Las orquídeas son plantas que inevitablemente despiertan curiosidad y admiración. Solían ser inusuales, pero hoy en día es común verlas en los hogares y hasta en venta en los supermercados. ¿Qué sabe usted realmente sobre las orquídeas? Aunque son más comunes, no quiere decir que sean menos misteriosas.

Varios ejemplares de cattleyas. Cortesía Caribbean Botanical Garden / El Colectivo 506

Las orquídeas son habitantes viejas en el planeta tierra y se conoce de ellas desde hace unos 65 millones de años.  La familia de las orquídeas se compone de aproximadamente 25.000 especies,  a lo cual hay que sumarle 60.000 híbridos y otras variedades creadas o producidas por los y las amantes de las orquídeas alrededor del mundo.

Costa Rica es hogar de miles de esas especies, y año tras año se descubren y se producen más.

Phragmipedium humboldtii, un tipo de orquídea endémica de Costa Rica y Panamá. Cortesía Caribbean Botanical Garden / El Colectivo 506

El nombre orquídea fue establecido por el filósofo Teofrasto unos 200 años antes de Cristo. En su libro La historia natural de las plantas las llamó “orchis” porque algunas especies tienen bulbos subterráneos que se asemejan a los testículos.  Orchidaceae, es el nombre científico de este grupo de plantas.

Orquídeas Stanhopea, algunas de ellas conocidas en Costa Rica como Toritos. Cortesía Caribbean Botanical Garden / El Colectivo 506

Así es, las orquídeas son un grupo de plantas que podemos encontrar tanto en las copas de los árboles como sembradas en la tierra. Pueden vivir en lugares como las partes altas del bosque, con acceso a agua, como en lugares donde los nutrientes son escasos.

Un ejemplar de la Coelogyne pulvurela. Cortesía Caribbean Botanical Garden / El Colectivo 506

Las orquídeas son una familia de plantas monocotiledóneas, con flores complejas que interactúan ecológicamente con los agentes polinizadores y con los hongos que forman micorrizas.  El tamaño de las orquídeas así como de sus flores varía mucho y podemos encontrar algunas plantas con flores minúsculas como la cabeza de un alfiler, hasta otras cuyas flores son grandes como la palma de una mano.  Sus inflorescencias pueden tener una o decenas de flores.  De igual manera, sus hojas también son diversas, así como sus raíces y medio en que se cultivan.

Un ejemplo de una orquídea dentro del género Pheurotallis, uno de los más grandes de la familia de las orquídeas. Una característica de este grupo es que tienen flores muy pequeñas que nacen de sus suculentas hojas. Cortesía Caribbean Botanical Garden / El Colectivo 506

La floración de las orquídeas puede ser anual o puede darse dos o tres veces al año, dependiendo de la especie o híbrido. Una de esas plantas que florece una vez al año es nuestra guaria morada o Guarianthe skinneri, mientras que la phaneolopsis, una de las orquídeas más comunes, puede florecer dos y hasta tres veces al año.

Un ejemplar de la Cattleya dowiana. Cortesía Caribbean Botanical Garden / El Colectivo 506

El uso más conocido de las orquídeas es la decoración, por su exotismo y belleza increíbles; sin embargo, también son comunes en la cocina, ya que existe una orquídea altamente apreciada y utilizada con fines culinarios: la vainilla.

Flor de la Vainilla planifolia. Cortesía Caribbean Botanical Garden / El Colectivo 506

El cultivo y cuidado de las orquídeas es una labor de amor, es una entrega de las manos. Se les debe proteger de plagas, cuidar de sus raíces en los medios de cultivo correctos, proporcionarles la cantidad de agua apropiada según sus necesidades particulares. Pero según Patricia y Marco Córdoba, dueños del Caribbean Botanical Garden, esta labor tiene una recompensa, nos ayuda a la relajación mental y a la paz interior y nos proporciona mucha satisfacción personal una vez que vemos las bellas flores de estas plantas.

Maxillaria endressi, una especie de orquídea endémica de Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Cortesía Caribbean Botanical Garden / El Colectivo 506

El orquideario del Caribbean Botanical Garden es, según los Córdoba, un lugar de paz, quietud y color.  En este lugar se pueden observar diferentes especies e híbridos de orquídeas, cuyas hermosas flores de diferentes tamaños, colores, y fragancias, invitan a la contemplación y admiración del mundo de las orquídeas. Tanto es así, que aves, reptiles y otros mamíferos aparte de las personas, también visitan frecuentemente este santuario de las orquídeas.

Los reportajes creados bajo la autoría “Directorio 506” son un esfuerzo conjunto entre el equipo editorial de El Colectivo 506 y los emprendedores y organizaciones que participan en nuestro directorio nacional de turismo rural. Este reportaje fue creado gracias a los insumos del Caribbean Botanical Garden: le invitamos a conocer el jardín en su sitio web. Para más información sobre el Directorio 506, envíe un mensaje de WhatsApp al 8506-1506 o envíe un correo: [email protected]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here