13.7 C
San Jose
jueves, abril 25, 2024
InicioDar la tallaLas Empresas B y el turismo rural: la historia de una emprendedora

Las Empresas B y el turismo rural: la historia de una emprendedora

-

spot_img

Pippa Kelly es un punto de partida natural de la inmersión profunda de El Colectivo 506 en el mundo de las Empresas B Certificadas de Costa Rica. Después de todo, ella es una de nuestras cofundadoras. Como empresaria en Casitas Tenorio B&B en la ciudad de Bijagua, en el norte de Costa Rica, ayudó a crear nuestro medio en el 2020 debido a su profunda creencia en la importancia del periodismo que muestra las necesidades y los logros de las comunidades rurales.

Hoy, Pippa es propietaria de una Corporación B Certificada y, en esa capacidad, es patrocinadora de la edición de este mes, «Dar la Talla». Completó la Evaluación de Impacto B en línea en el 2021 y terminó el proceso de revisión y certificación en 2022. Eso significa que Casitas Tenorio B&B ha alcanzado estándares verificados de impacto social y ambiental. (Lea más sobre lo que esto significa y cómo se evalúan los estándares aquí).

Entre las 12 Empresas B de Costa Rica, Casitas Tenorio B&B es una de las tres en el sector turístico, y una de dos en hospedaje (junto con Bodhi Surf & Yoga. La tercera Empresa B del sector turístico en Costa Rica es la agencia de viajes Asuaire). ¿Qué se necesita para que una pequeña empresa de turismo rural complete una evaluación más comúnmente asociada con Patagonia o Athleta? ¿Cuáles son los mayores obstáculos? ¿Y por qué otras empresas querrían considerar el uso de la Evaluación de Impacto B?

Eso es lo que exploramos en nuestra conversación. A continuación unos extractos, editados para mayor claridad.

¿Por qué fue tan importante para usted que Casitas Tenorio B&B se convirtiera en una empresa B certificada?

La verdad es ha sido una buena experiencia para mí, porque Casitas Tenorio B&B fue algo en lo que caí [cuando lo fundamos en 2008]. Mucha gente comienza el negocio de sus sueños, pero trabajé en Casitas para poder sobrevivir. Vengo de un pasado como profesora. Trabajé en el sector de la educación, que no se trata de ganancias o dinero. Odio la palabra empresaria. Odio la palabra emprendedora.

¿Incluso hasta el día de hoy?

¡Sí! Todavía no me gusta ponerme ese sombrero. Es una lucha personal porque crecí [con la idea de] los negocios, el capitalismo, como algo malvado que explota a la gente… Realmente tuve que cambiarlo y decir: “Espera un momento. Hay partes de la economía donde los negocios buenos deberían encajar. Deberíamos tener un espacio dentro del capitalismo para arreglar las cosas. Las empresas proporcionan puestos de trabajo a las personas, con medios de vida, con capacitación para mejorar su vida, para mejorar la vida de la comunidad”.

Siempre he luchado con la crisis de identidad de administrar un negocio que no está certificado como una organización sin fines de lucro. Entonces cuando obtuvimos el CST [logró el Nivel Elite de la Certificación en Turismo Sostenible ofrecido por el Instituto Costarricense de Turismo] en 2020, fue un verdadero punto de inflexión para mí. Luego logré una beca para mujeres en los negocios… eso realmente me abrió los ojos al poder de los negocios y cómo se puede alcanzar un impacto positivo.

Una vez que hice eso, miré hacia las B Corp. Quería globalizarme, con más rigor, para sentir que mi horizonte ya no es solo Costa Rica. Es como si estuviera mirando hacia afuera y conectado con otras empresas y otros sectores.

Pippa Kelly (a la izquierda, con Julia, una de sus tres hijas) y el equipo de Casitas Tenorio B&B logró una serie de certificaciones durante el proceso de maduración del emprendimiento rural. Cortesía de Casitas Tenorio B&B / El Colectivo 506

¿Cómo le fue con la Evaluación de Impacto B? Estaba al final de un embarazo de alto riesgo en ese momento, en reposo en cama.

Dije: «Bueno, no puedo caminar, así qué voy a iniciar el proceso”. [La evaluación gratuita en línea le permite a un emprendedor tener una idea de si puede alcanzar o superar el puntaje mínimo de 80; si después de eso quiere que B Lab los evalúe formalmente, pueden enviarlo para su revisión]. Lo envié, pero como no hice un seguimiento después del nacimiento de mi bebé, no fue hasta que se comunicaron conmigo después de unos seis meses que retomamos.

¿Qué tan difícil fue completar?

Ya tenía el CST, y las barreras de entrada a eso eran tan locas. La única forma en que pude lograrlo fue que obtuve financiamiento para pagar a una consultora para que me ayudara a reunir todos los datos. Quería hacerlo desde hace mucho tiempo… pero es increíblemente complicado, y consume tanto tiempo, que no tenía ni el tiempo ni el dinero para hacerlo. Lo cual fue tan irónico porque está en nuestro ADN. Es lo que hacemos. Pero probarlo en papel y mostrarlo y poner evidencia, significaba que tendría que haberme alejado de mi negocio [para completar los pasos].

