23.2 C
San Jose
miércoles, mayo 25, 2022

¿Cómo pueden los viajeros elegir un santuario de vida silvestre ético en Costa Rica?

Costa Rica es famosa por su compromiso con la conservación y el ecoturismo, por lo que la mayoría de los santuarios de vida silvestre ubicados aquí deben cumplir con estrictas normas de bienestar animal, ¿verdad?

Un momento. Los viajeros que planean visitar un santuario de vida silvestre en Costa Rica deben informarse cuidadosamente antes de planificar un viaje para asegurarse de que sus dólares turísticos respalden prácticas éticas.

Esther Pomareda, bióloga regente del Centro de Rescate y Santuario Las Pumas en Cañas, Guanacaste, dice que la demanda de interacción con los animales ha tenido consecuencias nefastas.

“Nos ha llevado [a ciertos sitios] a prostituir la fauna. Como se ha vendido como país verde… muchos sitios han aprovechado, cobran por eso olvidándose de su objetivo principal. Tal vez animales que podrían haber sido liberados se están quedando en cautiverio”, dice. “Se está perdiendo mucho la oportunidad o el objetivo de rehabilitar los animales y liberarlos. Hay muchos sitios de manejo que se han convertido en colecciones de animales”. 

¿Cómo pueden los visitantes potenciales saber si el lugar que están considerando visitar respeta el bienestar animal? Estos son algunos pasos a seguir antes de su visita, y qué hacer si descubre maltrato animal una vez que ya está allí.

Un monumento Rescate Wildlife Rescue Center – ZooAve honra a un animal que marcó un hito en la historia del rescate animal en Costa Rica: Grecia, el tucán. Cortesía Rescate Wildlife Rescue Center / El Colectivo 506

Aprenda la terminología correcta

Marta Venegas, bióloga regente del Rescate Wildlife Rescue Center – Zooave, explica que el Reglamento de la Ley de Conservación de la Vida Silvestre de Costa Rica establece categorías claras para cualquier instalación que alberga animales salvajes. (Su centro fue noticia internacional en 2015 cuando su equipo creó una prótesis de pico de última generación para Grecia, un tucán que había perdido una parte importante de su pico después de que unos niños lo golpearan con un palo. Grecia recuperó gran parte de su calidad de vida y murió a principios de este año por causas naturales). 

La primera de estas categorías son los centros de rescate, cuyo objetivo principal es rescatar, rehabilitar y, cuando sea posible, liberar animales salvajes. No se permite ningún otro tipo de instalación para recibir animales salvajes directamente, y los centros de rescate deben estar completamente cerrados al público, explica Marta. Esto se debe a que los animales con el potencial de ser liberados de nuevo en la naturaleza nunca deben entrar en contacto con los turistas y deben tener un contacto mínimo con el personal del centro para mejorar sus probabilidades de poder regresar a la naturaleza.

La segunda categoría son los zoológicos, que pueden recibir visitantes bajo estrictas condiciones. Los zoológicos con fines de lucro pueden comprar y vender animales. Los zoológicos sin fines de lucro en Costa Rica generalmente se conocen como santuarios (santuarios) y no se les permite comprar ni vender animales; exhiben animales que han sido rescatados o rehabilitados, pero que no pueden ser liberados en la naturaleza. Marta explica que esto puede deberse a que el animal tiene una discapacidad física, una lesión que le impide sobrevivir en la naturaleza o problemas de conducta. Dado que los centros de rescate no pueden recibir visitantes y, por lo tanto, tienen un potencial de ingresos limitado, muchas instalaciones, incluidos Rescate Wildlife Rescue Center – Zooave y Las Pumas, tienen un centro de rescate que está fuera del alcance de los turistas y un santuario que está abierto a visitantes y puede generar ingresos para apoyar el rescate de animales.

Una tercera categoría son zoocriaderos (centros de cría), el único tipo de instalación donde se permite la cría entre animales salvajes. Estos pueden operar con fines comerciales; con fines de conservación (es decir, facilitar la reproducción entre especies en peligro de extinción, con el único propósito de su liberación); o con fines artesanales (por ejemplo, centros de crianza de mariposas). Todas las categorías están estrictamente reguladas. Si un santuario o centro de rescate tiene previsto permitir la cría de animales, Marta explica que debe presentar un plan de manejo para solicitar una nueva categoría de zoocriadero y que todos los animales que estén bajo reproducción no pueden ser exhibidos al público.

Una intervención médica en el Centro de Rescate, donde no se permiten turistas. Courtesy Rescate Wildlife Rescue – Zooave / El Colectivo 506

Pregunte por el plan de manejo

Desafortunadamente, no existe una lista actualizada en línea de centros que cumplan con estos requisitos para que los viajeros la puedan consultar, explican tanto Esther como Marta, por lo que la responsabilidad de hacer preguntas es del turista.

“Ahorita es más difícil saberlo porque [los lugares que albergan animales] se han cuidado con el tema de reglamento, entonces en la página web no se ve lo que están haciendo”, dice Esther. Sin embargo, agrega que si alguna publicidad de un centro o recorrido implica que los turistas o voluntarios podrán tocar animales, por ejemplo, es una señal de alerta obvia.

