11.8 C
San Jose
sábado, junio 15, 2024
InicioDar la tallaLo que nuestra pequeña empresa aprendió de un mes informando sobre la...

Lo que nuestra pequeña empresa aprendió de un mes informando sobre la Evaluación de Impacto B

-

spot_img

80.5.

Ese es el número que nos sorprendió cuando respondimos todas las preguntas en la Auto-Evaluación de Impacto B y vimos la sumatoria final. Debido a que 80 es el puntaje mínimo para la certificación, esta fue una señal de que estamos en el camino correcto, pero debido a que ya teníamos un mes aprendiendo sobre las Empresas B Certificadas a través de la experiencia de los empresarios costarricenses, sabemos que esto no fue un punto final, es el comienzo de un largo y riguroso camino.

Para sumarse al movimiento y certificar el compromiso de una empresa con el impacto social y ambiental, cada negocio debe dar seguimiento a las afirmaciones que hizo en la autoevaluación documentando y comprobando cada una de ellas. Y El Colectivo 506, una empresa pequeña y relativamente joven que aún no está en números positivos, tiene un largo camino por recorrer antes de poder hacer eso. La Evaluación nos ha mostrado cómo tendremos que poner nuestros principios y resultados por escrito para unirnos a empresas como
Pucci Photo y Patagonia, Bodhi Surf & Yoga y Ben & Jerry’s, Florex and Farmstand, Casitas Tenorio B&B y Cabot Creamery.

Pero pasar un mes profundizando en la evaluación y hablando con los cuatro B Corp costarricenses certificados que hicieron posible esta edición, así como con otros aliados del movimiento, nos ayudó a responder algunas preguntas que nos han atormentado desde que decidimos formalizarnos como una empresa en lugar de una organización sin fines de lucro, específicamente para obtener la Certificación B Corp algún día.

¿Por qué más empresas costarricenses no están siendo certificadas como Empresas B por la organización sin fines de lucro B Lab, que supervisa este movimiento global voluntario para que las empresas certifiquen su “resultado de triple impacto” de ganancias, personas y planeta?

¿Cuáles son los mayores desafíos que impiden que las pequeñas empresas rurales del país, muchas de las cuales logran impacto significativos para sus comunidades y ecosistemas, demuestren sus bondades ambientales y sociales utilizando esta herramienta global?

¿Qué diferencia haría para Costa Rica, y el mundo, si más empresas cruzaran esa línea?

Y para responder a esas preguntas, también tuvimos que preguntarnos: ¿vale la pena la certificación?

Bodhi Surf & Yoga es una B Corp Certificada que alienta tanto al personal como a los invitados a reflexionar sobre las acciones que tomarán por el mundo.
Tomado del Facebook de Bodhi Surf & Yoga.

Cómo llegó el Movimiento B a Costa Rica

Luis Mastroeni es una de las razones por las que hoy existen 12 Empresas B certificadas en Costa Rica. Ha pasado más de 20 años trabajando con empresas para desarrollar su Responsabilidad Social Corporativa, o RSC. Cuando, hace aproximadamente siete años, un grupo de trabajo de RSC del que Luis formaba parte comenzó a observar el movimiento internacional de B Corp, vio que la certificación ofrecía un tipo de permanencia que incluso el mejor programa de RSC no ofrece.

“Lo más importante de las Empresas B es que obliga a la empresa a gestionarse de una forma responsable con el medio ambiente y la sociedad”, dice.. “Y cuando digo ‘obliga’, no es porque es un peso o es una regulación o una ley. Es por que la empresa se compromete de forma oficial, y compromete a su junta y a su comité ejecutivo a que no puede generar utilidades si estas afectan al medio ambiente o a la sociedad”.

Esa es una gran diferencia con la filantropía corporativa: “Todos los procesos de sostenibilidad, todos los procesos de responsabilidad social en las empresas son voluntarios. Cualquier junta directiva, con un voto de mayoría, puede borrar de plano todo lo que se está haciendo. Puede quitarle el presupuesto, puede despedir a las personas que trabajan en esto”.

El B Lab global, que supervisa el proceso de Certificación B, trabaja a través de entidades regionales que llevan la evaluación a fondo en sus áreas de influencia. Para América Latina, ese es el Sistema B, que se originó en América del Sur. Luis y otros motivados por esta nueva dirección para la sostenibilidad empresarial unieron fuerzas con Sistema B y crearon Sistema B Centroamérica y el Caribe. Esta entidad tiene su propio directorio y supervisa los procesos de certificación para todos los países de Centroamérica y República Dominicana.

