14.1 C
San Jose
viernes, septiembre 17, 2021
InicioSoJo ExchangeLas comunidades costeras del Golfo de México están resolviendo su propia crisis...

Las comunidades costeras del Golfo de México están resolviendo su propia crisis de inundaciones. Podría ser un modelo para muchas ciudades.

-

Por Greta Moran, Grist, 7 de Mayo, 2021

Nuestro equipo de El Colectivo 506 se enorgullece de trabajar con el Solutions Journalism Network en la edición de este mes, “Tormentas Maestras”, centrada en los reportajes de periodistas locales sobre las experiencias de sus propias comunidades con emergencias como tormentas e inundaciones. Como parte del Solutions Journalism Exchange, que promueve la republicación de destacados reportajes de periodismo de soluciones en todo el mundo, estamos compartiendo notas a lo largo del mes que están relacionadas con las historias de respuesta a emergencias de Costa Rica en nuestra edición actual. Para empezar, les compartimos esta historia por Greta Moran, escritora colaboradora de The Grist, como parte de una serie publicada en ese medio sobre ciudades sostenibles.

Las comunidades costeras de Luisiana, EEUU, han visto cómo su tierra desaparece constantemente durante generaciones. Cada hora y media, un humedal equivalente a un campo de fútbol se desintegra en el Golfo de México o el río Mississippi, una de las peores crisis de pérdida de tierras en el mundo. El estado está trabajando para atender el problema con un $50 billion Plan Maestro Costero que invertirá $50 mil millones, en un plazo de 50 años, para reestructurar y restaurar la línea costera. Pero este ambicioso esfuerzo solo puede llegar hasta cierto punto. El agua engullirá más tierra de la que jamás podrían restaurar los hidrólogos e ingenieros.

Incluso con el Plan Maestro Costero, vastas franjas de la costa se perderán en las próximas décadas y estarán aún más en riesgo de inundaciones por más de 16 pies de agua. Esto plantea preguntas abrumadoras: ¿Cómo puede la gente de la costa de Luisiana adaptarse a una pérdida inevitable? ¿Cómo pueden tomar una decisión informada entre mudarse o quedarse en tierra que se hunde y que ha nutrido a generaciones de personas, culturas y medios de vida?

Para responder a esto, Louisiana participó en un proceso de toma de decisiones único facilitado por líderes comunitarios y dirigido por miles de personas que enfrentan estas opciones. Los funcionarios estatales reclutaron a la Foundation for Louisiana, una organización sin fines de lucro de justicia racial y de género, para crear Adaptaciones estratégicas de Louisiana para entornos futuros (LA SAFE por sus siglas en inglés). La idea era brindar a los residentes de la Costa del Golfo información honesta sobre el alcance de la amenaza e invitarlos a idear soluciones que aborden sus necesidades específicas. “Tomamos las decisiones. Decidimos los proyectos ”, dice Darilyn Turner, residente de toda la vida del condado (parish) de Plaquemines que dirige el Centro Cooperativo de Viajeros Zion. “Fue algo hecho por la gente”

Esas soluciones aumentan los proyectos de infraestructura prácticos del Plan Maestro Costero. Muchos de ellos, que van desde la ampliación de los servicios de salud mental hasta viviendas asequibles diseñadas para resistir inundaciones y tormentas, están en marcha. El enfoque innovador para desarrollarlos se basó en una idea simple, pero profunda: confiar en las comunidades para saber lo que necesitan, invitarlas a que te lo cuenten y brindar el apoyo para que esto suceda.

Aunque el esfuerzo se centró en las zonas rurales de la Costa del Golfo, es un modelo que puede servir a comunidades de todos los tamaños, desde pequeñas ciudades hasta las principales áreas metropolitanas. El proceso LA SAFE muestra cómo los gobiernos a cualquier nivel pueden integrar significativamente a las comunidades de primera línea en la planificación climática, yendo más allá de simplemente pedirles a los residentes sus perspectivas, para finalmente darles la autoridad y los recursos para decidir el mejor camino a seguir. Esto difiere de la mayoría de los procesos gubernamentales donde se escuchan los puntos de vista de una pequeña muestra de grupos afectados, a menudo a través de audiencias públicas y períodos de comentarios públicos, pero no necesariamente se les presta atención, y mucho menos se adoptan las sugerencias.

