¡Adelante fuerte!

Esta serie fue creada por Katherine Stanley Obando y Mónica Quesada Cordero, con información adicional de Mayela López y Thomas Enderlin. Séptima parte de nuestra serie sobre turismo rural comunitario en Costa Rica. Lea el número completo, “Camino al Andar”, aquí.

 

“Una campaña como ‘Vamos a Turistear’ no sirve de nada si, al final, llegas y el negocio está cerrado”. 

“Los emprendedores necesitamos soluciones ya”.

“No tenemos otra opción para sobrevivir en las comunidades rurales”.

Al final, la sensación que se tiene después de un mes de hablar con empresarios de turismo rural en Costa Rica, a través de comentarios como estos de Luis Diego Madrigal, Margarita Bottazzi y Donald Varela, respectivamente, es la de un cansado empujar que no puede parar. Se deben facturas, los préstamos están atrasados, el estrés aumenta y las respuestas del gobierno, como las que detallamos en el artículo de ayer, son demasiado lentas y parciales, dicen. Pero incluso un año de pandemia mundial no ha podido inducirlos a alejarse de los años y décadas que han invertido en lo que, en muchos casos, es el único camino económico para permanecer en las pequeñas comunidades que aman.

Entonces, cuando llegó la presión en marzo del 2020, estos emprendedores se volvieron creativos. Al enfrentar la pérdida de ingresos, el hambre y las amenazas ambientales a sus ecosistemas básicos debido al regreso a las prácticas extractivas como la caza y la tala, tuvieron que resolverlo por sí mismos.

¿Cómo lo hicieron? ¿Y seguirán siendo valiosos los beneficios de las soluciones que han implementado cuando el COVID-19 sea solo un recuerdo terrible?

 

Nuevas formas de ganar

En entrevista tras entrevista, los empresarios del turismo rural, así como otras entidades dependientes del turismo, como muchas de las organizaciones comunitarias y sin fines de lucro del país, informan que encontraron formas de diversificar sus ingresos durante la pandemia. Esto tomó una variedad de formas. Para algunos, fue tan simple como volver a sus raíces.

Eida Fletes, propietaria de Jacana Rey Tours, es la encargada del Tour del Palmito y Tour Nocturno de Insectos en Caminos de Osa. Ella indica algo mencionado por muchos emprendedores: un regreso a la agricultura.

”Somos productoras, lo que éramos antes de ser empresarias”, dijo Eida a la periodista Mayela López. “Nacimos productoras. Nos enseñaron a sembrar arroz, frijoles, cortar yuca. Ahora producimos más de lo que nos comemos, antes compraba algunas cosas, ahora más bien las vendemos. Nosotros nos hemos vuelto innovadores, hacemos condimentos, pasta de ajo, chileras para vender. También hago pan, galletas, cajetas”.

Eida Fletes muestra cómo se extrae el corazón de la palma en La Palma, Península de Osa, Puntarenas. Mayela López/El Colectivo 506

Otras comunidades también regresaron a sus raíces a través de un resurgimiento del trueque, que solía ser común en Costa Rica. Esto varió desde intercambios informales entre vecinos hasta programas más formales, como el que surgió en la famosa comunidad de turismo en la selva tropical de Monteverde.

“Continuamos pagando a nuestros voluntarios con cupones que pueden usar en una variedad de pulperías para comprar productos o pagar facturas de servicios públicos”, nos dice Sue Gabrielson de Monteverde Friends School; como informamos durante nuestra edición de educación en marzo, MFS implementó varias formas para que las familias dependientes del turismo cuyos niños están inscritos en la escuela obtengan sus pagos de matrícula y también alimentos y otras necesidades. A través de asociaciones con organizaciones sin fines de lucro como CORCLIMA o el Instituto Monteverde, los padres podrían ganar dinero mediante la plantación de árboles y otros trabajos de conservación. Ella menciona que la comunidad de Monteverde incluso creó Verdes, una moneda alternativa que permite a los miembros de la comunidad acumular tiempo en productos comunitarios y gastarlo en servicios y bienes.

Las comunidades aledañas al Río Celeste, en el norte de Costa Rica, se unieron para generar ingresos para las empresas turísticas afiliadas a la Cámara de Turismo de Río Celeste, o CATURI. El programa Forest Stewards de la cámara, lanzado en octubre de 2020, ha recaudado $4,800 para proporcionar ingresos complementarios de emergencia a sus afiliados, pero ofrece varias vías para acceder a esos estipendios: protección de los bosques en una propiedad, trabajo para monitorear la vida silvestre en el área, o incluso participando en proyectos comunitarios. 

