La naturaleza nos sostiene. Es nuestra casa, nuestra cultura, nuestro sentido de ser, de existir y nuestro alimento. Esa es la relación que tenemos las personas Bribri con la naturaleza.

Venimos de la naturaleza y en ella nos vamos. Esto ha sido así desde el principio de nuestra historia. Las sociedades no Bribris luego inventaron sus leyes y modos de vida y nosotros nos hemos ido adaptando, siempre desde la verdad de quienes somos, de dónde venimos y para qué hemos venido. Entonces la importancia histórica del vínculo entre nosotros y la naturaleza es el compromiso inalienable con la vida.

Para cuidar de la naturaleza, nosotros los Bribri primero la observamos, después la respetamos y mantenemos como nos fue dada, porque solo así nos retribuirá todo lo que necesitamos. Lo hacemos cuidando que nuestras actividades no la alteren, así, por ejemplo, cultivamos sin químicos, le mantenemos la vida que en ella habita, con agroforestería (por niveles) o asociación y rotación de cultivos, así, promovemos la vida, la abundancia, para que nos comparta y nos de. Cuidamos de no alterar la naturaleza, entonces no permitimos instalaciones eléctricas, ni caminos que alteren su dinámica, su curso natural, ni su vibración. La naturaleza no es solo nuestra casa, ni nuestra fuente, es la casa y fuente de muchas otras formas de vida.

Comunidad de Yorkín, Territorio Indígena Bribri, Talamanca. Cortesía de Stibrawpa / El Colectivo 506

Esta relación de respeto y cuido de la naturaleza tiene un impacto directo en producir más vida. Vemos como eso ocurre al mirar nuestro suelo, en nuestro bosque, en la presencia de otras vidas en él e incluso en la presencia de vida en las aguas del Scui que baña nuestras tierras—un afluente del río Yorkin que divide Costa Rica y Panamá. Allí aún se registran especies, que están extintas en otros ríos porque han sido alterados por el uso de agroquímicos.

Puente sobre el río Tsui o Scui en la comunidad de Yorkin, pueblo indígena Bribri. Mónica Quesada Cordero / El Colectivo 506

Nuestro deseo es que las personas no Bribris puedan aprender a reconocerse como parte del todo y a partir de allí comprender la lógica de la vida, como lo hacemos nosotros los Bribri. Sólo así todos vamos a hacer nuestra parte. Todos estamos integrados y si una parte no aporta el ciclo se rompe. Y si ese ciclo se rompe, afectará a todos los seres vivos que habitamos la tierra, es importante sostener el equilibrio que mantiene el flujo de la vida y así traer más vida a los ríos, a los bosques, a nuestro ser

Queremos que muchas personas sepan que existen maneras de aportar al equilibrio de la vida, tal como lo hacemos nosotros. Con nuestra mirada sobre la naturaleza y con nuestras actividades económicas que no entran en contradicción con la naturaleza. Nosotros cultivamos sin químicos, sin alterar la microbiología del suelo que aporta al desarrollo de las plantas y mineralización de sus frutos que luego nos comemos. Sin alterar la vida del suelo, que es el primer eslabón de la cadena trófica. Sin alterar el flujo de la vida y sin alterar la vibración que ésta ocupa en el espacio tiempo.

Ustedes que hoy leen nuestras palabras, pueden apoyar nuestra labor y darle valor divulgando nuestro quehacer. Pueden hacerlo visitándonos, o bien, contribuyendo con sus donaciones a la sostenibilidad de nuestro proyecto de autoabastecimiento o soberanía alimentaria que re-lanzaremos en junio del 2020. Este proyecto nos permitió comprar animales de corral como cabras y gallinas para autoconsumo, forraje, así como montar encierros y huertos. El siguiente paso es lograr la maquinaria que nos permitirá transformar y comercializar nuestras cosechas produciendo harina de banano orgánica, arroz orgánico, harina de plátano, entre otros.

Bernarda Morales fundadora de la Asociación Indígena Stibrawpa, Comunidad de Yorkin. Cortesía Asociación Stibrawpa / El Colectivo 506

La Asociación Stibrawpa nace en el año 1992, fundada por tres mujeres indígena Bribri de la comunidad de Yorkín, en la frontera entre Costa Rica y Panamá. Ellas querían salvar sus tradiciones y su territorio. Desde entonces la asociación ha crecido y hoy cuenta con 54 asociados que protegen el bosque lluvioso que comparten con los visitantes. El turismo ha generado empleo e ingresos económicos a Yorkin, pero el trabajo de la asociación también ha permitido reivindicar las prácticas agroecológicas o agroforestales que son parte intrínseca de su cultura e identidad. Para aprender cómo coordinar una visita o donar a la asociación, les invitamos a visitar su página de Facebook. También puede realizar una donación a la Asociación Stibrawpa su página en Amigos of Costa Rica, una entidad que representa a más de 100 organizaciones sin fines de lucro alrededor de Costa Rica.

Los reportajes creados bajo la autoría “Directorio 506” son un esfuerzo conjunto entre el equipo editorial de El Colectivo 506 y los emprendedores y organizaciones que participan en nuestro directorio nacional de turismo rural. Este reportaje fue creado gracias a los comentarios de Bernarda Morales, fundadora de Stibrawpa quien interpreta el sentir de los asociados. Agradecemos a Natalia López Espinoza, quien facilitó estos insumos. Natalia es periodista independiente especializada en agroecología, colaboradora de Cross Cultural Bridges, Costa Rica. Para más información sobre el Directorio 506, envíe un mensaje de WhatsApp al 8506-1506 o envíe un correo: [email protected].

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here