Marta dice que los turistas también pueden preguntar si el centro cuenta con un plan de manejo actualizado y un permiso de operación del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC). También expresa la esperanza de que pronto se ponga a disposición de los turistas una lista pública y actualizada.

Esther dice que también espera que más instalaciones de Costa Rica que cumplen con los requisitos busquen la acreditación de la Federación Mundial de Santuarios de Vida Silvestre, una herramienta que podría facilitar a los visitantes encontrar instalaciones que cumplan con los requisitos rigurosos de bienestar animal. Al momento de la publicación, Las Pumas y Rescate-Zooave son los únicos santuarios en Costa Rica con acreditación GFAS. [Actualizado 4/22: Esther Pomareda avisó a El Colectivo 506 que ella ha confirmado la acreditación de un tercer santuario, Kids Saving the Rainforest, en Quepos, aunque no parece así todavía en el sitio web de GFAS.]

Si estás en contacto con animales, algo anda muy mal

Para cualquiera que ame a los animales salvajes, el peor de los casos en cualquier instalación de animales es que un animal pierda cualquier posibilidad de sobrevivir en la naturaleza, donde pertenece. (Marta dice que cuando los visitantes preguntan si cierto recinto de animales es lo suficientemente grande, su respuesta siempre es «¡No!», es decir, nunca se debe encerrar a ningún animal, por lo que, como bióloga, mantener a cualquier animal, incluso en el santuario más maravilloso, es siempre el último recurso). 

¿El problema de comportamiento más común que impide la liberación? 

“Es la impronta… la pérdida del miedo al ser humano”, dice Marta. Una vez que un animal ve a los humanos como una fuente de alimento o consuelo, la puerta de su liberación comienza a cerrarse. Por eso, tanto Marta como Esther expresan su consternación por el hecho de que algunas instalaciones que se autodenominan centros de rescate o santuarios permitan que los humanos jueguen con los animales. Ambos biólogos también reiteraron una advertencia que publicamos la semana pasada sobre la interacción animal durante las visitas a Costa Rica: un contacto tan cercano es peligroso no solo para los animales, sino también para los humanos.

¿Necesita un ejemplo? La pandemia de la COVID-19 ofrece una clara, apuntan tanto Esther como Marta. Las enfermedades pueden transmitirse de animales a humanos, y el potencial de lesiones también es alto.

“Está prohibido tocar, manipular a animales silvestres. Aunque sea Zoológico”, dice Marta. “A usted como turista en ningún lugar se le debería permitir tocar un animal… a veces es complicado porque eso es lo que la gente busca”. 

“Tal vez en EEUU están acostumbrados a ir a los zoológicos, estar tocando los animales”, dice Esther. “Esperan ver lo mismo, y los sitios lo permiten con tal de tener un cobro extra”.

Visitors learn about wildlife needs at Las Pumas Rescue Center and Sanctuary in Cañas. Courtesy of Las Pumas / El Colectivo 506

Levanta la voz, porque los animales no pueden

“Los animales no tienen voz”, dice Esther. Tanto ella como Marta piden que los viajeros que se encuentren con violaciones de la ley, o incluso con cualquier cosa que no parezca del todo correcta, aprovechen su posición como defensores.

Como se informó la semana pasada, puede llamar al 1192, la línea de denuncia ambiental a cargo del Ministerio del Ambiente (MINAE). También puede presentar una denuncia en línea a través del Sistema Integrado de Denuncias Ambientales del MINAE, SITADA, aquí. Puede hacerlo de forma anónima, aunque Marta señala que si ingresa su información de contacto, recibirá actualizaciones sobre qué acción se tomó.

Si un turista no habla español, también pueden utilizar estos canales. El Colectivo 506 probó el número 1192 esta semana para obtener más información sobre ese problema: la respuesta fue inmediata, y aunque el menú inicial y el saludo están en español, solo pregunte por inglés y será transferido al hablante de inglés del personal. El sitio de SITADA también está en español, así que si puede, es mejor que un turista pide ayuda a un hispanohablante para entender los títulos de las secciones. Sin embargo, el operador 1192 nos aseguró que un usuario puede llenar los campos de texto completamente en inglés y nuevamente, un hablante de inglés en el MINAE procesará la información. 

Marta insta tanto a los visitantes internacionales como a los viajeros costarricenses a aprovechar ambas opciones: “Es muy bueno para nosotros como ticos acostumbrarnos” a hablar.

El poder de los viajeros para afectar el cambio es enorme, dice Esther: «Pueden ser el jurado, por así decirlo, en el tratamiento de los animales».

Próxima semana: Cómo seleccionar un santuario de vida silvestre para su trabajo voluntario en Costa Rica.

Artículo anteriorEl mundo cambiará
Artículo siguientePerros, gatos y las municipalidades
Katherine Stanley Obando
Katherine (Co-Fundadora y Editora) es periodista, editora y autora con 16 años de vivir en Costa Rica. Es también la co-fundadora de JumpStart Costa Rica y Costa Rica Corps, y autora de "Love in Translation." Katherine (Co-Founder and Editor) is a journalist, editor and author living in Costa Rica for the past 16 years. She is also the co-founder of JumpStart Costa Rica and Costa Rica Corps, and author of "Love in Translation."

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Edición Actual

spot_img