La Evaluación de Impacto B, una herramienta gratuita que se encuentra en línea, que hemos explorado en profundidad a través de nuestros informes de este mes, permite a cualquier empresa autoevaluar sus prácticas en cinco áreas: Gobernanza, Medio Ambiente, Comunidad, Trabajadores y Clientes. Una vez que una empresa está segura de que puede documentar y demostrar una puntuación igual o superior al mínimo de 80, envía sus resultados al Sistema B y paga una tarifa de solicitud. Una vez que el Sistema B asesora a la empresa en la presentación de toda la extensa documentación requerida para respaldar sus afirmaciones sobre la evaluación, la empresa que obtiene la certificación paga una tarifa adicional basada en sus ventas totales en el año anterior.

Una vez que entendimos todo esto, finalmente llegó el momento de que El Colectivo 506 se echara al agua.

La entrada de Casitas Tenorio B&B en Bijagua, Costa Rica, una Empresa B. Cortesia Casitas Tenorio B&B / El Colectivo 506

La magia que cambia la vida de estar a la altura

«Magia» podría ser un poco demasiado. Pero después de tantos meses de dar vueltas alrededor del Movimiento B y con la esperanza de convertirnos en una de las pocas organizaciones de medios que han cumplido con los famosos y rigurosos estándares de impacto positivo en cinco áreas (gobernanza, medioambiente, comunidad, trabajadores y clientes), entramos al sitio de Evaluación B con bastante emoción. Ya habíamos aprendido de nuestras Empresas B Patrocinadoras que la certificación puede atraer clientes que comparten estos compromisos con el planeta, y también puede abrir puertas a nuevas alianzas con otras empresas certificadas aquí y en el extranjero. Aunque Costa Rica aún no cuenta con una legislación B Corp como la tienen países como Estados Unidos, lo que significa que no hay ventajas regulatorias o impositivas para la certificación en Costa Rica, hace tiempo que queríamos unirnos a esta comunidad.

Allí también había inquietud. ¿Nos estrellaríamos y quemaríamos?

Como era de esperar, lo que encontramos fue algo en el medio. A medida que respondíamos las preguntas, a veces volviendo a ellas varias veces a lo largo del mes, los comentarios de nuestros entrevistados a lo largo de esta edición resonaron en nuestros oídos. Quizás, sobre todo, pensamos en lo que la propietaria de Casitas Tenorio B&B, Pippa Kelly, dijo sobre la evaluación: “Brinda a las personas una estructura sobre dónde se están quedando atrás o qué debería tener una empresa. Es básicamente un plan de negocios. Úselo para el crecimiento… Si solo toma un libro de negocios, realmente no puede comparar fácilmente lo que dice el libro con su negocio. Pero algo como la Evaluación de Impacto analiza cada pregunta y luego marca lo que debería estar haciendo”.

“Medir su impacto toma tiempo”, dice el gráfico que se ve cuando la evaluación de impacto B se carga en la página web de B Lab. Preciso.

Descubrimos que esto es cierto. Algunas de las preguntas planteadas en la evaluación nos abren los ojos a los logros por los que podríamos trabajar durante un período de años, o que requerirían un profundo replanteamiento de la forma en que operamos, por ejemplo, cómo podríamos estructurar y cuantificar las oportunidades de desarrollo profesional para nuestro personal, incluidas las trabajadores independientes con las que trabajamos a través de nuestra Red 506. La evaluación nos pregunta si trabajamos “con otros actores de la industria en una iniciativa cooperativa sobre estándares sociales y ambientales relevantes para nuestra industria;” ¡qué bueno sería analizar estos desafíos con otros medios en Costa Rica! También nos hizo pensar sobre formas de realizar un seguimiento del impacto de nuestros reportajes y proyectos.

Uno de los elementos de acción concretos que hemos extraído de la Evaluación de impacto B. El Colectivo 506

Otro ejemplo: un problema con el que hemos luchado a lo largo no solo de la vida de El Colectivo 506, sino también de nuestras carreras, es el hecho de que tantas organizaciones sin fines de lucro y pequeñas empresas que podrían beneficiarse al máximo de excelentes materiales de comunicación, tienen poco o ningún presupuesto para generarlos. Ofrecemos un descuento a pequeñas empresas y organizaciones sin fines de lucro, pero a veces no es suficiente. La evaluación nos pregunta si utilizamos “un modelo de subsidios, mediante el cual los precios más altos para las organizaciones tradicionales permiten precios más bajos o subsidiados para las organizaciones con limitaciones financieras que atienden a los desatendidos”. Qué interesante considerar cómo podríamos obtener el apoyo de nuestros clientes más grandes en un esfuerzo explícito para cubrir los costos de las organizaciones más pequeñas que lo necesitan.