Tanto en Monteverde como en la región de Río Celeste, el enfoque era claro: en tiempos de recursos extremadamente limitados, cada dólar debe llegar más lejos. Si los miembros de la comunidad que están sin trabajo o sin visitantes pueden ganar alimentos para sus familias a través de proyectos de conservación, se puede proteger el medio ambiente que impulsa el turismo rural y se puede evitar el hambre.

Miembros de la comunidad de Monteverde trabajan construyendo aceras a cambio de el pago de la mensualidad de sus hijos en el Monteverde Friends School. Cortesía de CORCLIMA / El Colectivo 506

Encontrar formas de mantener a los guías en marcha

Otros dos esfuerzos similares se centraron en los guías turísticos, un grupo particularmente vulnerable. Carlos Víquez — quien dice preferir que se le llamen por su apodo, “Pika” —es el director de Herencia Verde, una Sociedad Anónima turística que se especializa en llevar a cabo grupos para participar en proyectos sociales y ambientales. Al inicio de la pandemia, se encontró con proyectos sin fondos y voluntarios, y guías independientes que se acercaron a la empresa con necesidades urgentes.

“Había unos guías que llegaron a un momento donde ni podrían comprar arroz”, recuerda. “Del fondo que teníamos para ayudar a todos los proyectos, decidimos crear un sub-fondo, el Fondo COVID… Después de unas semanas cuando ya el COVID se salió de control, empezamos con las ayudas de las guías. Algunos tienen hijos, otros no, otros tenían deudas. Había que sentarnos con cada uno” a valorar sus necesidades.  

En los meses posteriores, Herencia Verde desarrolló diferentes tareas que los guías podían realizar, como generar videos desde el campo para el sitio web de la empresa.

“Fue como una excusa, una razón más” para darles el estipendio, dice Pika. “Les hicimos eso dos veces para que se lo ganaran, para que no sintieran que nada más tenían que poner la mano.” 

Fotografía tomada del Facebook de Herencia Verde. La leyenda dice: “Para nosotros son amigos, esa segunda familia que creamos trabajando, compartiendo giras, momentos únicos y trasmitiendo lo bello que es nuestro país.
Un orgullo como empresa contar con ustedes: un grupo sólido, consolidado, preparado, responsable y comprometido desde hace muchos años… Son los que se levantan de primero y se acuestan de último, los que estando cansados, motivan!”. Publicado el 27 de enero del 2021.

En total, calcula que Herencia Verde gastó aproximadamente $10,000 para apoyar a 18 guías durante el año pasado. Dice que, si bien el futuro de su propia empresa no es nada seguro (cree que podría tener que cerrar durante unos meses a fines de 2021 con la esperanza de reabrir con fuerza a principios de 2022), absolutamente quiere continuar promoviendo este tipo de camaradería y apoyo entre los trabajadores del turismo, ya sea que cobren un sueldo o no; Si bien la pandemia ha sido un ejemplo extremo, la inestabilidad de los ingresos no es nada nuevo para el sector del turismo rural, en particular para los trabajadores independientes como los guías. Al igual que otros líderes de esta historia que han generado flujos de ingresos alternativos durante la crisis, Pika dice que de alguna manera, debe encontrar una manera de continuar con este programa en el futuro.

Si bien el apoyo monetario fue fundamental, Pika argumenta que el apoyo social generado entre el grupo de guías, que no solo recibieron ayuda sino que también se ofrecieron para ayudarse mutuamente cuando surgieron las crisis, fue igualmente valioso. 

“Ha sido difícil verlos tan tristes, pero también ha sido muy bueno verlos reirse, cada vez que nos reunimos por Zoom y comienzan a joder, a bromear”, dice Pika. “Ese ratito que estamos juntos, se vuelve a salir ese cariño y amor que hay entre ellos. Eso nos llena muchísimo. Entre ellos mismos se están apoyando ”.

En lo que sin duda es el destino de ecoturismo más famoso de Costa Rica, la salvaje Península de Osa, la guía de naturaleza Rebeca Quirós se encontró luchando por obtener recursos para la comunidad de guías de naturaleza por una razón aún más dramática. Una emergencia ambiental en abril, cuando los lugareños comenzaron a organizar grupos para ir al famoso Parque Nacional Corcovado a cazar vida silvestre, hizo que Rebeca entrara en acción. Como se menciona en la historia del viernes, de repente encontró a hombres en motocicletas cargando sacos llenos de animales muertos afuera de su casa en la comunidad de Bahía Drake, una base popular para las exploraciones de Corcovado.