Sin importar que pienso que ese proceso es una locura, sí hizo una barrida por mi negocio en términos de: “¿Dónde está su política de inducción? ¿Dónde está tu manual de limpieza?” Lo que logré fue un negocio más eficiente, y había herramientas que podía usar. No fue solo un greenwashing.

Entonces, ¿recomienda que las empresas de turismo rural hagan el CST antes de la Certificación B?

Si miro hacia atrás en la historia, todo comenzó con la Declaratoria Turística. Ese es el primer paso para cualquier negocio de turismo rural en Costa Rica. Hay que empezar por ahí porque hay que poner las cosas en orden, pólizas de seguro y todo, y luego usted puede lanzarse y participar en ferias comerciales.

No hay forma de que me hubiera convertido en una Empresa B sin el CST primero. Simplemente no tendría la evidencia: fotos, cartas, toda la documentación. O sea ¿de dónde saca eso uno?, sobre todo si usted es del turismo rural, donde pasa todo su tiempo atendiendo a los huéspedes, al personal y a la comunidad? Yo también ya había ganado la Bandera Azul, que es lo mismo: tengo que hacer un informe ambiental anual, entonces tengo que sacar todas las facturas de luz, todas las facturas de agua, todas las facturas de gas, cuánto gas hemos gastado, cuánto reciclamos, cuánta basura generamos. Medimos todo.

Un miembro del equipo de Casitas Tenorio coloca la Bandera Azul ganada por la empresa. Cortesía de Casitas Tenorio B&B / El Colectivo 506

¿Deberían las empresas de turismo rural sin certificaciones, considerar la Evaluación B? O ¿usted cree que deben enfocarse primero en la Declaración de Turismo y otras certificaciones como Bandera Azul y CST, y luego “graduarse” a la Evaluación B más adelante?

Es una buena pregunta… Una pequeña empresa siempre debe pensar en grande. El problema con muchas pequeñas empresas es que dudan de sí mismas y piensan como yo [solía pensar].  Empezamos Casitas Tenorio dando el café a los primeras húespedes en un establo de cabras convertido. Entonces uno piensa, “No tenemos nada… Soy una pequeña empresa. No tengo ninguna posibilidad.”

Mi recomendación para las pequeñas empresas de turismo es hacer preguntas. Únase a una cámara local de turismo. Encuentre a sus mentores. Mire un negocio que admire y luego llame y diga: «¿Puedo visitar y pasar el rato, para hacer algunas preguntas?”

Y no creo que sea un detrimento verse más allá. ¿La Evaluación de Impacto B? ¡Por qué no! Brinda a las personas una estructura sobre dónde se están quedando atrás o qué debería tener una empresa. Es básicamente un plan de negocios. Lo podemos usar para el crecimiento. A mí me ayudó a estructurar y también a ver mi negocio de otra manera. Si solo toma un libro de negocios, realmente no puede conectar su negocio. Pero algo como la Evaluación de Impacto B analiza cada pregunta y luego marca lo que debería estar haciendo.

Cortesía de Casitas Tenorio B&B / El Colectivo 506

Es muy nueva en la comunidad de las B Corp, pero ¿ha visto ya algún beneficio? Travis Bays de Bodhi Surf & Yoga, otra Empresas B Certificada que es patrocinadora este mes, me dijo que sus clientes le han comentado: «Te elegí porque eres una empresa B».

Sí. Fui a una feria hace unos años y había un agente de viajes de muy alto nivel. Pasó por delante de mi puesto y no estamos al nivel de su clientela porque quieren una piscina, quieren un spa, quieren un restaurante, quieren buena comida, quieren vino. Pero le dije, “Mira, voy por la [Certificación] B”, y él dice, “Yo la tengo. ¡Únase al movimiento!»

Cuando recibimos [la certificación], le envié un correo electrónico y se quedó anonadado. Ahora tenemos buenos negocios con ellos: él coloca a sus clientes en otros lugares de alto nivel, pero luego también los coloca en Casitas Tenorio B&B. Es una muy buena alianza. No necesitamos hablar ni hacer trasfondo: estamos en el mismo nivel, y nuestros valores son los mismos. Estamos en la misma página, y sus clientes se ajustan a mi producto.

spot_img
Katherine Stanley Obando
Katherine Stanley Obando
Katherine (Co-Fundadora y Editora) es periodista, editora y autora con 16 años de vivir en Costa Rica. Es también la co-fundadora de JumpStart Costa Rica y Costa Rica Corps, y autora de "Love in Translation." Katherine (Co-Founder and Editor) is a journalist, editor and author living in Costa Rica for the past 16 years. She is also the co-founder of JumpStart Costa Rica and Costa Rica Corps, and author of "Love in Translation."

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Subscribe to our newsletter