11.7 C
San Jose
jueves, abril 25, 2024
InicioPeriodismo de Soluciones'Necesitamos menos burocracia y más actuación'

‘Necesitamos menos burocracia y más actuación’

-

spot_img

¿De quién dependería si una inundación mojara su ropa de cama, se llevara sus pertenencias o hasta su casa?

La cuestión es que ninguno de nosotros lo sabe con certeza, incluso si pensamos que lo sabemos. Si algo hemos aprendido de nuestra comunidad en El Colectivo 506 es que la respuesta a esta pregunta en muchos pueblos costarricenses es sorprendente. A menudo es una organización sin fines de lucro u otra entidad local que uno nunca asociaría con el socorro en casos de desastre, pero que tiene los contactos adecuados y la agilidad para intervenir en una crisis.

Ese es el caso de Pura Vida Fighting for Kids, una organización que nació del deseo de un hijo del Pacífico Central de compartir el amor y el entrenamiento en jiu jitsu brasileño con los niños de la zona. Incluso en un país acostumbrado a lluvias torrenciales e inundaciones, las fotos y videos desde Jacó, un popular destino turístico debido a su relativa proximidad al Valle Central, nos dejaron boquiabiertos en las fechas cercanas al 17 de octubre. Quizás esto se debió en parte a que Jacó es más una pequeña ciudad costera que un pueblo de playa, con cadenas internacionales y centros comerciales, por lo que las imágenes de autos flotantes, rescatistas en kayaks en las calles y residentes con el agua a la altura del pecho parecían particularmente incongruentes.

El fundador de Pura Vida Fighting for Kids, Leonidas Ruaro, dice que una de las razones por las que las organizaciones de la sociedad civil son tan importantes en estas situaciones es que pueden responder no solo a la situación más grande que ven las entidades nacionales, sino también a las necesidades específicas y granulares de las personas vulnerables en su redes. 

“La gente tal vez no conoce mucho porque conoce la parte bonita de Jacó”, dice. “Pero según  [Instituto Nacional de Estadística y Censo], en el 2020, 54% en niños menores de 12 años en el Pacífico Central están bajo condiciones de pobreza”.  

¿Cómo puede una organización sin fines de lucro desarrollar una capacidad de respuesta cuando se encuentran la pobreza y las emergencias?

Estudiantes de judo de Pura Vida Fighting for Kids. Pura Vida Fighting for Kids via Facebook.

Un padrino en una misión

Leo dice que Pura Vida nació porque quería aprovechar una oportunidad para el hijo de su mejor amiga. Sin embargo, también tiene sus raíces en su crianza. Nació y se crió en Playa Hermosa de Jacó, y dice que si bien sus padres, dueños de una pequeña empresa, pudieron brindarle muchas oportunidades, siempre estuvo anclado a las limitaciones que enfrentaron sus amigos de la infancia.

“Mis mejores amigos de la infancia siempre fueron muy pobres”, dice simplemente. “Yo sí podía comprarme una tabla de surf porque mis papás podían comprármela. Yo sí podía comprarme unos tacos para jugar futbol porque mis papás podían”. Pero cuando creció y se convirtió en agente de bienes raíces y propietario de su propio negocio, Buenazo Bowls, nunca olvidó que su acceso a oportunidades y recursos era muy inusual en su comunidad.

La mejor amiga de Leo tuvo un bebé cuando ella y Leo estaban en su último año de secundaria y le pidió a Leo que fuera su padrino. Él ya tenía años de estudiar el jiu jitsu brasileño y quería que su ahijado pudiera estudiar el deporte, pero no puedes aprender jiu jitsu sin alguien de su tamaño con quien practicar. 

En lugar de invitar solo a uno, lo abrió y comenzó a reclutar a todo Jacó.

“Puse como regla… tienen que traer a dos amigos”, dice.

Las clases se hicieron populares, y aunque el jiu jitsu tiene la ventaja de que requiere muy poco equipo—“el piso y el uniforme, eso es todo”—el esfuerzo rápidamente necesitó una estructura más formal. En 2016, por consejo de su amigo cercano y compañero de jiu-jitsu Andrés Valenciano, quien ha dirigido el Ministerio de Comercio Exterior y el Instituto Nacional de Formación (INA) de Costa Rica, Leo creó una fundación. A partir de ahí, Leo amplió sus alianzas y ofertas para incluir judo, yoga y ajedrez.

Estudiantes de Pura Vida muestran útiles escolares donados por Grupo Mora, una de las entidades que da apoyo en especie. Pura Vida Fighting for Kids via Facebook

Si bien donó su propio tiempo y dinero en todo, desde el piso especial hasta las facturas de luz, también obtuvo apoyo monetario y en especie. Por ejemplo, el empresario local Francisco González Madrigal, miembro del directorio de Pura Vida, donó un espacio en un centro comercial de su propiedad. Los uniformes de jiu-jitsu pueden costar entre $50 y $80, pero Leo ha obtenido donaciones internacionales en especie para mantener a sus estudiantes equipados.

Hoy, Pura Vida Fighting for Kids ha atendido al menos a 300 estudiantes, con un promedio de 30 a 50 niños y adolescentes en el centro todas las noches, dice Leo.