Fotografía tomada del Facebook de AGUINADRA, la leyenda dice “Ayer tuvimos una hermosa reunión con la visita de la señora Ann Becker a quien apreciamos profundamente, pues fue con su ayuda que iniciamos la campaña para recolectar dinero y poder entregar comida a guías y otras personas que perdieron sus trabajos debido a la pandemia.
No sólo fue el dinero, fue también el hecho de trabajar juntos como gremio por el bienestar de nuestro pueblo, el vernos todos como iguales y tratar de ayudarnos y el habernos demostrado a nosotros mismos las grandes capacidades que tenemos para desarrollar proyectos y que podemos lograr grandes cosas juntos.” Publicada el 27 de abril del 2021.

En ese momento, Rebeca y AGUINADRA ya habían estado recaudando fondos de emergencia para alimentar a las familias de Bahía Drake en asociación con Travel with Ann Experiential, la iniciativa de la estadounidense Ann Becker, quien desde hace mucho tiempo organiza viajes internacionales a comunidades costarricenses, incluida Drake Bay. Al igual que Pika Víquez en Herencia Verde, Rebeca había encontrado formas de involucrar a los miembros de la comunidad para que se ganaran el apoyo que recibían mediante la limpieza de playas y otros proyectos. Pero la crisis ambiental hizo que creara un camino más permanente de ingresos para los miembros de la comunidad.

AGUINADRA creó el Comité de Vigilancia de Recursos Naturales, o COVIRENAS, que ofrece un estipendio mensual a los voluntarios para patrullar y proteger el parque. Recaudó fondos para esos estipendios más los suministros y el transporte que necesitarían los guías voluntarios, y continuó ofreciendo alimentos a las familias con la esperanza de reducir la caza furtiva. Hasta la fecha, las campañas de AGUINADRA han recaudado más de $16,000 para ejecutar COVIRENAS y distribuir más de 300 canastas de alimentos durante la pandemia. 

“Yo decía a mis compañeros, la vida no es así. No es nada más poner la mano y ya. La gente tiene que ganárselo. La gente tiene que aportar algo en la comunidad ”, recuerda Rebeca. “Y de hecho, varios compañeros de mi junta directiva dijeron, ‘Eso no va a funcionar.’ Pero yo dije… nada perdemos con intentarlo ”. 

“¡Y fue un éxito!” nos cuenta. “Logramos hacer tantas cosas”.

 

Conexiones internacionales

Estas medidas de emergencia, diseñadas e implementadas sobre la marcha durante la pandemia por empresarios y organizaciones sin fines de lucro, tienen algo en común: relaciones sólidas y preexistentes entre los empresarios de una comunidad determinada y entre esas comunidades y redes nacionales o internacionales. Una organización local muy unida por grupos como la Asociación Caminos de Osa, AGUINADRA o CATURI, y los vínculos con un operador turístico nacional o donantes, a menudo marcan la diferencia entre la supervivencia y el cierre.

“Gracias a Dios y a Horizontes que nos mandó gente ese año”, dice Eida Fletes, de Osa, refiriéndose a la empresa Horizontes Nature Tours y su brazo filantrópico, Fundación Horizontes, que han sido una parte integral del proyecto turístico, conectándolo con el mercado internacional y ayudando a los emprendedores locales a mantener los estándares que ese mercado requiere. Miembros del Camino de Costa Rica, apoyado por la Asociación Mar a Mar, también nos hablaron sobre la importancia de es enlace y los beneficios a nivel de promoción.

Herencia Verde, la empresa dirigida por Carlos “Pika” Víquez que ayudó a 18 guías para sobrevivir a la pandemia, es una empresa hermana de EcoTeach, basada en Seattle. Pika indicó que aunque los ahorros de Herencia Verde fueron la clave para poder sostener sus proyectos sociales y ambientales, el apoyo de la fundación hermana de EcoTeach fue esencial también. 

Mientras tanto, CATURI, hogar de Forest Stewards, y AGUINADRA, creadora del proyecto COVIRENAS, recaudaron fondos de donantes en Costa Rica y en el extranjero a través de Amigos of Costa RIca, una organización sin fines de lucro estadounidense que recibe donaciones en nombre de más de 100 organizaciones sin fines de lucro en Costa Rica. CATURI, AGUINADRA y muchas otras organizaciones turísticas recurrieron a sus conexiones con antiguos visitantes y otros amigos de sus comunidades cercanas y lejanas para que sus programas de estipendios funcionen.