Quizás el mayor desafío de pensar en grande para nosotros, y probablemente para muchas otras pequeñas empresas con una amplia gama de proyectos y participantes, es definir a nuestros beneficiarios. estamos sirviendoindividuos, hogares, comunidades, empresas u organizaciones sin fines de lucro, o los gobiernos? ¿Qué necesidades sociales y ambientales estamos satisfaciendo y cómo?

Tenemos mucho por pensar, tanto sobre el impacto de nuestro periodismo como sobre los servicios de comunicación, marketing y capacitación que ofrecemos. En esta y muchas otras áreas, la evaluación ofreció un lenguaje que podría cambiar el enfoque de nuestro trabajo: “Nuestro producto o servicio ayuda a la viabilidad financiera de las empresas impulsadas por un propósito, lo que a su vez les permite continuar sirviendo a su población objetivo desatendida”. A medida que continuamos expandiendo esta parte de nuestra operación, este lente de comunicaciones para la “viabilidad financiera de las empresas impulsadas por un propósito” podría agudizar nuestro enfoque.

Uno de los elementos de acción concretos que hemos extraído de la Evaluación de impacto B. El Colectivo 506

Esos objetivos más elevados van acompañados en la evaluación de acciones muy básicas, como describió Pippa. Otros, muchos otros, son tan alcanzables a corto plazo que a veces es tentador salir y terminarlos antes de responder la pregunta. Cualquier pequeña empresa puede comenzar a rastrear la cantidad de organizaciones a las que ha prestado servicios, implementar medidas de revisión del desempeño o establecer sus descripciones de trabajo y políticas de adquisición en papel.

Vimos por qué tantas personas en el Movimiento B nos habían alentado a tomar la evaluación «temprano y con frecuencia». En un clima de negocios que es confuso y abrumador, esta es una lista de verificación de prácticas básicas de fácil acceso que hará que nuestro negocio funcione mejor y nos ayudará a avanzar no solo hacia la Certificación B, sino también hacia otros obstáculos y puntos de referencia.

Fotografía de las instalaciones de Grupo Florex, tomada del Reporte de Sostenibilidad 2021 del grupo.

El resultado o saldo que más duele

Dicho esto, pasar por el proceso nos mostró muy claramente cómo no solo nuestra evaluación, sino también nuestro negocio debe madurar antes de que podamos brindar el rigor requerido una vez que enviemos la autoevaluación al Sistema B y cumplamos con sus solicitudes de documentación. Si bien el ejercicio reforzó nuestra motivación e ideas para monitorear nuestros resultados sociales y ambientales, nuestro desafío número uno es el financiero: cubrir nuestros costos, lograr un pago regular para nuestro personal, y ponernos al día con los requisitos para la micro, pequeña y mediana empresa (MiPYME) en Costa Rica.

Después de más de dos años informando y trabajando con MiPYMEs en Costa Rica, sabemos que este también será el punto de conflicto para cientos de otras empresas pequeñas. Necesitamos sobrevivir no solo financieramente, sino también en términos de trámites gubernamentales, antes de que podamos obtener la certificación.

La sección Trabajadores es donde esto entra más en juego. Cuando tu negocio se alimenta del trabajo de los fundadores, aún no has formalizado tu situación laboral y no puedes responder preguntas sobre salarios y beneficios con ningún rigor. Lo mismo ocurre con las preguntas sobre el acceso de sus trabajadores a la atención médica y otros beneficios. Esta es la hora de la verdad para las pequeñas empresas en Costa Rica, y El Colectivo 506 es un gran ejemplo.

Uno de los elementos de acción concretos que hemos extraído de la Evaluación de impacto B. El Colectivo 506

Como copropietarios de la empresa, Mónica y yo no podemos incluirnos como empleadas de la empresa; como no podemos hacer eso, no podemos meternos en la Caja Costarricense de Seguro Social; y dado que no tenemos otros trabajadores más allá de los autónomos ocasionales, no tenemos forma de cumplir con el requisito de la Caja que necesitamos para certificarnos como una pequeña empresa. Ese primer paso es la clave para tantas certificaciones posteriores y formalizaciones legales legales. Sin eso, estamos atascados. Eso es algo que una certificación global no puede abordar. En esta y muchas otras áreas de la evaluación, los obstáculos específicos de Costa Rica impedirán que las empresas cumplan plenamente con los estándares de B Corp.