Cambiar esta dinámica convencional será esencial a medida que la administración de Biden, junto con los estados y ciudades, se comprometan a abordar el cambio climático y la justicia ambiental. Las comunidades más afectadas por estas dos crisis han luchado durante mucho tiempo por soluciones, incluso cuando históricamente han sido subestimadas, si no ignoradas, en los procesos gubernamentales. El profundo nivel de participación comunitaria del programa LA SAFE ofrece una nueva forma de avanzar al darles a los residentes voz en las decisiones que los afectan y desarrollar soluciones particulares para sus necesidades culturales, económicas y ambientales específicas.

“Tienes la capacidad de controlar cómo se ve tu futuro”

La constante erosión de Luisiana amenaza la existencia de muchas ciudades. La población de algunas comunidades(llamadas Parish o parroquias, que son equivalentes a los condados) ya está disminuyendo. “Las personas que residen en esas comunidades costeras están perdiendo su identidad cultural y normas sociales”, dice Angela Chalk, residente de Nueva Orleans y fundadora de Healthy Community Services, una organización sin fines de lucro. “Las familias más jóvenes se están mudando”. La decisión de quedarse o irse — , asumiendo que tienen los recursos para que eso sea una elección, es una prioridad en la mente de muchas personas. Luego está la cuestión de qué necesitan para sobrevivir y llevar una vida buena y feliz.

Para responder a esas preguntas, LA SAFE pasó la mayor parte de 2017 organizando 71 reuniones que atrajeron a casi 3,000 residentes de las comunidades de Jefferson Parish, Lafourche Parish, Plaquemines Parish, St. John the Baptist Parish, Terrebonne Parish y St. Tammany Parish para discutir sus necesidades ecológicas, económicas, culturales e incluso necesidades de salud mental. Todos hablaron con franqueza sobre la amenaza existencial que representa la pérdida de tierras, algo que los organizadores subrayaron con mapas que muestran cuánta costa se perderá en varios períodos de tiempo, incluso con el Plan Maestro Costero implementado.

“Fue la primera vez que alguien de nuestra comunidad se acercó a nosotros y nos dijo que no iba a estar bien”, dice Jonathan Foret, residente de Terrebonne Parish y director ejecutivo del South Louisiana Wetlands Discovery Center. En lugar de dejarlo resignado, el proceso brindó una medida de esperanza al mostrarles a las personas que tienen opciones, especialmente si trabajan juntas. “Tienes la capacidad de controlar cómo se ve tu futuro”, dice. “Si no lo planifica, la madre naturaleza tomará esas decisiones”.

LA SAFE facilitó al máximo la participación. Ofrecieron estipendios a quienes dirigieron las reuniones, brindaron cuidado de niños y ayudaron con el transporte. Los traductores pusieron la información a disposición en vietnamita, camboyano y español. Los organizadores se propusieron celebrar reuniones por las noches y los fines de semana para que los trabajadores pudieran asistir y ofrecieron comidas calientes. Para alentar a las personas a hablar libremente, los líderes comunitarios de confianza actuaron como anfitriones de la mesa, dirigieron pequeños grupos de discusión y resumieron los puntos principales para todos en la sala.

“Desde el principio, hicieron que mi voz se sintiera valiosa”, dice Donald Bogen, que vive en Lafourche Parish y es codirector de Bayou Interfaith Shared Community Organizing. “Nos preguntaron qué queríamos saber”. Apreciaba especialmente cómo se escribían los comentarios de todos, porque le hacía sentir que la gente se tomaba en serio su perspectiva. A otros les gustó poder anotar sus ideas y comentarios en notas adhesivas. “Si no quería hablar, todavía tenía un lugar para expresar mis pensamientos”, dice Ivy Mathieu, residente de St. John the Baptist Parish.

