirtió, una vez más, en periodista, o mejor dicho, reconoció el corazón que nunca había dejado de latir.

Texto de Katherine Stanley Obando, inspirado en la historia de Marcela Delgado, quien dice que parte de la inspiración para el medio de comunicación que fundó, San Carlos Digital, provino de un comentario de su hija de entonces 13 años. Nuestra columna semanal Media Naranja cuenta breves historias de amor con un toque costarricense. Durante nuestra edición de septiembre, “Infodemia”, se centran en el amor de los periodistas por su oficio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here