El costo total de la certificación es otro factor. El día antes de completar nuestra autoevaluación, recibimos noticias de Sistema B: a partir del 15 de abril de este año, aumentarán las tarifas de certificación para América Latina y se introducirá una nueva tarifa de solicitud. Para nosotros, la aplicación cuesta $400, porque estamos en el rango de ventas más bajo (0-$499,999). La certificación en sí misma, si superamos todos los obstáculos, costará $1,000 para el rango de ventas más bajo (0-$149,999), frente a los $500 actuales. (El rango más alto en la tabla de certificación: para empresas con $750 millones a $999,999,999 en ventas, la tarifa anual es de $50,000).

A medida que aumenta la demanda de Certificación B en todo el mundo, sus órganos rectores deben mantenerse financieramente. Tiene todo el sentido del mundo que esta certificación tenga un costo. Pero ese costo es otro factor a considerar para las pequeñas empresas que aún sopesan cada gasto para cubrir sus costos existentes.

De izquierda a derecha, Giancarlo, Juan José y Sergio Pucci, co-fundadores de la Empresa B Certificada Pucci Photo. Cortesía Pucci Photo / El Colectivo 506

‘Costa Rica no avanza a la velocidad que deberíamos ir’

Luis dice que, adicional a estos retos para las MiPYMES, el crecimiento del movimiento en Costa Rica ha sido también limitado por una falta de liderazgo desde arriba: sus empresas y cámaras más poderosas.

“Hay empresas que están trabajando en estos temas. Hay empresas que quieren hacerlo bien. Pero la velocidad del tema [de sostenibilidad empresarial], que ya tiene más de 25 años en Costa Rica, no es la velocidad a la que a la que deberíamos ir”, dijo. “Debería haber mayor transformación por parte de las empresas y no se está viendo”.

Dice que la respuesta al Movimiento B por parte de las cámaras empresariales nacionales —él nombra la Cámara de Industria, la Cámara de Comercio, la Cámara Empresarial Costarricense Norteamericana (AmCham) como tres ejemplos— ha sido limitada.

“Las cámaras hacen concursos de responsabilidad social, hacen un premio a los mejores esfuerzos”, dice. “Existen comisiones de sostenibilidad, existen foros de responsabilidad social dentro de esas comisiones, pero no son más que espacios para la capacitación y la sensibilización. No hay un esfuerzo real de gobernanza por parte de las cámaras para impulsar este tema. Así como impulsan la defensa para que no pongan más impuestos. Así como impulsan la defensa para que haya más competitividad en el país”.

Según Luis—quien ahora trabaja como el Director de Relaciones Corporativas y Sostenibilidad en Dos Pinos, que no forma parte de las empresas B—este contexto nacional no cambiará hasta que la comunidad empresarial comience a ver el triple impacto como una parte esencial para protegerse contra el riesgo.

“¿Cuál es el riesgo de que mi empresa no se acomode a las nuevas circunstancias del mercado?”, Luis pregunta. “De que el cambio climático me va a dejar sin agua para la producción, de que las desigualdades sociales son tantas que en cualquier momento la comunidad se organiza. Que si yo no tengo las condiciones para la gente que quiere trabajar hoy en día, se me va a ir talento, me voy a quedar sin gente. Todo eso es pérdida de dinero constantemente”.

Uno de los elementos de acción concretos que hemos extraído de la Evaluación de impacto B. El Colectivo 506

Paulina Rodríguez de Komunka LatAM, Presidenta del Directorio de Sistema B, reiteró este punto en un evento de Instagram Live organizado por Sistema B para celebrar el Mes de la Empresa B. Compartió el escenario virtual con Andrea Becerra, la fundadora de Costa Rican Certified B Corporation Aromas.

“Hoy día el talento escoge la empresa, la empresa no escoge el talento”, dijo Paulina durante el Live. “Y el mejor talento quiere trabajar en las Empresas B”

En última instancia, sin embargo, dijo Paulina, la presión para una mayor sostenibilidad comercial debe provenir de los consumidores.

“El triple impacto es algo que todos debemos buscar… incluidos los consumidores”, dijo. “No compre ni consuma marcas que no demuestren su valor… y garantice su cumplimiento con la ética, la responsabilidad social y el medio ambiente”.

“Es como votar en una elección”, dijo.