Incluso la decisión sobre qué ideas seguir se dejó en manos de los residentes locales. Durante la última reunión de LA SAFE, en diciembre de 2017, todos clasificaron las propuestas según sus preferencias. Aquellos que obtuvieron la puntuación más alta fueron finalmente financiados e implementados, quizás la forma más directa de señalar que LA SAFE realmente valoraba las ideas de la comunidad.

Más allá de la infraestructura verde

Los planes de adaptación que surgieron de todas esas reuniones reflejan las necesidades de las comunidades y ayudarán a las personas a llevar la mejor vida posible en una región que enfrenta una gran incertidumbre.

Incluyen esfuerzos para desviar las aguas pluviales, como plantar vegetación nativa para ayudar a absorber la escorrentía de las tormentas y construir terrazas en las marismas o pantanos restaurados. Pero los planes van más allá de la infraestructura hacia otras necesidades. Por ejemplo, Lafourche Parish está construyendo viviendas asequibles diseñadas para soportar tormentas severas e inundaciones frecuentes. En Jefferson Parish se optó por un centro de educación sobre humedales para ampliar el conocimiento de la comunidad sobre los cambios ambientales que enfrenta la región e involucrar a las personas en la planificación para ellos. Los residentes de Plaquemines Parish dejaron en claro que necesitan más servicios de salud mental y abuso de sustancias para ayudar a los residentes que ya están lidiando con los peores efectos del cambio climático. “Escuchamos una y otra vez de estas comunidades que las personas están lidiando con tensión mental, ansiedad, trastorno de estrés postraumático”, dice Liz Russell, directora del programa de justicia climática de la Foundation for Louisiana.

Los funcionarios de Luisiana esperan tener terminada la construcción de todos los proyectos para fines del 2022. Muchos están siendo financiados a través de subvenciones en bloque para el desarrollo comunitario federal, que generalmente cubren viviendas, infraestructura y similares después de un desastre. Usarlos para programas de adaptación al cambio climático representa una expansión de cómo puede verse la recuperación de desastres, especialmente en un lugar como la costa de Luisiana, donde la crisis es aguda y continua.

Por supuesto, el objetivo del programa LA SAFE no era solo responder a la crisis, también era dar esperanza a los residentes. Durante cada reunión, los organizadores se preguntaron: “¿Qué te gusta de tu comunidad?” porque en última instancia, eso es lo que más vale la pena conservar. Algunos mencionaron poder subsistir de la tierra. Otros mencionaron la extraña forma en que los vecinos se presentan para ayudar cuando lo necesitas. Y muchos de ellos mencionaron la increíble comida y música de las tradiciones criollas, cajún y nativas americanas de la región.

Cuando le planteé esta pregunta a Foret, dijo: “No es raro encontrar una bolsa de naranjas en la puerta de su casa o un cartón de huevos cerca de su buzón, porque sus vecinos comparten la sobreabundancia de alimentos que pueden tener”. Es una tradición que espera que continúe, incluso cuando más tierra dé paso al agua. Al preguntarle a Foret y a otros como él, cuál es la mejor manera de abordar la crisis, los funcionarios estatales han hecho que ese resultado sea un poco más probable.

Solutions Journalism Exchangehttps://sojoexchange.solutionsjournalism.org/
Solutions Journalism Exchange, parte de Solutions Journalism Network (SJN), promueve la republicación de reportajes de periodismo de soluciones en todo el mundo. Nuestro equipo en El Colectivo 506 se enorgullece de trabajar con el SJN como becarios LEDE 2021. Compartimos piezas del Exchange ocasionalmente cuando están relacionadas con las historias costarricenses que informamos en la edición en curso. / The Solutions Journalism Exchange, part of the Solutions Journalism Network (SJN), promotes the republication of outstanding solutions journalism worldwide. Our team at El Colectivo 506 is proud to be working with the SJN as 2021 LEDE fellows. We share pieces from the Exchange occasionally when they are related to the Costa Rican stories we are reporting on the current edition.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here