En agosto de 2021, la organización tuvo su primera experiencia ayudando a sus beneficiarios a responder a las inundaciones: recibió y distribuyó donaciones en especie que llenaron tres camiones, muchas de la comunidad de jiu-jitsu de todo el país que es muy unida. (“Cuando levantamos la mano, siempre hay personas que responden”, dice Leo).

Esa experiencia le mostró a Leo que las organizaciones locales pueden ser más rápidas y efectivas que las entidades oficiales de respuesta a emergencias. No tiene pelos en la lengua cuando habla sobre la respuesta oficial de agosto de 2021.

“El año pasado cuando pasó el tema, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) actúa, pero actúa un toque tarde, porque cuando obtuvo un actuar, ya tenían ropa, comida, zapatos”, explica. “Fue por medio de nosotros y otras organizaciones como Jacó Impact, Peces del Mar, organizaciones ajenas a nosotros”. 

“No sé por qué se llama CNE si cuando pasa una emergencia solo se presentan después”, dice.

Recuperándose después de las inundaciones, octubre del 2022. Cortesía de Pura Vida Fighting for Kids / El Colectivo 506

Al próximo nivel

Este año, las inundaciones—y la respuesta de Pura Vida—alcanzaron niveles más altos. Hasta el 50% de los estudiantes de Pura Vida viven en Copey, un barrio marginal junto al río que fue duramente golpeado por las inundaciones de mediados de octubre después de muchas horas de lluvias constantes. La casa de una familia fue arrasada por completo. 

Pero Leo y su comunidad también tenían algunos recursos nuevos a mano, habiendo aprendido de las limitaciones que identificó a través de sus experiencias de respuesta a emergencias en el 2021. Una de ellas fue la necesidad de un lugar donde las personas pudieran donar fácilmente en línea, incluso desde el extranjero: este año, Pura Vida, ahora afiliada a Amigos de Costa Rica, pudo establecer una página especial de donaciones para distribuir mejor los recursos en el área. 

Al momento de escribir este artículo, la página ha recaudado $1,663, pero aún se necesitan donaciones; como solo un ejemplo, Pura Vida ha invertido $5,000 en la construcción de una casa para la familia que perdió la suya cuando fue arrasada por las inundaciones, y continúa invirtiendo en la respuesta.

La página de emergencia de Pura Vida Fighting for Kids en el sitio web de Amigos of Costa Rica website.     Otra limitación de la respuesta de 2021 fue la falta de medios logísticos para organizar y entregar donaciones en especie a las familias. Pura Vida abordó esto en 2022 a través de una asociación con una iglesia local, la Iglesia Radical, que pudo reunir una amplia red de voluntarios para organizar un centro de distribución y armar paquetes de ayuda para cada familia necesitada.

Una foto de la actividad voluntaria compartida por la Fundación Grítalo, otra organización que se unió a la alianza comunitaria a la cual pertenece Pura Vida Fighting for Kids, en octubre 20222. Fundación Grítalo via Facebook

Aún es necesario abordar una tercera limitación. Nuestra edición de 2021 sobre el socorro comunitario en casos de desastre mostró la importancia de una comisión local de atención de emergencia fuerte y activa. Según Leo, es fundamental que la Municipalidad de Garabito encuentre la forma de que la respuesta de esa entidad sea mucho más rápida y efectiva.

“Si se pudiera resumir y eliminar un poco la burocracia, podríamos actuar mucho más rápido. No esperar una semana, dos semanas para poder activar los diferentes lugares”, dice. “Creo que en resumen, lo que hay que hacer es menos burocracia y más actuación”.

Este mes, las soluciones e ideas que presentamos se extraen de conversaciones con nuestra comunidad. Conocimos a Leo gracias a una recomendación que surgió de nuestra primera entrevista comunitaria del mes: Dakota Bishop, de Amigos de Costa Rica. El Colectivo 506 trabaja de la mano con Amigos of Costa Rica, una entidad estadounidense que conecta a donantes con más de 100 organizaciones sin fines de lucro en Costa Rica, para compartir historias de impacto. Lea más en el blog «Amigos of Costa Rica with El Colectivo 506 Blog«. Amigos of Costa Rica recibe apoyo financiero de la Fundación Costa Rica EEUU para la Cooperación (CRUSA).

Dependemos en gran medida de nuestra comunidad para ayudarnos a identificar a los agentes de cambio que cubrimos. ¿Tiene usted historias que contar sobre los esfuerzos de respuesta a desastres en su comunidad u otras iniciativas que merecen más atención? Cuéntenos en nuestra encuesta, por correo electrónico a [email protected], o por WhatsApp al +8506.1506.

 

 

spot_img
Katherine Stanley Obando
Katherine Stanley Obando
Katherine (Co-Fundadora y Editora) es periodista, editora y autora con 16 años de vivir en Costa Rica. Es también la co-fundadora de JumpStart Costa Rica y Costa Rica Corps, y autora de "Love in Translation." Katherine (Co-Founder and Editor) is a journalist, editor and author living in Costa Rica for the past 16 years. She is also the co-founder of JumpStart Costa Rica and Costa Rica Corps, and author of "Love in Translation."

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Subscribe to our newsletter