Mónica Quesada Cordero y Katherine Stanley Obando de El Colectivo 506. Priscilla Mora / El Colectivo 506

Entonces, ¿qué sigue para las pequeñas empresas de Costa Rica?

El mes de conversaciones con líderes del movimiento B en Costa Rica nos ha enseñado mucho.

De Silvia Chaves de Florex, aprendimos cómo la evaluación aún necesita adaptarse al contexto costarricense y latinoamericano. Con Travis Bays de Bodhi Surf & Yoga, y Giancarlo Pucci de Pucci Photo, vimos cómo los requisitos ya rigurosos podrían beneficiarse de un sondeo aún mayor, ya sea que esto signifique analizar si las empresas están fomentando o contrarrestando la gentrificación, o empujando la sustentabilidad hacia la regeneratividad. Y con Pippa Kelly de Casitas Tenorio B&B, vimos cuántas dificultades pueden las pequeñas empresas como la nuestra con los elevados objetivos (y el costo) de la evaluación.

Si bien todavía tenemos mucho que aprender, hemos llegado a comprender que mientras las MiPYMES costarricenses luchan por sobrevivir en un clima empresarial hostil y cargado de burocracia, el activo más valioso que ofrece la Evaluación de Impacto B no es el número que se obtiene al final del camino, es el acceso que ofrece a una serie de buenas prácticas comerciales que pueden ayudar a cualquier empresa a crecer y destacarse y que además está en línea, es práctico y gratuito.

Dicho de otra manera: para muchas pequeñas empresas en Costa Rica, la Certificación B no es una opción viable en el corto o incluso mediano plazo, a menos que reciban un apoyo remunerado, como el consultor que Pippa contrató en Casitas Tenorio para ayudarla con una certificación similar. Sin embargo, las prácticas específicas requeridas por la herramienta pueden ser de utilidad inmediata para muchas empresas. Incluida la nuestra.

Uno de los elementos de acción concretos que hemos extraído de la Evaluación de impacto B. El Colectivo 506

La cultura de medición que promueve Sistema B es algo que puede beneficiar y mejorar al empresariado costarricense en su conjunto. Puede ayudar a formalizar nuestras buenas prácticas de manera que luego podamos incluir esa información en nuestros materiales, incorporarlos a nuestro marketing e informar a nuestros clientes.

A medida que trabajamos para mover a El Colectivo 506 de números negativos a positivos, con la Certificación B siendo un objetivo importante para nosotros, vamos a empezar a implementar lo que aprendimos. Integraremos nuestro desempeño social y ambiental en las descripciones de nuestros puestos ejecutivos; estableceremos una forma de realizar un seguimiento de nuestro uso de energía y agua; y registraremos nuestras horas de voluntariado, junto con las muchas otras formas concretas y prácticas que la Evaluación B nos ofrece para ayudar a que nuestro negocio madure y crezca.

Y como comunicadores, podemos hacer nuestro mejor esfuerzo para desglosar estos pasos prácticos y compartirlos con los empresarios rurales a los que buscamos servir como parte esencial de nuestra comunidad de lectores.

Según Luis, la adopción de estas prácticas poco a poco no solo es un paso positivo para los dueños de negocios que se preocupan por su impacto, sino que también es una forma de que todas las empresas eviten dolor en el futuro cuando estas prácticas se vuelvan requisitos legales. Cuando eso llegue a ocurrir, obligará a las empresas a implementar cambios repentinos y caros que podrían haber sido prevenidos con una preparación gradual.

Y en su opinión, esa realidad está en el horizonte antes de lo que pensamos.

“Yo creo que ya llegamos al punto en el que la voluntad no es suficiente. Ya quedó demostrado”, dice. “En Costa Rica desde diciembre del año pasado, son prohibidas las pajillas de plástico por ley… En Alemania ya hay una ley en donde usted tiene que comprobar que toda su cadena de abastecimiento es responsable. Ya en España se está hablando de una ley para penalizar a aquellas empresas que desperdician alimentos. En fin, hay un movimiento regulatorio que está haciendo que esto se acelere muchísimo”.

spot_img
Katherine Stanley Obando
Katherine Stanley Obando
Katherine (Co-Fundadora y Editora) es periodista, editora y autora con 16 años de vivir en Costa Rica. Es también la co-fundadora de JumpStart Costa Rica y Costa Rica Corps, y autora de "Love in Translation." Katherine (Co-Founder and Editor) is a journalist, editor and author living in Costa Rica for the past 16 years. She is also the co-founder of JumpStart Costa Rica and Costa Rica Corps, and author of "Love in Translation."

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Subscribe to our newsletter