Emily Arnold es la directora ejecutiva de la organización y dice que cree que las nuevas conexiones forjadas durante la pandemia entre el apoyo filantrópico y el turismo rural llegaron para quedarse.

Caminantes recorriendo El Camino de Costa Rica, una organización que también forma parte de Amigos de Costa Rica. Thomas Enderlin / El Colectivo 506

“La filantropía es el producto turístico que no estamos ofreciendo”, dice. Lo especial de la filantropía es que le da al turista la oportunidad de retribuir y ser parte del equipo, una parte de la comunidad. Cuando creamos una relación en la que no son solo un cliente, en la que son parte de la creación de soluciones a nivel de la comunidad, la relación cambia. Lleva al turista de un extraño a un miembro más de la comunidad … Mucha gente quiere poder cruzar esa línea”.

Los afiliados de Amigos recaudaron $4.2 millones en el 2020, incluido más de $1 millón para esfuerzos relacionados con COVID, incluidas las campañas creadas por AGUINADRA y Forest Stewards: afiliados de Amigos que descubrieron que las personas que los habían visitado como clientes de guías turísticos o huéspedes del hotel estaban ansiosos por apoyar a los emprendedores durante la “Temporada Cero”.

“Para mí, esa es realmente la lección perdurable que aprendí” en la pandemia, agrega Emily. “Las interacciones que estamos teniendo con las personas que vienen y exploran Costa Rica: sí, son clientes [turísticos]. Pero debido a la amabilidad de los Ticos, por la increíble belleza de la naturaleza y la cultura, la gente quiere ser más que un visitante en un país que no es el suyo. Quieren volverse costarricenses un poquito, aunque sea solo por un día, o por una contribución a un proyecto. La filantropía es la forma en que podemos dar ese paso para profundizar la relación”.

 

Adelante fuerte

Hemos publicado muchas palabras este mes sobre turismo rural, pero empezamos con solo dos: una frase gritada en un río, con urgencia, en el calor del momento. Una frase que, en una balsa de aguas bravas, hace que los aventureros durante un día caven profundo y remen con todas sus fuerzas para no volcar y hundirse, aunque sea brevemente. 

“¡Adelante fuerte!” gritan. 

Desde la orilla del río Pacuare donde la familia Obando inicia su propia nueva aventura con su propio negocio luego de décadas trabajando con Ríos Tropicales de Rafa Gallo; a la playa de Limón, las montañas de Talamanca y los senderos del Pacífico Central donde la hermandad de costa a costa de los empresarios de El Camino de Costa Rica busca atraer a los excursionistas a la vida rural; a los bosques tropicales del Río Celeste y Monteverde; a Caminos de Osa en el sur, una encuesta de turismo rural muestra a un emprendedor tras otro, resuelto a continuar a pesar de las probabilidades.

Al final, solo ellos entienden cómo es que encuentran las agallas para seguir adelante, día tras día. Es por eso que les entregamos nuestra edición de mayo por completo, publicando un mes completo las columnas, ensayos fotográficos, piezas personales y más, creados en conjunto con miembros de las comunidades rurales de Costa Rica. Durante las próximas cuatro semanas, nuestra nueva organización de medios les pertenece.

“Las cosas más bonitas las hemos vivido en los momentos más tristes”, dice Pika Víquez. “Es cuando más hemos visto la humanidad de las personas. Ya no pienso en Herencia Verde ni EcoTeach. Pienso en el gremio. Veo a los colegas que están sufriendo montones, que no han recibido ayuda de otras empresas … es muy doloroso que otras empresas hayan, no sé si los han abandonado o no, pero uno escucha cada cosa. “

Como muchos de sus compañeros, dice que la pregunta no es si seguir en la senda del turismo rural, que simplemente está en su sangre. 

“La pregunta es siempre, ¿cómo lo hacemos?” 

Una vista de las montañas de Talamanca desde el recorrido de El Camino de Costa Rica. Thomas Enderlin / El Colectivo 506

Katherine Stanley Obando
Katherine (Co-Fundadora y Editora) es periodista, editora y autora con 16 años de vivir en Costa Rica. Es también la co-fundadora de JumpStart Costa Rica y Costa Rica Corps, y autora de "Love in Translation." Katherine (Co-Founder and Editor) is a journalist, editor and author living in Costa Rica for the past 16 years. She is also the co-founder of JumpStart Costa Rica and Costa Rica Corps, and author of "Love in Translation."